Principal | Índice

Supervisión y Proyecto Escolar, una experiencia de gestión pedagógica

Marco Iván Vallejo Martínez*
* Asesor de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), Unidad 141, Guadalajara; secretario técnico de la Inspección General de la Zona Escolar No. 6 de la Dirección de Educación Secundaria Técnica. Correo del coautor: marcoivan71@hotmail.com
Rosa Marta Martínez Aguilar**
** Inspectora general de la Zona Escolar No. 6 de la Dirección de Educación Secundaria Técnica.
Marco Iván Vallejo Corro***
*** Inspector general de la Zona Escolar No. 15 de la Dirección de Educación Secundaria Técnica.

En la octava edición del Simposium de Educación de la Cátedra "Paulo Freire", se nos concedió la oportunidad de presentar una ponencia titulada: "La supervisión escolar como proceso de gestión institucional participativa, evaluación crítica e investigación-acción", trabajo que posteriormente fue publicado en la revista Educar de la Secretaría de Educación Jalisco,1 y que constituía el planteamiento del problema y parte del marco teórico de un proyecto de gestión pedagógica y de investigación, el cual se ha trabajado en los ciclos escolares 1999-2000 y 2000-2001. Esencialmente se propone encaminar la supervisión escolar hacia una labor de gestión pedagógica fundamentada en la corriente del análisis institucional y con un enfoque participativo, el ejercicio de una evaluación dialéctico-crítica, cuantitativa-cualitativa y contextuada, en un proceso dinamizado por proyectos de investigación-acción.
     Actualmente se tienen avances en el diseño, implementación y recuperación de la experiencia; precisamente lo que en esta ocasión se desea compartir, asumiendo la posición, no de expertos, sino de "prácticos", como lo conceptualiza John Elliot,2 profesionales que a partir de la acción y de la reflexión recuperan elementos empíricos y teóricos para mejorar su práctica profesional.
     La experiencia de gestión e investigación referida se ha llevado a cabo al interior del Proyecto de Desarrollo Educativo (PDE) de la Dirección de Educación Secundaria Técnica (DEST) en Jalisco, de hecho el marco teórico del protocolo original de esta investigación sirvió como base para el marco teórico del proyecto de desarrollo y a partir de ahí, estos procesos han avanzado paralelamente, retroalimentándose con elementos teóricos, metodológicos y empíricos, en especial en lo que respecta a la propuesta del "Proyecto Escolar", como "estrategia metodológica organizativo-formativa mediante la cual la comunidad educativa (institución) determina sus propósitos y metas comunes y genera compromisos compartidos desde una perspectiva holística y situacional, con un enfoque participativo y democrático".3
     La iniciativa se implementó en la Zona Escolar No. 6 de la Dirección de Educación Secundaria Técnica, la cual esta integrada por ocho escuelas ubicadas en siete municipios: Zapotlán el Grande, Gómez Farías, Zapotiltic, Copala, San Gabriel, Zapotitlán de Vadillo y Tonila, en el estado de Jalisco.
     La propuesta de intervención se ha concretado en el diseño, operación y evaluación de talleres, a través de los cuales se ha proporcionado a las comunidades educativas correspondientes, elementos teórico-metodológicos y actividades para motivar y facilitar la elaboración y seguimiento de sus respectivos proyectos escolares.
     Hasta la fecha se han llevado a cabo ocho talleres subsecuentes, cuatro en el ciclo escolar 1999-2000 y cuatro en el ciclo 2000-2001, experiencia de la que se dará cuenta, como aportación empírica al campo, en el cuerpo del presente artículo.

Estrategia metodológica general
La idea directiva de la experiencia de gestión y de investigación referida fue evolucionando; a partir del Proyecto de Desarrollo Educativo de la Dirección de Educación Secundaria Técnica, se incorporó la propuesta teórico metodológica del Proyecto Escolar, de manera que el propósito general se estableció como: innovar la práctica educativa de la Supervisión Escolar en la Zona Escolar núm. 6, de la DEST, a través de un proceso de gestión pedagógica que motive y apoye el diseño, operación y evaluación del Proyecto Escolar.
     La estrategia metodológica implementada puede resumirse en los siguientes puntos:
     1. Conformación del equipo promotor, integrado por la inspectora de la Zona Escolar, su auxiliar técnico, un inspector externo, el jefe de enseñanza de enlace y el representante del nivel en la Unidad Regional de Servicios Educativos (URSE).
     2. Negociación de entrada, esto es, el plantear la propuesta al Consejo Técnico de Zona, integrado por los directores de las escuelas correspondientes, aprovechando el marco del Proyecto de Desarrollo Educativo.
     3. Diseño de Talleres a nivel de equipo promotor y del Consejo Técnico de Zona. El diseño curricular de los talleres fue elaborado en primera instancia por el secretario técnico de la Zona y la inspectora general, después fue puesto a consideración de los otros miembros del equipo promotor y el Consejo Técnico de Zona, quienes a su vez lo presentaban a los Consejos Técnicos Escolares respectivos.
     4. Operación de talleres con las comunidades educativas o los consejos técnicos escolares, dependiendo de la estrategia acordada.
     5. Recuperación de la experiencia mediante video, registro de observación participante y encuestas de evaluación contestadas por los participantes.
     6. Análisis y discusión de la experiencia.
     7. Conclusiones y diseño de acciones subsecuentes. De forma que el diseño, operación, recuperación, análisis, conclusiones y replanteamiento se establecieron como las fases internas de los ciclos de gestión pedagógica e investigación-acción.
     Por limitaciones de espacio, de cada taller solo se precisan los objetivos, se describe la dinámica de trabajo general y se recuperan algunos comentarios y reflexiones sobre el proceso y sus resultados.

La experiencia en el ciclo escolar 1999-2000
• Taller No. 1: "Presentación y análisis del Proyecto de Desarrollo Educativo 1999-2000".
Este taller se llevo a cabo, entre noviembre y diciembre de 1999 en cada una de las escuelas, su objetivo fue presentar al personal escolar el PDE 1999-2000, para su análisis como propuesta teórico-metodológica y operativa que permita fortalecer la construcción o reactivación del Proyecto Escolar.
     Las actividades centrales del taller consistieron en el análisis y discusión del marco teórico y planteamiento del problema en pequeños grupos, para posteriormente socializar el trabajo en plenaria.
     Para los ejercicios de análisis y discusión en pequeños grupos, se utilizó un formato o matriz de análisis con cinco columnas, una para cada uno de los siguientes elementos: 1). Punto de discusión o interés, 2). Críticas, 3). Propuestas, 4). Compromisos y responsables y, 5). Conclusiones. Formato que se llenó de forma horizontal, de manera que, ante el surgimiento de una crítica, esta se acompañara de una propuesta, compromisos, y se establecieran conclusiones.
     La intención era involucrar a personas de todos los estamentos de la comunidad escolar: personal del plantel, representantes de los alumnos y de los padres de familia; sin embargo, en la mayoría de los casos participó únicamente personal escolar, sólo en dos escuelas se involucraron alumnos y padres de familia.
      Mediante este taller los participantes se introdujeron en el campo teórico y metodológico de la gestión y el Proyecto Escolar, reconocieron la problemática de la Educación Secundaria Técnica, en lo general, y la vincularon con la situación vivida en su centro de trabajo; asimismo, se manifestaron expresiones de aprobación de la propuesta. Llamó la atención, sin embargo, la falta del establecimiento de compromisos claros y personales; a pesar de esto, se considera que se dio el primer paso en la sensibilización de los participantes.
• Taller No. 2: "Caracterización Situacional".
Este taller se realizó durante el mes de enero de 2000, para él se establecieron tres objetivos:
     1. Caracterizar la situación actual del plantel como elemento para el diagnóstico situacional, captar la problemática escolar y las propuestas para su solución.
     2. Seleccionar el o los problemas prioritarios para convertirlos en líneas de acción del Proyecto Escolar, sobre la base de criterios de factibilidad de solución, desde las posibilidades de intervención de la comunidad escolar.
     3. Integrar una comisión representativa para la estructuración y redacción del Proyecto Escolar y definir fecha de presentación del documento que lo contenga.
     Como primer actividad, el director del plantel dio a conocer el informe sobre los productos y resultados del taller anterior.
     Se plantearon las siguientes preguntas eje o generadoras:
     a). ¿Qué problemas vivo en mi trabajo diario?
     b). ¿Cómo creo que se podrían solucionar dichos problemas?
     c). ¿Cómo podría yo contribuir en la solución de los problemas escolares?
     La primer pregunta se planteó con la intención de recuperar la problemática general de la institución, la segunda pretendió el obtener elementos para el diseño de estrategias de solución y la tercera buscó establecer compromisos de trabajo por parte de los participantes.
     Las preguntas se trabajaron en los ámbitos personal, grupal y escolar. En un primer momento se les solicitó a los participantes que contestaran las preguntas en forma individual; después se formaron grupos de acuerdo a la función o rol de los participantes: personal administrativo, personal de servicios educativos complementarios, personal de apoyo, docentes por academias, alumnos y padres de familia; en este ámbito, se les solicitó socializarán sus respuestas, identificarán problemas comunes, los priorizaran sobre la base de su importancia y factibilidad de solución, seleccionaran uno o dos y que esbozaran una estrategia de solución.
     Posteriormente se realizó una plenaria en la que cada equipo presentó su trabajo; después de la discución, se eligieron 1 ó 2 problemas para convertirlos en líneas de acción para el Proyecto Escolar 1999-2000.
     Enseguida se integró, de manera voluntaria y consensuada una comisión representativa, a ellos les fueron entregados los productos grupales para la estructuración y redacción del proyecto.
     Como resultado de este taller, en general, las diferentes comunidades educativas manifestaron como principales problemas:
     — Malas relaciones humanas entre el personal escolar.
     — Falta de disciplina y responsabilidad de los alumnos.
     — Altos índices de reprobación y deserción.
     — Bajo aprovechamiento escolar.
     — Falta de planeación didáctica y carencia de estrategias pedagógicas efectivas.
     En el análisis posterior de la experiencia, se reconoció que los talleres permitieron un acercamiento a la problemática general de cada escuela, pero sólo a escala de problemas "sentidos" y donde la mayoría de los fenómenos señalados son problemas "efecto", por ejemplo: la indisciplina y los problemas de aprovechamiento de los alumnos son fuertemente influenciados o determinados por la falta de planeación didáctica y por estrategias pedagógicas inadecuadas; a pesar de lo anterior, y debido al avance de los trabajos, se decidió proseguir y realizar los ajustes pertinentes con posterioridad.
     Aunado a lo anterior, al revisar los proyectos escolares4 elaborados por las comisiones designadas, se detectaron problemas en cuanto a elementos técnicos de planeación: fue frecuente la confusión o no-distinción entre propósitos, objetivos, metas y actividades; además, se evidenció la falta de especificidad de algunas acciones y la indefinición de responsables, tiempos, recursos y forma de evaluación. Ante esta problemática se consideró pertinente diseñar e implementar un tercer taller que pudiera aportar elementos de concreción en la planeación.
• Taller No. 3: "Elaboración y/o Reformulación de Planes de Trabajo 1999-2000".
En este taller se plantearon tres objetivos:
     1. Acordar de manera colegiada los elementos mínimos de los planes de trabajo por área, y consensuar sobre los formatos que los contengan.
     2. Elaborar y/o reformular los planes de trabajo por área conforme al Proyecto Escolar 99-00 y a los criterios acordados para ello.
     3. Reflexionar y consensuar sobre los criterios, instrumentos y momentos de evaluación de los planes de trabajo y del Proyecto Escolar.
     Primeramente, en plenaria, se realizaron algunas consideraciones en torno a los planes de trabajo, después se hizo un consenso sobre los formatos de los planes de trabajo por área y, posteriormente, se formaron equipos de trabajo por área para que se elaboraran y/o reformularan los planes de trabajo.
     Debido a falta de tiempo, quedaron pendientes la socialización de los planes de trabajo y el consenso sobre los criterios, instrumentos y momentos de evaluación de los planes de trabajo individuales, por área y del Proyecto Escolar, actividades que se propuso fueran realizadas con posterioridad.
     En cuanto a los elementos mínimos de los planes de trabajo, se estableció que, independientemente del formato, los planes de trabajo deberían responder por lo menos a las siguientes preguntas:
     — ¿Qué se va a realizar?
     — ¿Cómo se va realizar?
     — ¿Cuándo se va a realizar?
     — ¿Quién lo va a realizar?
     — ¿Con qué lo va a realizar?
     — ¿Cómo y cuándo se va a evaluar?
     Cuestiones que corresponden a los siguientes elementos: 1). Línea de acción, 2). Objetivos, 3). Actividades, 4). Fechas de realización, 5). Responsables, 6). Recursos, 7). Forma y fecha de evaluación.
     Respecto de este último punto, se discutió y acordó que las fechas de evaluación fueran impostergables, aún cuando de antemano se perciba que los avances sean mínimos o nulos; sí este fuera el caso, habría que explicar los motivos.
     Los meses de mayo y junio estuvieron dedicados a la ejecución y seguimiento de los planes de trabajo, individuales y por área, en cada uno de los planteles.
     A finales de junio y principios de julio, a punto de concluir el ciclo escolar, se consideró pertinente el implementar un cuarto taller para la definición de los criterios y metodología de evaluación.
• Taller No. 4: "Bases para la Evaluación Interna del Proyecto Escolar 99-00".
El objetivo de este taller fue acordar, colegiadamente, los códigos comunes y estrategias a seguir para la evaluación interna del Proyecto Escolar.
     Los trabajos de este taller se iniciaron con una dinámica en la que los participantes evocaron las vivencias y contenidos de cada una de las etapas del PDE y del Proyecto Escolar. Después, en forma grupal, se realizó un análisis de la lectura "Fases y componentes de un estudio de evaluación",5 actividad que permitió reflexionar sobre la importancia de planear la fase de evaluación.
     Como punto central del taller se trabajó en la construcción de códigos comunes y en el diseño de estrategias para la evaluación interna del Proyecto Escolar. Para esta actividad se plantearon las siguientes preguntas que sirvieron como guía: ¿qué vamos a entender por evaluación?, ¿qué vamos a evaluar?, ¿cuáles van a ser nuestras categorías de análisis y/o indicadores de calidad?, ¿para qué vamos a evaluar y para qué no?, ¿quién va a evaluar?, ¿cómo vamos a evaluar, con qué técnicas y con qué instrumentos?, ¿cuándo vamos a evaluar?
     Los participantes hicieron hincapié en señalar "para qué no se va evaluar", construyéndose un marco ético para el uso de la información generada y se consenso sobre la importancia de la participación de todos en el proceso de evaluación.
     Se propuso, de forma general, la siguiente estrategia para la evaluación interna del proyecto escolar: a). Autoevaluación, en el plano personal, de la operatización de los planes de trabajo individuales. b). Coevaluación, a escala grupal, de los alcances de los planes de trabajo por área. c). Coevaluación, en el ámbito escolar, de los logros y dificultades en la operatización de planes de trabajo individuales, por área, y del Proyecto Escolar.
     Paralelamente a la evaluación interna de los proyectos escolares en la Zona núm. 6, el Consejo Asesor Técnico Estatal (CATE) de la DEST realizó una evaluación de los alcances y dificultades de la puesta en práctica del PDE 99-00; para realizar esta evaluación se diseñó e implementó un cuestionario, el cual tenía la finalidad de identificar los logros y obstáculos presentados por las diferentes instituciones educativas en el diseño, operación y evaluación del Proyecto Escolar. Los resultados obtenidos sirvieron de base para la elaboración del PDE en su etapa 2000-2001.
     Este nuevo planteamiento permitió continuar con el trabajo iniciado en la Zona núm. 6 y, de esta forma, dar seguimiento al proceso de investigación y al trabajo de gestión pedagógica de la Supervisión.

La experiencia en el ciclo escolar 2000-2001
• Taller No. 5: "Diseño del Anteproyecto Escolar 2000-2001".
Este taller se llevó a cabo el 18 de agosto de 2000, antes de que se publicara y difundiera el Proyecto de Desarrollo Educativo 00-01; sin embargo, el presente ejercicio se consideró pertinente para iniciar los trabajos a la par del ciclo escolar.
     En este taller se plantearon los objetivos siguientes:
     — Recuperar, de manera breve, las actividades realizadas en el ciclo escolar pasado en torno al Proyecto de Desarrollo Educativo de la DEST.
     — Realizar un análisis comparativo de las propuestas metodológicas de la Dirección General de Educación Secundaria Técnica (DGEST) y del gobierno de Guanajuato para el diseño, seguimiento y evaluación del Proyecto Escolar.
     — Elaboración por el Consejo Técnico Escolar del plan previo del diagnóstico para el diseño, operación y evaluación del diagnóstico y del Proyecto Escolar.
     Este taller se llevó a cabo con la participación de los consejos técnicos escolares de todas las escuelas que conforman la Zona núm. 6.
     La dinámica de trabajo consistió en recuperar, en plenaria, el proceso del PDE vivido en su etapa 99-00; después se realizó el análisis comparativo de las propuestas de la DGEST6 y del gobierno de Guanajuato,7 esto a través del análisis y discusión, en pequeños grupos, de una de las etapas —propuesta en ambos documentos—, para el desarrollo del Proyecto Escolar; trabajo que se presentó enseguida y se discutió en plenaria.
     Después, los participantes se agruparon por consejos técnicos escolares y elaboraron el anteproyecto escolar 2000-2001, considerando las siguientes fases: 1). Preparación, 2). Diagnóstico, 3). Diseño general, 4). Elaboración de planes de trabajo individuales y por área. 5). Operación y seguimiento, 6). Evaluación final y reformulación; señalando para cada fase: fechas, responsables, estrategia general de trabajo, recursos, estrategia de evaluación y fecha de evaluación. Este trabajo permitió esbozar las grandes acciones de ese ciclo escolar.
• Taller No. 6: "Análisis del Proyecto de Desarrollo Educativo 2000-2001".
En el mes de octubre se realizó el taller para dar a conocer y analizar el PDE 00-01. En este taller se establecieron dos objetivos:
     1. Analizar el Proyecto de Desarrollo Educativo 2000-2001.
     2. Establecer compromisos de trabajo para la implementación del Proyecto de Desarrollo Educativo.
     La dinámica de trabajo consistió en la realización de una lectura grupal de la ‘introducción’ del documento y en la revisión de los resultados y conclusiones de la evaluación del PDE 99-00; después, se realizó la ‘presentación del planteamiento del problema’ y, por equipos, se analizó el ‘marco teórico-metodológico’. En una plenaria se realizaron los comentarios generales del documento y, posteriormente, se realizó la lectura del Plan de Trabajo. Como resultado de las actividades anteriores se elaboró la reformulación del ‘cronograma de trabajo’ del Proyecto Escolar.
     En los días posteriores al taller, se vivió en cada escuela un proceso autogestivo de evaluación diagnóstica en torno al logro de los propósitos educativos de la educación secundaria técnica; después de ello, se elaboraron los planes de trabajo individuales y por área.
     Como aportación teórica y empírica del proceso vivido en la Zona núm. 6, en el marco teórico-metodológico del PDE 00-01 se proponen tres niveles mínimos de concreción del proyecto escolar: el proyecto educativo, el proyecto curricular y los planes de trabajo.
     En relación con lo anterior, Joaquín Gairín8 establece que el proyecto educativo nos permite planear objetivos educativos de carácter general y que, siendo de naturaleza ideológica, estructural y organizativa, favorece el principio de identidad, los propósitos institucionales y la realización del organigrama general; en este proyecto participa la comunidad educativa. El proyecto curricular, por su parte, permite delimitar las estrategias de intervención educativa; siendo de naturaleza técnico-didáctica propicia la elaboración de objetivos y contenidos por áreas o ciclos, y el establecimiento de criterios metodológicos y de evaluación; en este proyecto participa el profesorado y el personal de apoyo técnico-pedagógico.
     Es importante señalar que debe existir congruencia entre los objetivos planteados en el proyecto educativo y la concreción de estos objetivos en el proyecto curricular, y una estrecha vinculación entre la programación y/o los planes de trabajo individuales y por área, señalando con claridad la participación de los integrantes de la comunidad educativa.
     Por otra parte, el proceso metodológico propuesto en el PDE 00-01 para la implementación del Proyecto Escolar consta de seis etapas, las cuales guardan una relación dialéctica y favorecen un proceso sistemático de trabajo e investigación. Las etapas propuestas9 son:
     — Preparación. Implica obtener elementos teórico-metodológicos que nos permitan dar inicio a la elaboración del Proyecto Escolar.
     — Diagnóstico. Nos permite realizar una evaluación situacional de la institución.
     — Diseño. Es la elaboración del documento, señalando propósitos, acciones, tiempos, compromisos, etc.
     — Construcción de la viabilidad. Es la obtención de los recursos y apoyos necesarios para poder implementar el proyecto.
     — Operación y seguimiento. Es la ejecución del proyecto y sus planes de trabajo.
     — Evaluación. Se refiere al proceso de recuperación y significación permanentes del proceso del proyecto.
     Etapas o fases que se consideraron en el desarrollo de los proyectos escolares de los planteles que integran la Zona Escolar núm. 6.
• Taller No. 7: "Evaluación Parcial del Proyecto Escolar 00-01".
En el mes de marzo se llevó a la práctica un taller de evaluación parcial, cuyo objetivo fue el evaluar los alcances del Proyecto Escolar 2000-2001, con base en las categorías de análisis: planeación, participación, ejecución e impacto.
     Estas categorías, de naturaleza cualitativa, surgieron de las vivencias del proceso mismo de investigación y gestión, y como elementos propios del Proyecto Escolar.
     Se clarificaron primeramente, cada una de las categorías, estableciendo cuestiones mínimas a responder:
     a). Planeación: ¿cómo se planea?, ¿quiénes?, ¿desde qué paradigma?, etc.
     b). Participación, entendida como: "el poder tomar parte activa en la elaboración y desarrollo del proceso educativo, tanto a nivel microsocial como macrosocial, de todos los que intervienen en el proceso educativo";10 ¿quiénes participan?, ¿en qué nivel?, ¿quiénes toman las decisiones?, etc.
     c). Ejecución. Como el desarrollo de las acciones establecidas en los planes de trabajo del Proyecto Escolar y la recuperación de las experiencias vividas durante su realización; de las acciones y actividades planeadas ¿cuáles se han realizado?, ¿qué resultados se obtuvieron?, ¿cuáles acciones y actividades no se han realizado?, ¿por qué?, etc.
     d). Impacto: el análisis, discusión y conclusiones del efecto de las acciones del Proyecto Escolar en la realidad cotidiana de la escuela, a partir de los juicios de valor de los principales actores de la comunidad escolar: maestros, alumnos y padres de familia.
     Como ámbitos mínimos de la realidad cotidiana escolar, conviene considerar el impacto del proyecto escolar en:
     1. El trabajo en el aula y las formas de enseñanza (proceso enseñanza-aprendizaje).
     2. La organización y funcionamiento de la escuela, incluyendo la actualización del personal y la planeación de los espacios y tiempos para el trabajo conjunto.
     3. La relación entre la escuela, las familias de los alumnos y la comunidad.11
     En la realización del ejercicio de evaluación, se conformaron pequeños equipos para trabajar cada una de las categorías conforme una ficha técnica diseñada exprofeso; dichas fichas, básicamente contenían una serie de preguntas o elementos orientadores. Estos trabajos se socializaron y discutieron en plenaria.
     Entre este taller de evaluación parcial y el final del ciclo escolar, las escuelas continuaron el desarrollo del Proyecto Escolar y la ejecución de los planes de trabajo.
• Taller No. 8: "Evaluación Final del Proyecto de Desarrollo Educativo y del Proyecto Escolar 2000-2001".
Este último taller se llevó a cabo en junio de 2001 y tuvo como objetivo el obtener elementos que permitieran valorar los alcances logrados en el Proyecto de Desarrollo Educativo y en el Proyecto Escolar, en su etapa 2000-2001, ello para fundamentar su replanteamiento hacia el ciclo escolar 2001-2002.
     En un primer momento se llevó a cabo una lectura grupal del texto "La evaluación camino a la calidad";12 posteriormente se realizó el análisis del impacto del Proyecto Escolar en los principales ámbitos institucionales y en relación con las líneas de intervención del PDE.
     Para analizar el impacto en los principales ámbitos institucionales se elaboró una matriz en la que se evaluaron el trabajo áulico, la organización y funcionamiento escolar y, la relación escuela-comunidad; se formaron cinco equipos: directivos y administrativos, servicios educativos complementarios, docentes, alumnos y padres de familia; cada equipo emitió juicios de valor sobre los ámbitos de impacto, mismos que se socializaron en una plenaria.
     Para el análisis del impacto del Proyecto Escolar con respecto a los ámbitos de intervención del PDE (desarrollo profesional, modelo curricular de educación tecnológica, servicios educativos complementarios y fracaso escolar) se utilizó otra matriz en la que se señalaron las acciones realizadas, sus resultados y las medidas a considerar para el siguiente ciclo escolar.

Primeras conclusiones
La supervisión escolar, como la función directiva en lo general, enfrenta hoy el gran reto de reorientarse y actualizarse para corresponderse con las reformas curriculares, los cambios organizacionales y la actualización docente, llevados a cabo en años recientes, de forma que se convierta en un estamento con una repercusión más directa y significativa sobre los procesos institucionales de las escuelas, con énfasis en la organización escolar, la vinculación escuela-comunidad y, muy especialmente, en los procesos de enseñanza-aprendizaje y el logro de los propósitos educativos del estrato correspondiente.13
     Una alternativa es la orientación de la supervisión escolar hacia un proceso de gestión pedagógica participativa, empleando como estrategias centrales la promoción, asesoría y coordinación del diseño, y la operación y evaluación de los proyectos escolares.
     Con base en la integración de los trabajos de supervisión y operación del Proyecto Escolar, la función supervisora puede transformarse en un proceso de:
     a). Colaboración.
     b). Evaluación institucional.
     c). Investigación.
     d). Formación permanente.
A). La supervisión escolar como proceso de colaboración implica:
     1. Intercambiar conocimientos y experiencias con otros supervisores;
     2. Integrar equipos técnicos de supervisión;
     3. Trabajar colegiadamente con el Consejo Técnico de Zona y los Consejos Técnicos Escolares; y
     4. Vincularse con los Comités de Padres de Familia, los Comités Estudiantiles y los Consejos Escolares de Participación Social.
B). La supervisión escolar como proceso de evaluación institucional.
No una evaluación estandarizada basada en instrumentos cerrados, con una posición jerárquica superior, externa, neutral, fiscalizadora; sino una evaluación contextuada fundamentada en técnicas cuantitativas, pero también cualitativas, asumiendo una postura colegiada y comprometida.
C). La supervisión escolar como proceso de investigación.
No limitarse a realizar un proceso de gestión y evaluación, tampoco conformarse con problematizar y describir, sino atreverse a intervenir, a descubrir, a innovar, a transformar.
D). La supervisión escolar como proceso de formación permanente.
En primera instancia, del supervisor y del equipo de supervisión; y en segundo lugar, de los miembros del Consejo Técnico de Zona y de las comunidades escolares en lo general, mediante su participación en los talleres y actividades para la operación del Proyecto Escolar.
     Con respecto al Proyecto Escolar, hay que decir que se constituye en una propuesta viable con sólido fundamento teórico y metodológico, que empíricamente ha demostrado lograr dinamizar la actuación de una comunidad escolar y mejorar la calidad del servicio educativo.
     Es necesario precisar que el Proyecto Escolar no es un documento o una serie de documentos, sino un proceso vivencial de planeación, pero sobre todo de ejecución y evaluación de acciones intencionadas hacia la mejora de la calidad de la educación que la escuela ofrece; es decir, un proceso de gestión pedagógica en constante recuperación, significación, cuestionamiento y replanteamiento.
     La metodología de operación del Proyecto Escolar, basada en el diseño, implementación y evaluación de talleres autogestivos a través del trabajo conjunto y coordinado del Equipo de Supervisión, del Consejo Técnico de Zona, de los consejos técnicos escolares y la comunidad escolar en general, ha demostrado ser una estrategia pertinente, viable y eficaz.
     Se trató de una estrategia que motivó la investigación documental y con ello la obtención de referentes teóricos y metodológicos en torno a la Gestión, la Supervisión y el Proyecto Escolar. Y mucho más valioso aún, de un proceso que ha permitido imaginar, diseñar, ensayar, tener aciertos y cometer errores, pero sobre todo: vivir una práctica educativa capaz de concretar la propuesta, aprender y avanzar en la construcción de una cultura de participación y sentar las bases para una nueva forma de realizar la labor de la Supervisión Escolar.
     Esta metodología de operación del Proyecto Escolar y de la Supervisión Escolar, exige de los supervisores la adquisición o recuperación de habilidades concretas para la investigación, el autoestudio, el diseño curricular, la asesoría, la docencia, el liderazgo, la evaluación, etc.
     Todo lo anterior es sorteable, si se cuenta primero con una valiente actitud de autocrítica y superación.

Notas
1. Marco Iván Vallejo Martínez y Marco Iván Vallejo Corro. "La Supervisión Escolar como un proceso de gestión institucional participativa, evaluación crítica e investigación-acción", en: Educar (Nueva época), núm. 16, Secretaría de Educación Jalisco, Guadalajara, enero/marzo de 2001. pp. 48-54.
2. John Elliott. El cambio educativo desde la investigación-acción. Ed. Morata. Madrid, 1993.
3. Modificado de: SEP, "Programa de Desarrollo Educativo 1995-2000". México, 1996. pp. 43-44.
4. En este momento nos referimos como proyectos escolares, a los documentos que contienen los planteamientos formales de cada escuela.
5. Ma. Antonia Casanova Rodríguez (et al.). "Fases y componentes de un estudio de evaluación", en: Evaluación y seguimiento. UPN. México, 1997. pp. 281-284.
6. Miguel Acevedo. (et al.). Criterios de orientación para el diseño, operación, seguimiento y evaluación del Proyecto Escolar en la educación secundaria técnica. Dirección General de Educación Secundaria Técnica. México, 1998.
7. Armando Gómez Villalpando. (et al.). "Guía operativa para la elaboración del proyecto escolar", en: El Proyecto Escolar. Secretaría de Educación del Gobierno de Guanajuato. Guanajuato, México, 1995.
8. Joaquín Gairín Sallán. "El Proyecto Escolar como compromiso que hay que concretar", en: Memorias del Seminario de Análisis sobre política educativa. Fundación SNTE. México, 1994.
9. Estrategia metodológica que integra varias propuestas en torno al desarrollo del Proyecto Escolar.
10. J. J. Sánchez de Horcajo. La gestión participativa en la enseñanza. Ed. Narcea. Madrid, 1977. pp. 17.
11. SEP. El Proyecto Escolar. Una estrategia para transformar nuestra escuela (Cuadernos para transformar nuestra escuela), núm. 3. México, DF., 1999. [2da. Edición].
12. Rosario Rodríguez Mendoza. (et al.). "La evaluación camino a la calidad", en: Instrumento de evaluación final del Proyecto de Desarrollo Educativo 2000-2001. Dirección de Educación Secundaria Técnica. Guadalajara, Jalisco, junio de 2001.
13. Idem.