Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 6

(seis)

SECCIÓN

páginas

de la 33 a la 34 de 60

... el rollo

Guadalajara, México - Marzo de 1995

Principal | Índice


¿Educación especial o apoyo psicopedagógico?

María Ortega Díaz*

* Asesora integrante del Equipo Técnico de la Dirección de Secundarias de la SE.

Es práctica frecuente en los maestros normalistas, señalar como candidatos de educación especial a niños que no lo requieren (quienes en su mayoría, deberían ser atendidos por el mismo docente en el aula), desligándose de esta manera del compromiso profesional que se tiene con este tipo de niños.

Es justo reconocer que los maestros no son del todo culpables de dicha situación, ya que desde su formación en las escuelas Normales, es evidente la falta de una adecuada capacitación psicopedagógica que les permita elaborar diagnósticos acertados al respecto; de igual manera, el desconocimiento del desarrollo del niño y de sus más frecuentes alteraciones, limita en gran medida la oportuna detección, así como la prevención y tratamiento de estos niños.

En mis 22 años de servicio en la educación de nuestro estado y gracias a la oportunidad que he tenido al haber participado en varios niveles educativos (desde preescolar hasta la Normal Superior), he podido constatar que el divorcio entre la teoría y la práctica, tan común en nuestras instituciones formadoras y/o capacitadoras de docentes, ha generado una aversión, en los maestros, a todos aquellos fundamentos teóricos que puedan servirles para la atención y manejo de niños que requieren apoyo psicopedagógico.

Pero, ¿cuál es la diferencia entre niños que requieren educación especial y los que únicamente necesitan apoyo psicopedagógico?, ¿qué debemos entender por educación especial y que por apoyo psicopedagógico?, ¿el maestro de grupo puede y/o debe participar en la atención de los niños con problemas psicopedagógicos?

El presente trabajo busca responder a los cuestionamientos anteriores, presentando al mismo tiempo, propuestas que intentan disminuir el índice de niños canalizados a educación especial que no lo requieren.

 

1. ¿Cuál es la diferencia entre niños que requieren educación especial y los que únicamente necesitan apoyo psicopedagógico?

Los niños que requieren educación especial, según José Cueli y colaboradores, son aquellos "cuyo desarrollo cognoscitivo y sensorial, cuyas dificultades de aprendizaje y de ajuste social dificultan, con respecto al medio que viven, su independencia personal, económica y social y su integración educativa, laboral y social (problemas perceptuales, daño cerebral, disfunción cerebral mínima, afasia de desarrollo, etc.)".(1)

Los niños que necesitan apoyo psicopedagógico son aquellos con problemas de aprendizaje que "tienen deficiencias en uno o más de los procesos psicológicos básicos involucrados en la comprensión o uso del lenguaje oral o escrito. Se manifiestan en dificultades al escuchar, pensar, hablar, escribir, usar la ortografía y resolver problemas aritméticos (entre otros), no se incluyen problemas visuales, auditivos, motrices, retraso mental, problemas emocionales y de privación ambiental".(2)

 

2. ¿Qué debemos entender por educación especial y qué por apoyo psicopedagógico?

La educación especial, "tiene por finalidad preparar, mediante el tratamiento educativo adecuado, a todos los deficientes e inadaptados para su incorporación, tan plena como sea posible, a la vida social y a un sistema de trabajo que les permita servirse a sí mismos y a ser útiles a la sociedad.

Las finalidades generales de la educación especial, se pueden concretar en:

  • Lograr un máximo desarrollo de las capacidades.

  • Integrar la personalidad global.

  • Preparar al sujeto para su incorporación a la vida laboral".(3)

Por su parte, la finalidad del apoyo psicopedagógico, es brindarle al alumno con problemas de aprendizaje, aquellos elementos que requiera, dentro del aula y el hogar, tendientes a fortalecer procesos psicológicos y subsanar deficiencias académicas que sean necesarios para su mejor desempeño.

Las finalidades generales del apoyo psicopedagógico son:dDetección, prevención, atención y/o canalización de problemas psicopedagógicos que interfieran en el proceso enseñanza-aprendizaje y/o en el desarrollo integral del educando.

 

3. ¿El maestro de grupo puede y/o debe participar en la atención de niños con problemas psicopedagógicos?

En los perfiles de desempeño del Consejo Nacional Técnico de la Educación (CONALTE),(4) se consideran entre otros aspectos, al profesor como el responsable de conducir el proceso enseñanza-aprendizaje, en beneficio y búsqueda del desarrollo integral del educando (requisito establecido en el art. 3º constitucional); bajo tal consideración, los niños con problemas psicopedagógicos son responsabilidad del maestro de grupo, por lo cual debe participar en la atención de los mismos.

En cuanto a si el maestro de grupo puede participar en la atención de niños con problemas psicopedagógicos, resulta fácil decir que no es posible "sólo con gis y buenos deseos" (parafraseando al profesor Moncayo), cumplir satisfactoriamente con una tarea que requiere de una preparación psicopedagógica (alteraciones en el desarrollo, diagnóstico, tratamiento y modificación de conducta, etc.) de la cual carecen en gran medida los egresados de las escuelas Normales, aún cuando una actitud de aceptación de la persona y su situación, por parte del profesor, es un principio básico que le permite al docente analizar la situación y ver qué puede ir haciendo en tanto el niño está bajo su atención.

Por razones de espacio, no es posible analizar otras grandes incongruencias en la formación de docentes (desconocimiento de planes y programas de estudio del nivel en que se pretende participar, así como de la metodología de investigación, diseño curricular, etc.), por lo que a continuación se señalan algunas propuestas que intentan facilitar al docente su intervención en problemas psicopedagógicos:

  1. En instituciones formadoras de docentes:

  • Establecer talleres curriculares sobre:

    1. Alteraciones en el desarrollo del educando.

    2. Instrumentos de diagnóstico.

    3. Programas y técnicas de modificación de conducta.

  • Incluir en los períodos de observación de la práctica docente y prácticas intensivas:

    1. Investigaciones y observaciones de problemas psicopedagógicos.

    2. Detección y atención de problemas psicopedagógicos.

  1. Para docentes en servicio:

  • Establecimiento de Equipos Interdisciplinarios de Intervención Psicopedagógica (EIIP), de la Dirección de Psicopedagogía de la S. E., en cada zona escolar del área metropolitana para la capacitación, orientación y asesoría del personal docente correspondiente.

  • Establecimiento de un Sistema de Educación a Distancia (SEAD), para la capacitación, orientación y asesoría de docentes en zonas foráneas.

  • Diseño en la Dirección de Psicopedagogía,con aportaciones de docentes en servicio, de un documento similar a la Propuesta para el Aprendizaje de la Lecto Escritura y las Matemáticas (PALEM), que brinde a los docentes, orientaciones básicas para la detección, prevención, atención y canalización de problemas psicopedagógicos.

  1. Para las autoridades educativas:

  • Establecimiento de espacios curriculares en planes y programas de estudio de las escuelas Normales para la formación psicopedagógica.

  • Incorporación en los programas de capacitación permanente del magisterio, fundamentos psicopedagógicos.

 

Notas

1. Cueli, José (Coordinador). "Valores y metas de la educación en México", en: Papeles de Educación 1. SEP/Ediciones de La Jornada. México, 1992.

2. Ibid.

3. Ibid.

4. Secretaría de Educación Pública. Perfiles de desempeño del CONALTE. SEP. México, 1992.

Principal | Índice