Principal | Índice

Cítese este artículo como: Ibarra I., Sonia. "Amelia Ángela Bell Feeley, o simplemente... Miss Bell", artículo publicado en: La Tarea, revista de educación y cultura de la Sección 47 del SNTE/Jalisco (núm. 19, diciembre de 2006).


Amelia Ángela Bell Feeley, o simplemente... Miss Bell

Sonia Ibarra Ibarra (†)*

* Investigadora de El Colegio de Jalisco y del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM).

 

Heredera de una familia de artistas, Amelia Bell fue una de las contadas niñas que no sólo tuvo el circo en casa, sino que lo vivió en carne propia. Su madre, del mismo nombre, integrante del "Circo europeo Familia Feeley", fue considerada como la más grande artista ecuestre de todos los tiempos y desde muy niña, junto con su hermanito era la sensación en el acto de trapecio volante.

Los niños voladores Dickey y Amelia Feeley terminaban siempre con uno de sus actos la función; actos que sólo viéndolos podían ser creídos. Saltaban del cuello de un trapecista desde lo alto de la carpa a las plantas de los pies de otro, para luego quedar de pie, sólidos sin titubeos. Eran verdaderos gimnastas maravilla. Estos actos formaban el espectáculo más completo y grandioso de la época.1

     Su padre, Ricardo Bell hijo, fue el primogénito de la familia Bell, protagonista de la época de oro del circo en México. En el Porfiriato, el inglés Richard Bell llegó a nuestro país y aquí promovió hasta su muerte la actividad circense. Su destreza como payaso arrancó la risa del general Porfirio Díaz. Resulta que para enriquecer el espectáculo familiar, Ricardo Bell hijo fue enviado a los Estados Unidos a buscar nuevos números y en Nueva York, el destino le tenía algo preparado, pues llamó su atención un acto ecuestre ejecutado por Amelia Feeley, "joven bella, intrépida y sin rival"... cual personaje sacado de un óleo de María Izquierdo:

Era necesario ver a esa esbelta criatura lanzarse en el espacio con todo el peso de su cuerpo, cayendo en perfecto aplomo sobre el lomo del caballo en desbocada carrera y luego realizar artísticos y asombrosos ejercicios.2

     La contrató de inmediato, uniéndose así Amelia Feeley al elenco del Espectáculo Bell. Con el tiempo, de la unión de dos grandes artistas, nació Amelia Ángela Bell Feeley el 23 de junio de 1907. Con la vorágine del espectáculo y de los movimientos revolucionarios en México, la familia salió del país rumbo a los Estados Unidos cuando ella tenía tres años de edad. Allá, junto con su hermana Josefina, tomó lecciones de baile en Nueva York hasta 1914 y participó con la gran familia en los espectáculos musicales. Para ese entonces, la pretensión del clan era viajar a Europa, sin embargo, la Primera Guerra Mundial impidió tal proyecto.

     Por ello, viajaron a América del Sur y fue allá donde Amelia empezó a bailar profesionalmente a los cuatro años: "mi hermana y yo ya teníamos puesto un repertorio que hacíamos en las academias y debutamos en Panamá en el Teatro Colón con el baile de los marineritos".3

Salimos de Nueva York, a bordo del trasatlántico "S.S. Panamá", el 7 de octubre. Abuelo materno, papás, tíos, tías y nietos en número de 25, todos Bell, además de nuestro profesor de baile clásico, el jefe de tramoya, el agente y el representante. Atracó el barco en Colón, Panamá y Balboa el 13 de octubre de 1915. Yo contaba con la edad de 8 años... la temporada artística fue de gran éxito. Quince días consecutivos del 14 al 28 de octubre en que deberíamos partir.4

     La gira continuó por Ecuador, Perú, Chile, Argentina, Uruguay, Paraguay, Brasil, Venezuela, Bahamas, Trinidad y Tobago, Puerto de España, Barbados, Puerto Rico, Santo Domingo y Cuba, donde tuvo la oportunidad de ver la actuación de Ana Pavlova en La muerte del Cisne, lo que dejó una fuerte impresión en su vida. El fin de la Primera Guerra Mundial marcó también el final de la gira artística en Cuba el año de 1919.

     Volvieron a México y la primera presentación de "Variedades y atracciones Bell" fue en el Teatro Esperanza Iris con una impresionante respuesta del público, que tras nueve años de ausencia recordaba al primero de la dinastía, el primer gran payaso de América, Ricardo Bell, que había muerto en 1911.

     En 1919 llegó Amelia a Guadalajara para actuar en el Teatro Degollado y vivió con su abuela, en una casa ubicada en Av. Vallarta 1453, esquina con Lafayette (Chapultepec).

     En esta ciudad estudió en el Colegio Teresiano la secundaria, luego continuó su actividad artística por todo nuestro país y posteriormente en los Estados Unidos, donde también tuvo oportunidad de actuar en la película La jaula de los leones, filmada en Los Ángeles, California.

     Ya de regreso en Guadalajara, en 1934, a solicitud de una madre de familia, empezó a darle clases a unas niñas pequeñas en el Hotel Francés donde le facilitaron un espacio para ello, pero al aumentar la demanda de sus cursos, ella decidió fundar su Academia con clases de ballet clásico, danza española, regional, valses y tap. La Academia Hermanas Bell se instaló en los altos del Edificio Mosler por la avenida 16 de Septiembre. Al año siguiente presentó su primer festival y fue el inicio de su larga trayectoria en la docencia, pues en 1937 asistió a los Cursos de Educación Física impartidos por la Dirección de Educación Primaria, Especial y Normal, obteniendo el título de maestra de Educación Física. Más tarde tomó también los cursos de Capacitación Militar y Enfermería.

     Así, impartió educación física y baile y preparó festivales y celebraciones en diversas instituciones educativas: Colegio Americano, Nueva Galicia, Anglo-Mexicano, Aquiles Serdán, Libertad, Renacimiento, Patria, Carlos Moya, Tlaquepaque, Luis Silva, Victoria, Sagrado Corazón, Martínez Negrete, Sor Juana Inés de la Cruz, Enrique de Osso, Teresiano, San Francisco de Asís y El Refugio.

     Para 1942, su Academia cambió el nombre a Estudio Amelia Bell y, al año siguiente, fue nombrada maestra de danza de la Escuela Normal de Jalisco, "el gobernador del Estado, Marcelino García Barragán, autorizó al profesor Salvador M. Lima, director de Educación en el Estado, que diera todo el apoyo económico y moral a la altura de la maestra Amelia Bell para que formara un cuerpo de baile".5

Luego vinieron los ejercicios acostumbrados, ensayos, confección de trajes, sombreros, rebozos, peribanas, gallos de pelea y accesorios especiales. Jalisco, aparte de su autenticidad, tenía un diferente atractivo. Dos gallos de pelea que dentro del ruedo formado por los bailadores demostraban su valor entusiasmando a los espectadores que los apoyaban con porras. Después de haber participado cada uno de los grupos y siguiendo la característica que la maestra había dado a los bailables de la Escuela Normal, conjuntaba a todos los estados participantes y formaba un gran espectáculo, cada grupo con sus evoluciones propias y todos unidos a la vez. A mí me tocaba sentarme dentro de una enorme canasta de carrizo artísticamente tejida en donde habían sido colocadas previamente flores y listones.6

     Impartió clases en la Escuela Anexa a la Normal y otras escuelas primarias estatales, además preparaba cuentos, acompañada de la Orquesta de Arturo Javier González. Con tanta actividad, muy pronto empezaron a surgir los diplomas y reconocimientos que en el caso de Amelia Bell resultan realmente innumerables. Pero entre los destacados podemos mencionar la medalla "Honor al Mérito" entregada por la Escuela Normal de Jalisco en 1947.

     Otro galardón lo obtuvo del Internado Beatriz Hernández, que en ese entonces estaba dirigido por la profesora Josefina Gómez Viuda de Ibarra. Ella montó con las niñas cinco sones jaliscienses: La Culebra, La Negra, El Maracumbé, Las Alazanas y El Caballito. Se presentaron en el Noveno Concurso de Danza y Bailes Nacionales donde participaban todos los internados del país y obtuvieron el primer lugar.

     La presea "Clemente Orozco" le fue impuesta por el gobernador Agustín Yáñez en 1959.

     En 1973, tras un problema con el menisco de la rodilla derecha, tomó la decisión de retirarse de los colegios y de cerrar su Academia.

     Al cierre de ese ciclo, recibió homenajes del Ayuntamiento de Zapopan y del Gobierno del Estado. De igual modo, el Instituto Nueva Galicia rindió tributo a su fructífera trayectoria educativa.

     Al retirarse de la docencia, se dedicó a preparar valses de quinceañeras, actos de graduación, festivales y celebración de aniversarios, lo que, lejos de la Academia, le permitía seguir disfrutando de su pasión: la danza.

     En 1983, fue invitada a impartir clases de baile y danza folklórica a las personas de la tercera edad como voluntaria en el Centro Jalisciense de Atención al Anciano del DIF, lo que le dio un nuevo sentido a su vida, continuando con la cosecha de premios y reconocimientos, pues también logró triunfos importantes con ese grupo.

     En abril de 1991 se llevó a cabo el homenaje: "Una vida en la danza", realizado por el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes (CONACULTA), en el Palacio de Bellas Artes de la Ciudad de México, nombrándola además, Miembro de Honor del Instituto Internacional de Teatro de la UNESCO.

     En julio de ese año presentó un festival para 11 damas de la Reunión Cumbre Iberoamericana a petición de la Sra. Cecilia Ocelli de Salinas.

     La Secretaría de Cultura le ofreció un homenaje titulado "Remembranzas", el 27 de septiembre de 2003 que se realizó en el Teatro Degollado, un espacio sumamente familiar para ella.

     Su departamento en la calle La Luna, de Jardines del Bosque, es ahora un preciado museo, pues en él guarda cuidadosamente la historia de la familia Bell: diplomas, medallas, trofeos, vestuario y sobre todo, finísimas y artísticas fotos.

     Al entrar ahí se penetra en ese mundo del espectáculo y de las marquesinas. En una habitación se ven reconocimientos y diplomas por todos los muros, carteles y programas de sus presentaciones en diversos teatros del mundo, las fotos de sus padres y de sus abuelos, baúles que guardan preciosos objetos, como la capa de su madre, una ponchera de plata de su abuela, un juego de té, candelabros, candiles y sobre todo, una sensación de grandeza artística indescriptible.

     Actualmente Miss Bell se ha retirado de la enseñanza, con sus 98 años, posee una increíble lucidez, aunque su cuerpo se rinde ante el efecto del implacable tiempo, pero de vez en cuando sigue bailando con sus amigos y va al cine frecuentemente. De igual modo, de vez en vez, le siguen llegando los homenajes por su especial trayectoria, que ella recibe de modo tan natural porque simple y sencillamente eso ha sido su vida.

 

Notas

1. Cit. por Guadalupe Gálvez Mejorada: Ella Amelia Ángela Bell Feeley. 1992. s.p.i. p. 6.

2. Ibid. p. 23.

3. www.mural.com (19 de septiembre de 2003).

4. Guadalupe Gálvez Mejorada. Op. cit. p. 44.

5. Ibid. p. 98.

6. Ibid. p. 104.

Principal | Índice