Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 9

(nueve)

SECCIÓN

páginas

de la 53 a la 54 de 76

... el rollo

Guadalajara, México - Marzo de 1997

Principal | Índice


La historia oral como recurso metodológico en la enseñanza de la Historia

Ana María de la O Castellanos*

* Investigadora de El Colegio de Jalisco.

La renovación constante que requieren las propuestas metodológicas en los procesos educativos y de investigación, particularmente en la materia de historia regional, nos lleva a reflexionar sobre la propia práctica docente, así como del papel social que debe cumplir la investigación como herramienta fundamental en la producción de conocimiento.

Son varios los puntos desde los cuales nos desprendemos para exponer una propuesta para la enseñanza de la historia regional. El primero, parte del cuestionamiento de la manera en que se ha llevado a cabo la enseñanza de la historia, la cual nos permite reflexionar acerca del estado en que se encuentra el conocimiento histórico dentro del aula; un segundo, sería la relación que se establece entre la escuela y la comunidad o entorno social que le rodea, tanto al alumno como al maestro, y del cual también son integrantes.

Al examinar la práctica docente en las materias de historia, y aquí es en cualquiera de ellas: historia universal, historia de México, etcétera, encontramos la reproducción de métodos de enseñanza tradicionales en donde se memoriza pero no se crea conocimiento. Se recurre a una enseñanza en donde prevalece la exposición dirigida por parte del maestro. Lo mismo se presenta en las otras partes del proceso en donde tanto las lecturas y la evaluación son canalizadas por los docentes. Seguimos encontrando maestros, en todos los niveles escolares, desde la primaria hasta en el de educación superior, que siguen explicando la ciencia de la historia con una corriente de corte historicista, en donde lo que más importa es el nombre del héroe o la fecha de la batalla. Además de que es difícil que el conocimiento llegue más allá de los límites de los edificios escolares. Pero también creemos que la concepción que se tiene sobre lo que es la investigación histórica, se maneja en términos de erudición y de lejanía sobre la población de cualquier región. Los estudiosos de la historia en muy pocas ocasiones se involucran con su objeto de estudio. La imagen de ratones de biblioteca y archivos que de ellos se tiene no se aparta mucho de la realidad.

Con el fin de dejar atrás este tipo de prácticas y avanzar en los procesos educativos y de investigación, es menester adoptar otras actitudes y métodos en la impartición de la materia de historia y específicamente en la de la historia regional. Es imperativo que se realice una práctica docente con una enseñanza participativa en donde las actividades, tanto del maestro como del alumno, mantengan relaciones internas y externas alrededor de la escuela, con recursos metodológicos que los aproximen hacia una apropiación y creación del conocimiento histórico.

Los aprendizajes significativos deberán responder a necesidades concretas de una comunidad, tanto escolar como de la sociedad en su conjunto. La problemática de cualquier realidad social con la que a diario se enfrenta el alumno en su comunidad debe ser explicada dentro de la escuela. Lo primero será rescatar el vínculo que existe entre el proceso enseñanza-aprendizaje e investigación y que nos llevará a tomar una nueva postura de cómo aprehender, recrear y producir conocimiento histórico en una relación directa con la familia, el barrio, la ciudad y la región.

La enseñanza de la historia no debe seguirse presentando como una acumulación de datos sin más contexto que el que ofrecen los héroes y villanos. Por el contrario, se debe permitir al alumno crear una conciencia crítica de su entorno social, no sintiendo el conocimiento histórico como algo ajeno a él, sino como el resultado del mismo proceso. Para lo cual habrá que pugnar por una metodología que promueva una integración del conocimiento y tienda los vínculos, por un lado, entre la investigación y la docencia y, por otro, entre la escuela y la comunidad. En este sentido, al volver la atención sobre la enseñanza de la historia regional, creemos que los recursos metodológicos que proporciona la historia oral, tanto para la creación de fuentes, temática que se aborda en el trabajo, así como la postura que se asume desde su manejo, nos dé otra visión de la historia.

Al ir en la búsqueda de esas historias no oficiales, el alumno se acerca a la historia con el fin de rescatar aquella que no ha sido escrita y no se encuentra en sus libros de texto. Es precisamente en este punto en donde puede ir al encuentro de la historia oral, la cual lleva a maestros y alumnos a tender una relación con la comunidad en donde van a realizar su trabajo de campo y a enfrentarse a una historia viva y actuante; a la historia que tienen más cerca. Pero también a despertar el espíritu de investigación para conocer lo que tienen más a la mano. Se establece un vínculo entre la investigación y la docencia; se crea el conocimiento.

La propuesta de la historia oral acerca a los profesores y alumnos a las fuentes primarias de la propia historia regional, a un acervo que tal vez lo tengan en su propia casa, o en los hogares de vecinos o familiares, así como el que puede rescatar en las calles de su comunidad. Fuentes a las cuales tienen acceso directo. Se les incentiva a crear una memoria local sin perder de vista los enlaces a nivel estatal o nacional; llevando a cabo al mismo tiempo una recreación presente-pasado-presente, que lo lleva a realizar un recorrido en donde la universalidad se alcanza desde su propio pueblo, barrio o ciudad.

"La historia oral son las memorias y recuerdos de la gente viva sobre su pasado"(1) y así, al presentarse como una propuesta didáctico-metodológica dentro de los programas escolares, permite ampliar los límites del conocimiento, específicamente en el campo de la historia social. El alumno trabaja en el rescate y escritura que van desde los testimonios e historias de vida hasta las leyendas, en donde se recuperan elementos de su propia identidad, lo mismo que tradiciones o creencias de su ámbito social.

En los trabajos de historia oral el alumno y maestro se vinculan con la comunidad a través de su participación directa y en el interés despertado en la población, después de que ésta se ve involucrada a través de las entrevistas. Además de que aquellos sectores que nunca habían sido tomados en cuenta, en ese momento se vuelven protagonistas de la historia local.

"La historia oral escolar sirve para salvar la brecha entre lo académico y la comunidad: trae la historia al hogar, ya que relaciona al mundo del aula de la clase y el libro de texto con el mundo directo y diario de la comunidad en que vive el estudiante",(2) y en este sentido se produce una reafirmación de su identidad frente al grupo o frente a los demás. Se lleva al alumno a la afirmación de sus valores comunitarios, en la defensa y ampliación de los espacios donde expresa los valores culturales más entrañables, es ahí en donde se vivifica y fortalece su propia identidad.

Porque además aquel que narra su pasado se lo apropia, al estudiante se le promueve hacia la investigación, la cual no le resultará tan ajena, porque la realizará en el mundo que está más cercano a él que es el de la familia, el de su barrio, o el de su pueblo.

Al llevar a cabo programas con la metodología de la historia oral no sólo se estará trabajando la materia de historia regional, sino que también se presentará un espíritu interdisciplinario, en donde materias como la literatura permitan analizar las variantes del lenguaje regional, o se recojan tradiciones y leyendas locales. Es decir la aprehensión del conocimiento se presenta de una manera integral. De esta manera se va a descubrir fuentes vivas y se involucra con ellas, ya no estudiará solamente aquella historia que se encuentra en los libros o monumentos.

Entre los posibles temas de proyectos que pueden trabajarse en programas escolares, desde la historia oral, encontramos las historias de vida familiares, las migraciones, costumbres, historia oral de su barrio o escuela o la propia autobiografía. En un proyecto de historia oral es posible recuperar, además de la voz de aquellos que nos dejan su testimonio, objetos tales como fotografías o retratos, cartas, diarios personales, vestidos y todos aquellos tesoros familiares que se han guardado durante décadas entre las familias. Con todos estos «documentos» que completan un testimonio, es posible llegar a formar colecciones temáticas, por ejemplo, de fotografías, que pueden ir desde las historias genealógicas o de las calles y edificios públicos.

Dentro de la metodología de la historia oral, una vez recogida la fuente, esta tiene dos manejos: uno por su propia naturaleza como fuente y la segunda por el trabajo de crítica y análisis de contenido. Aquí afirmamos que el testimonio o la historia de vida tiene dos estadios: uno, el momento mismo de recogerse la información en una grabadora y la transcripción fidedigna, es decir el cuidado mismo de la fuente. Y el otro, cuando se realiza el análisis de los contenidos en forma temática.

Otro de los temas que se abordan en el trabajo de historia oral es el de la temporalidad. Mientras que para los positivistas el fundamento de su metodología utilizada es la preocupación por una narración cronológica, la historia oral plantea que, efectivamente, deben tomarse en cuenta las cronologías que pueden presentar los acontecimientos nacionales, pero su visión o interpretación va más allá, en el sentido de que no se puede plantear el conocimiento de una realidad regional, cuando ésta se ve a través de un encuadramiento de tiempos nacionales y sin tener en cuenta los locales. La historia del pueblo se tiene que conocer a partir de los tiempos locales. Y esto lleva a plantear que la temporalidad que entiende el alumno, es la de su espacio vivido, y desde ahí podrá interpretar el de otras realidades. Será desde los acontecimientos vividos en mi comunidad desde donde yo aprehenda la ciencia de la historia. De tal suerte que, por ejemplo, la Revolución no llegó a mi pueblo porque llegó un héroe nacional, sino en mi pueblo el descontento se generó por causas muy particulares que me están proporcionando los informantes locales y que, posteriormente, me ayudarán a entender la manera en que este movimiento social se presentó en otras regiones. Los documentos orales rebasan en mucho las expectativas de la propia investigación, así en la historia oral al momento de analizar un testimonio se examina desde las formas del habla, y aquí entra la lingüística, o las costumbres narradas por el informante, que las estudia el antropólogo. Existe una multiplicidad de usos en la propia fuente que se recoge a través de la metodología de la historia oral.

A la historia lo último que le interesa estudiar es lo "estable" de una sociedad, de ahí que a través del ejercicio que el alumno realiza, la historia alcanzará su cientificidad dentro de las aulas y fuera de ellas. No se presentará más como una lista de nombres y fechas, sino que se entenderá como una disciplina que ayude a entender las diversas formas de cambio social. La historia trata de cosas que nunca son iguales, y como tampoco puede suponerse que todas sean iguales, de ahí en parte la validez de cada una de las distintas interpretaciones que se recogen en los distintos testimonios e historias de vida.

A partir de la metodología de la historia oral se genera un nuevo proceso en el ejercicio histórico, además de entregarse un método que lleva a comprender el universo de la historia desde su región. En este sentido, la noción de ciencia histórica significa comprensión de una problemática y no acumulación pseudoerudita de datos, los cuales además de olvidarse, no significan nada en el desarrollo intelectual del educando, sin que le ayuden a entender por su propia cuenta otras realidades históricas. Aquí la historia recobra su utilidad como ciencia, se toma como un acervo común de la sociedad y no como algo propio de héroes y superhombres. Se renuevan técnicas y métodos en el trabajo de investigación histórica, lo mismo que los recursos didácticos.

Finalmente, se crean lazos de compromiso entre la escuela y la comunidad, en la medida en que nos aproximemos a la región se le conoce, se integra a ella, se da el proceso de identificación, se realiza el rescate de una historia local, junto con la construcción de la historia de la región. Se involucra tanto a la comunidad escolar, como a la sociedad en su conjunto. Se establece una línea de comunicación en donde la escuela ya no se verá como un ente aislado del resto de la sociedad. Con todo ello se estará creando una verdadera memoria regional.

 

Notas

1. Thad Sitton, George; L. Mehaffy; O. L. Davis Jr. Historia Oral. Una guía para profesores. (Trad.: Roberto Ramón Reyes). Fondo de Cultura Económica. México, 1989. p. 12.

2. Idem. p. 20.

Principal | Índice