Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 8

(ocho)

SECCIÓN

páginas

de la 03 a la 03 de 76

nosotros los profes

Guadalajara, México - Diciembre de 1995

Principal | Índice


Atala Apodaca

Sonia Ibarra Ibarra*

* Investigadora de El Colegio de Jalisco.

Átala Apodaca

Una de las pocas mujeres que participaron y destacaron en la causa intelectual revolucionaria en Jalisco. Originaria de Tapalpa, nació el 9 de abril de 1884. Realizó sus estudios en Guadalajara, becada por el gobierno del Estado, graduándose de maestra en octubre de 1903. Fue ayudante de la escuela de primera clase de Sayula en 1904. En 1913 fue comisionada como ayudante en la Escuela Práctica Anexa a la Normal.

En Guadalajara y en Ciudad Guzmán trabajó por los postulados de la Revolución Mexicana, dando conferencias sobre el movimiento obrero en las plazas públicas, ganándose el título de "conferencista de la revolución".

Participó en la Liga "Amigos del Pueblo", un grupo intelectual que reunía a destacados liberales dirigido por el Dr. Felipe Valencia, entonces Director de Instrucción Pública. Este grupo abrazó también a Florencio Luna y a Concepción Cortés, quienes acercaron a la profesora Apodaca con el gobernador Manuel M. Diéguez, que de inmediato reconoció en ella a una figura intelectual y la comisionó como oradora.

En 1914 fue nombrada por el General Manuel M. Diéguez inspectora general de escuelas oficiales de Guadalajara, donde estableció que "celaría por todo aquello encaminado a la mejor marcha y progreso creciente de la instrucción oficial".(1)

La maestra Atala dirigió el Club Liberal Femenino "Josefa Ortiz de Domínguez", organización prohijada por la Liga "Amigos del Pueblo", con fines mutualistas y de apoyo a los indigentes en general.

Famosa por su elocuencia, en sus conferencias abordaba temas ensalzando al partido liberal, destacando el papel determinante de la mujer como madre en la educación, y de la instrucción del pueblo como única esperanza de salvación para la patria.

Por tan brillante labor, el gremio de ferrocarrileros de la división Guadalajara celebró un acto en su honor el 18 de enero de 1914.

El 18 de octubre de ese mismo año, los empleados liberales de comercio organizaron una matinée en su honor y le otorgaron una medalla de oro por su positiva propaganda en favor de la causa liberal.

Años después por acuerdo del Primer Jefe del Ejército Constitucionalista, fue nombrada presidenta de la "Comisión de Estudio y Propaganda Nacionalista", misma que editó la revista Argos.

Los avatares revolucionarios afectaron también su estabilidad laboral, pues al asumir la gubernatura el General Julián Medina se interrumpió su función como inspectora de escuelas, para cubrir las cátedras de lógica, psicología y moral en la Escuela Normal de Jalisco, hasta abril de 1915, en que de nuevo ocupó el cargo de supervisión y las cátedras de física y química en el Alma Mater.

En los años veinte, el ramo de instrucción la nombró representante honoraria en la ciudad de México a fin de que informase acerca de cuestiones educativas y sociales con relación a la marcha y orientación escolar.

Ya en abril de 1926 se desempeñó como inspectora técnica en la zona número 1 y años más tarde laboró en la Oficina de Psicopedagogía del Departamento Cultural del Estado.

La Secretaría de la Defensa Nacional, con fecha 31 de agosto de 1946, la reconoció oficialmente como "Veterana de la Revolución".

En febrero de 1954 fue nombrada directora honoraria de la Escuela "Severo Díaz" en Sayula, Jalisco.

El 20 de marzo de 1957 recibió la insignia "Manuel López Cotilla" del Gobierno de Jalisco. Dejó la labor educativa en el estado el 31 de agosto de 1957. Brindó 53 años de su vida a la educación.

 

Su obra:

– Homenaje al Generalísimo Dn. José Ma. Morelos y Pavón.

– Globalización de la enseñanza.

– La buena escritura en la escuela primaria.

– Homenaje a Juárez en el CXLIII aniversario de su nacimiento.

– Unidad de Centro de Interés. Primer Centenario de la Reforma y la Constitución de 1857.

 

Artículos:

"D. Aurelio Ortega", "Aurelia Guevara" y "Dolores Bancalari V. de López", en: Boletín de Educación, septiembre, octubre y noviembre de 1956, respectivamente.

Unas líneas dirigidas por Rodolfo González Guevara a José Parres Arias en 1956 sintetizan y definen a la maestra Atala como un símbolo:

José:

Tú y yo sabemos lo que significa para la Historia Liberal y Revolucionaria de Jalisco, Atala Apodaca de Ruiz Cabañas y creo que estamos obligados ya no por otra causa sino por respeto a nuestra ideología, de ayudar y colaborar con Atala en la resolución de sus problemas. La actividad de Atala, incansable, está dedicada en gran parte a defender los principios mexicanos de la libertad y la independencia ideológica. Creo que todos estamos con ella...(2)

En otra carta enviada a la profesora Apodaca el 20 de julio de 1965 por el gobernador de Jalisco, Lic. Francisco Medina Ascencio, con motivo de la publicación de su libro sobre Morelos, la maestra recibió el siguiente mensaje:

...y es alentador advertir que existen maestras abnegadas como usted, con cuya tenacidad e inteligencia se ha nutrido la educación jalisciense, quienes no cejando en su empeño de convertir la enseñanza en un auténtico apostolado, saben acometer las obras más nobles con desprecio de la fatiga y la total entrega de su vida a la exaltación de los valores fundamentales de la nacionalidad.

Al felicitarla calurosamente felicito a Jalisco porque aún la tenemos entre nosotros señora Apodaca, labrando en el fértil surco de las nuevas generaciones.

Unió su vida a la del poeta Samuel Ruiz Cabañas. Dejó de existir en Guadalajara, Jalisco, el 31 de agosto de 1977.

 

Notas

1. México Libre, 15 de septiembre de 1914.

2. AHJ. Maestros fuera de servicio. Exp. 1397.

Principal | Índice