Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 6

(seis)

SECCIÓN

páginas

de la 51 a la 51 de 60

... el recreo

Guadalajara, México - Marzo de 1995

Principal | Índice


Puente, un gran puente

Miguel Reynoso*

* Docente de la Escuela Normal Superior de Jalisco (ENSJ), del Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO) y de la Preparatoria No. 7 de la Universidad de Guadalajara (UDG). Formó parte del Taller Literario "Elías Nandino", cuando éste lo coordinaba. Ha escrito los poemarios inéditos: "El vaso y el caracol", "El hombre de los faros", "El verano que viene del Sur" y "El festín de las bestias". Con "Telurio", de próxima publicación, ganó el premio Álica "Alí Chumacero" en 1998.

It’ll be just like starting over

John Lennon

Puente, un gran puente para empezar

donde la forma de la espiral

sea ola que se inicia y regresa,

regresa y se inicia

por el simple juego de su cambio.

 

Porque una caracola vive por sus giros

que le van haciendo casa para ser,

miniatura, rodadora de las olas,

casa de los ecos pero voz del mar.

 

Puente, un gran puente para empezar.

Quien termina en cierta forma inicia

como el pino que se prolonga hacia adentro,

como la rosa caracol

que ha segregado el misterio

para decirse a queda voz en la flor del oído.

 

Oleaje de no terminar jamás,

recomenzar es el naipe de los términos:

¿Quién desea en realidad alcanzar el último fruto?

¿Quién termina de poner en verdad la primera piedra?

Continuar es otra forma de abrir las puertas,

el dejar claros abiertos donde se asomen los días

que no serán nuestros

como estos que ya no lo son.

 

Marchar, recomenzar y marchar;

reconocer que hoy hemos terminado

sólo para volver a empezar.

Principal | Índice