La Tarea de Jalisco

Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

páginas

de la 01 a la 02 de 48

Principal | Índice


Editorial de la revista La Tarea, núm. 0

Guadalajara, México., septiembre de 1992

Al encontrarnos en los umbrales de un cambio educativo a fondo se hace necesario reflexionar y formular nuevas propuestas sobre el papel que deberá jugar en él los maestros. En Jalisco es imperativo que la aplicación del nuevo modelo –impulsado a partir del Acuerdo Nacional para la Modernización de la Educación Básica– permita que el magisterio se constituya en protagonista principal, pero no sujetándolo al tradicional rol de sostener sobre sus espaldas la ejecución obligada de todo el proyecto educativo a partir de su abrumador trabajo en el aula. Se trata de que convierta también en diseñador y modelador de lo que será su propio entorno, es decir, redefinir su función; dejar de considerarlo como un sujeto pasivo sólo apto para asignar la responsabilidad en carga de trabajo, y reconocerle el cambio su capacidad de incidir en los nuevos enfoques y en la construcción del particular proceso que necesariamente deberá ser impulsado.

     Por ello, lo primero por reivindicar es el concepto del trabajo magisterial como un elemento de cultura construido colectivamente; esta noción además de romper con los tradicionales parámetros que le han asignado a la labor docente una naturaleza estrecha y manipuladora magisterio como entrega, como sacrificio, como vocación y sumisión, configura un perfil que lo redimensione, en cuanto que el maestro es ante todo un trabajador intelectual que en su ejercicio cotidiano va encarando una función educativa, social, politica y laboral. En este sentido, el maestro crea y recrea a través de su práctica docente y de todo lo que acontece a su alrededor una cultura magisterial, una cultura de y para la escuela pública.

     Conforme a este sentido se inscribe el surgimiento de esta revista. Los cambios actuales en la sociedad ubican a los trabajadores de la educación ante la necesidad de construir su propia identidad cultural; desplegar su acción en torno a una actitud que revalorice su labor y les permita ser interlocutores permanentes en la gestión educativa al aportar su propia reflexión y participación.

     Por ello, la revista la tarea se ofrece como un foro donde puedan converger diversas expresiones del acontecer educativo, tanto de una plantilla plural de colaboradores permanentes, como de la participación directa de los maestros en servicio. Para esto último hemos diseñado la estructura de la revista como un vehí culo de espacios abiertos y diversos en donde, a través de nuestro auspicio y promoción, se anime la colaboración de nuestros compañeros maestros. Ofrecemos la tarea para que la hagan suya como un instrumento de expresión y de análisis permanente, que promueva la discusión y el diálogo dentro y fuera de sus páginas. Su propia existencia y carácter deberá dar cobertura y será una secuela natural la realización de conferencias, seminarios, mesas redondas, foros y eventos culturales.

     la tarea, revista de la Sección 47 del Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación, también es una plataforma que alimentará el debate de las ideas y la discusión inteligente: la opinión plural y abierta del magisterio y de quién tenga algo que aportar a la tarea educativa.

     Conforme a sus fines, la tarea desplegará diversas opciones para el acercamiento al quehacer educativo. Una sección será destinada para abordar lo que constituye el centro mismo de la vida escolar: la vida cotidiana del maestro a partir de su propio hábitat, el salón de clase, la escuela, la comunidad que lo rodea, en fin, todo el entorno expresado en la vida diaria, valores, mitos, costumbres, problemas y responsabilidades.

     Otro ámbito está pensado para la parte teórica de la problemática de la educación en sus diferentes renglones: pedagógico, psicológico, cultura política, etcétera, es decir, en la reflexión y discución de lo escolar pensado en los marcos de las ciencias. Es tarea ineludible el debate a fondo y serio del carácter del proceso educativo tratando de abarcar el mayor número de matices.

     Una mirada retrospectiva pero pensada en lo que constituye nuestro porvenir, es otro aspecto que la tarea recogerá al tratar las historias personales y los procesos mismos de los que ha sido históricamente la educación en Jalisco. Un espacio más se referirá a los aspectos propios de la cultura, intentando ofrecer por una parte manifestaciones que expresen un lenguaje que se identifique con el perfil del maestro lector; pero también será una cobertura para incitarlos a la creación.

     Una última cuestión, pero no menos valedera que las otras –pues intentará contener el carácter solemne que la tarea pudiese asumir–, es una sección dedicada a observar con humor, con ironía y regocijo aconteceres propios y ajenos.

     Esta es la tarea y nos corresponde a todos hacerla.