Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 9

(nueve)

SECCIÓN

páginas

de la 06 a la 07 de 76

... nosotros los profes

Guadalajara, México - Marzo de 1997

Principal | Índice


La enseñanza de la historia y las imágenes de los libros de texto gratuitos

Soledad Deceano Osorio*

* Asesora de la Dirección de Contenidos y Métodos de la Subsecretaría de Educación Básica de la SEP.

Villa y Zapata en la silla presidencial/CasasolaLos libros de texto Historia, cuarto grado; Historia, quinto grado, e Historia, sexto grado editados por la Secretaría de Educación Pública (SEP), que se distribuyen gratuitamente a los alumnos del grado correspondiente en las escuelas primarias del país, contienen una gran cantidad de imágenes que pueden contribuir ampliamente en la enseñanza de la materia en el aula. Por ejemplo, tan solo el libro de cuarto grado cuya extensión es de 184 páginas, tiene aproximadamente 198 imágenes en la sección llamada barra o línea del tiempo.

Pero, ¿saben los maestros qué son las imágenes?, ¿qué función tienen en los libros de texto? y, ¿las utilizan para enseñar historia?

Las respuestas a estas preguntas en general son negativas, sin dejar de señalar que algunos maestros hacen uso de ellas al dar sus clases y muchos reconocen que los nuevos diseños de los textos incluyen numerosas ilustraciones que los hacen atractivos o llamativos ante los niños.

Partiendo de que los docentes tienen una noción sobre que son las imágenes, pero de que ésta es insuficiente para hacer uso de ellas y darles la importancia debida en las clases de historia, y de que el proceso de la reforma integral de contenidos y métodos educativos en el cual estamos inmersos apenas ha alcanzado algunos propósitos, de tal modo que las nuevas orientaciones para enseñar la asignatura, entre ellas la utilización de las imágenes, no son práctica común entre los maestros, en este artículo se plantea una sugerencia para aprovechar las imágenes de los libros de texto gratuito en la clase de historia.

Las imágenes de los libros de texto gratuitos de historia contienen información sobre los contenidos del programa escolar, complementan el texto escrito de cada página, constituyen un recurso de enseñanza durante la clase y son una herramienta de aprendizaje para que los niños comprendan los temas históricos.

Mediante las imágenes se pueden recoger y ampliar nociones y conocimientos que los niños poseen, e introducir, desarrollar o evaluar nuevos; se pueden desarrollar también habilidades para observar, y finalmente, fomentar valores y actitudes ante cada época histórica.

 

¿Por qué puede lograrse esto?

Porque en historia las imágenes son contenido al mismo nivel que el texto escrito y porque al mismo tiempo pueden constituirse en una valiosa herramienta visual para estudiar e imaginar el pasado, por eso se llaman imágenes.

La principal forma para aprovechar las imágenes y lograr los propósitos ya mencionados es ayudar a los niños a leerlas, proporcionándoles poco a poco códigos que les permitan descifrarlas. Después de la observación y lectura, vendrá la interpretación, posteriormente la reproducción o el dibujo o mejor aún la creación o producción de diversos tipos de imágenes por los niños. Así, la lectura de imágenes visuales tiene el mismo valor que la lectura del texto escrito, la producción de imagen vale tanto como la producción de texto escrito, la alfabetización visual es tan importante como la que por ambos procesos contribuyen a la expresión y la comunicación como herramientas de aprendizaje.

Tenemos entonces que la lectura de imagen puede ser una llave para el conocimiento, lo que la convierte en un contenido básico.

Las imágenes son un recurso sencillo al alcance de todos los maestros y los niños, porque todos tienen un ejemplar del libro de historia, según el grado de trabajo o estudio. De tal modo que si convenimos en que la imagen es contenido y herramienta, su lectura recoge, amplía y desarrolla conocimientos, nociones, habilidades, actitudes y valores, y de que todos los niños cuentan con una alfabetización visual elemental, sobre todo por el contacto permanente con los medios masivos de comunicación, conviene reflexionar sobre lo que puede hacer la escuela para aprovechar los conocimientos previos de los niños, y formarles un juicio crítico ante las imágenes. Para esto, como ya se dijo, el primer paso será siempre fomentar su lectura.

 

¿Cómo leer las imágenes de los libros de historia?

La clave está en la conducción de lectura que el maestro realice, en que tenga claro qué persigue con ella, en el tipo de preguntas que haga a los niños, en que relacione los propósitos y los contenidos que quiere enseñar con la imagen específica a leer, en que considere a la imagen contenido y herramienta y no la deje de lado al usar los textos, pero sobre todo en que les dé la palabra a los niños y les permita expresarse.

El ejemplo que se presenta a continuación es ilustrativo al respecto y es resultado de una lectura realizada en junio de 1994, por un niño de quinto grado de la Escuela Primaria "Paula Alegría Garza", turno vespertino, de la Ciudad de México, el cual fue puesto frente a la imagen que ahora aparece en la parte superior de la página 154 del libro Historia, cuarto grado. Para lograr estas respuestas se hicieron diversas preguntas a los niños, mismas que no aparecen en el reporte final, se grabaron las respuestas y se hicieron diversas adecuaciones de lenguaje.

Lo invito a ponerse frente a la imagen y seguir la lectura de Luis López Rivera, después, con cualquier otra imagen repita el procedimiento haciendo usted mismo una lectura; o con la misma imagen que leyó Luis, invite a un niño a leerla.

Veo a Francisco Villa, Emiliano Zapata, se que son ellos porque los he visto en libros. He hecho resúmenes y biografías de ellos en mis tareas.

— Veo a muchos señores, a muchos políticos antiguos, esto es nuestra época pasada. Son políticos porque ellos hicieron nuestra historia, son unos libertadores. Ya sabía esto que veo en la imagen.

Están como en una reunión, están platicando, se ve que lo hacen, dialogan, pero veo que las demás personas sólo ven, no hacen nada.

— Pero Zapata y Villa son los importantes, están sentados en una silla como en un trono, además están enmedio de la fotografía, ellos son los que mandan allí, los otros son menos importantes porque pueden ser algo de ellos, que sirven a ellos dos porque están a su alrededor.

— La ropa que tienen es como de soldado, de cadete, de sombrero; algunos son de pueblo, otros son de riqueza, la ropa me lo dice. Emiliano Zapata es pobre, Francisco Villa es rico; por ejemplo éste es pobre, por ejemplo éste es rico. Algunos pueden ser del campo y otros no, los pobres son del campo y se distinguen en sus ropas, bueno en la ciudad también la mayoría son pobres.

— Veo un águila, es un signo de la bandera, en el escudo, somos mexicanos, nos dice el águila sobre un nopal devorando una serpiente.

— Todos están en una reunión de gente de diferentes estados, en un salón discuten sobre ellos.

— Si yo estuviera aquí me gustaría estar en el lugar de Francisco Villa y me gustaría ser Francisco Villa para hacer de México algo más importante; me gusta la silla en que está sentado, sólo él tiene esa silla que es la mejor, está más decorada, da idea de que es más importante.

— Me gustaría ser este otro para ser más rico, a veces no es bueno ser rico, a veces no atiendes a tus hijos por atender al dinero, al ser pobre disfrutas más tu vida y rico sólo piensas en el dinero.

— Aquí están más con gente menos importante y el presidente con gente más importante, porque son políticos, a veces ser político es ser importante. Como político das leyes, es bueno, hablas con el presidente, Si yo pudiera hablar con el presidente, le preguntaría qué cambios va a hacer en México, cómo es su trabajo, ¿es bueno?

Si usted quiere volver a la lectura de Luis, podrá reconstruir las preguntas que se le hicieron:

Luis, qué ves en esta imagen.

— Cómo supiste que son ellos.

— Qué más ves.

— Cuándo fue esto que ves.

— Quiénes son o qué hicieron.

— Dónde están.

— Por qué.

— Cómo lo supiste.

Cómo es su ropa.

— De dónde vendrán.

— Qué otras cosas ves.

— Qué crees tu que hacen allí.

— Qué te imaginas que hablaban.

— Si tu estuvieras allí, quién te gustaría ser.

— Por qué.

— Si tú pudieras hablar con el presidente qué le dirías.

Como puede comprobarse en esta estrategia didáctica para aprovechar las imágenes de los libros de texto a base de preguntas, éstas tienen que adecuarse a la imagen en cuestión y a la secuencia o ritmo de lectura que el propio niño marque.

Con este registro que se hizo nos damos cuenta, entre otras cosas, que este niño posee conocimientos previos que le permiten leer la imagen, que las preguntas son un recurso didáctico para que los exprese, también que él maneja nociones temporales y espaciales, que relaciona el pasado con el presente, que maneja una interpretación del hecho histórico, que cuenta con habilidades para observar y se da cuenta de ciertos componentes de la imagen, además de que relaciona conocimientos escolares con los de su vida cotidiana. Esto y más puede lograrse con la lectura de imágenes de los libros de texto al enseñar historia.

Principal | Índice