Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 9

(nueve)

SECCIÓN

páginas

de la 02 a la 02 de 76

nosotros los profes

Guadalajara, México - Marzo de 1997

Principal | Índice


José Guadalupe Mata López, un maestro político

Sonia Ibarra Ibarra*

* Investigadora de El Colegio de Jalisco y del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM).

José Guadalupe Mata López

José Guadalupe Mata López

 

Desde muy joven, se afilió a los grupos políticos y sociales de Esteban Loera y en los años cincuenta, afirmaba Moreno Ochoa: "es el que enarbola la bandera de la extinta "Casa del Obrero Mundial", pie veterano de la lucha sindical de carácter nacional".(1)

Obtuvo su título de maestro el tres de julio de 1926, cuando la Escuela Normal dependía de la Universidad de Guadalajara y estaba a cargo de la maestra Irene Robledo. En esa ocasión, conforme con la Ley orgánica impartió su lección de prueba a un grupo de alumnos del 6o. año desarrollando un tema de ciencias naturales: "El conejo".

En ese mismo año obtuvo empleo en la Escuela Superior No. 4 donde impartió las clases de solfeo, canto y trabajos manuales. Al año siguiente ahí mismo se hizo cargo de la materia de Lengua Nacional. En sus informes, el director de dicho plantel, El profesor Daniel Rodríguez veía muy oscuro el futuro del maestro Mata pues en su informe de fin de cursos afirmaba que: "Los jóvenes profesores mencionados (Francisco Noroña y José Guadalupe Mata) demostraron con sus repetidas faltas de asistencia y puntualidad, que carecen del espíritu de sacrificio que deben animar a todo maestro".(2)

En 1928 fue comisionado como "maestro especial de Cultura Física en las escuelas de la capital" por un lapso de ocho años.

Un caso peculiar de maestro sindicalista, pues no encontramos testimonios ni alabanzas por su desempeño docente propiamente dicho. Su expediente está lleno de reclamos por parte de quienes fueron sus directores, pues al parecer faltaba frecuentemente a su labor. Esto es lógico y comprensible, si consideramos que el trabajo "de banquillo" es incompatible con el trabajo político. Sin embargo, su trabajo sindical fue brillante y de gran trayectoria.

Ocupó en cuatro ocasiones la Secretaría General de la Unión de Educadores Jaliscienses, grupo que lo impulsó como presidente municipal de Guadalajara en 1931. Durante su gestión, la UEJ colaboró con él en la educación municipal, e hicieron transformaciones en los planes de estudio de los obreros y empleados.

Tras su desempeño político, fue nombrado jefe del Departamento de Instituciones Especiales en 1936.

Con el maestro Mata, el magisterio jalisciense tuvo una importante representación a nivel nacional, pues participó en la unificación magisterial y obtuvo una Secretaría en el Sindicato de Trabajadores de la Enseñanza de la República Mexicana (STERM) en febrero de 1938:

...Sobre mi designación como miembro del Comité Ejecutivo del STERM, lo considero signo superior de distinción y de confianza de mis hermanos de gremio y la he aceptado, como oportunidad de estudio y de preparación revolucionaria junto a los dirigentes del proletariado de México. He llegado a este sitio de responsabilidades y con toda disciplina y lealtad estoy presto a servirlo.(3)

En 1939 fue comisionado como maestro de grupo en la Escuela Elemental No. 25 en Guadalajara y más tarde en la No. 13, puesto al que renunció el 31 de marzo de 1940, sin duda alguna, por sus múltiples actividades políticas, ámbito donde continuó desempeñándose brillantemente hasta su muerte, en agosto de 1996.

Un claro ejemplo de que siendo político, también se es maestro.

 

Notas

1. J. Ángel Moreno Ochoa. Semblanzas Revolucionarias (1920-1930). Galería de Escritores Jaliscienses. Guadalajara, 1959. p. 137.

2. Archivo de Instrucción Pública, (Maestros fuera de servicio), circular del 4 de julio de 1928.

3. Las Noticias, 28 de febrero de 1938.

Principal | Índice