Principal | Índice

La Gestión Pedagógica o la importancia de una gestión desde los centros educativos

Ana Cecilia Valencia Aguirre*
* Asesora de la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), Unidad 141 de Guadalajara, Jalisco.
Correo de la autora:
anaceciliava@yahoo.com.mx

Introducción
Las dimensiones de la gestión cobran importancia ante la necesidad de definir, delimitar y conceptualizar los ámbitos de competencia de esta disciplina en el complejo fenómeno social de la educación formal.
     Creo que para abordar alguna dimensión, es necesario resaltar que las fronteras no están tan marcadas sino que se interrelacionan, ya que los espacios tanto macroeducativos o áulicos son entidades, aunque autopoiéticas,1 comunicadas con el exterior y por ende comparten la totalidad como parte estructural de un sistema.
     De ahí que el propósito de este ensayo sea analizar el escenario de la gestión pedagógica reconociendo, como es obvio, los distintos elementos que intervienen en este ámbito, pero sobre todo planteando que toda gestión ya sea educativa, escolar o pedagógica debe atravesar el espacio de lo educativo. Si no lo hace ésta se tornaría una tarea infértil y estéril para la propia gestión.

1. Importancia de traducir las necesidades sociales en retos transformadores desde la gestión
A pesar de que en las instituciones educativas se generan problemáticas que afectan la vida cotidiana de los sujetos que se mueven en dicho escenario y que se podrían volver retos para el cambio, son pocos los directivos preparados y dispuestos para éste, pues entre quienes se interesan en la innovación quizá la sobrecarga de tareas administrativas y burocráticas, así como el aislamiento de los esfuerzos, los conduzcan a una rutinización de las prácticas pedagógicas y escolares, desplazando la actitud crítica base de una práctica innovadora.
     A pesar de que existe un interés por generar procesos, definidos menos por la prescripción y más por acciones dirigidas a la comprensión y la reflexión por parte de los sujetos ante un mundo globalizado y cambiante, nos enfrentamos a distintas formas de resistencia tanto en docentes como en directivos.
     Paradójicamente surge, de manera imperiosa, la idea de las escuelas autogestionadas y de una profesión docente que se regule a sí misma con menos dependencia de la burocracia externa, donde dicha autorregulación del sistema escolar cobre fuerza y vigencia. En ese contexto, se intenta construir un profesionalismo docente y directivo con una práctica autorreflexiva, una insistencia en el trabajo en equipo a partir de una capacitación y profesionalización permanente.
     Aunado a lo anterior, el fenómeno político-económico de la globalización ha generado una difusión masiva de la tecnología de la información junto con el mayor acceso global a las ideas; las políticas multiculturales, los nuevos estilos de liderazgo;2 los cambios rápidos, complejos y multilineales en las fuerzas del trabajo que han transformado grandemente las relaciones productivas y por ende las opciones ocupacionales.
     Por lo anterior y si partiésemos del supuesto de que la docencia es una profesión compleja, igualmente complejo sería entonces concebir la tarea de un directivo cuya gestión se centra en la transformación hacia la mejora desde la propia estructura real del contexto educativo.

2. La participación, el currículum y el trabajo colegiado entre profesores
Ante este escenario considero que los cambios en el espacio escolar podrán generarse a través de la participación social, motivada por el trabajo de los docentes y directores. Pero estos cambios conducen a nuevos compromisos y responsabilidades a otros sectores sociales. Ya que si bien la responsabilidad inicial de la tarea se atribuye a los docentes y directores, al poder ellos ejercer una mayor acción para actuar sobre el contexto escolar en su conjunto, lo anterior no excluye a otros actores como el Estado, la sociedad civil, la comunidad escolar y los particulares, de nuevas responsabilidades en el escenario educativo tanto regional como nacional.
     Sin embargo, lo anterior no se da de manera automática pues se requiere crear una estructura que permita el trabajo colegiado desde una racionalidad estratégica y comunicativa, así como formas de evaluación del trabajo colegiado, la rendición de cuentas y al mismo tiempo, en cada centro educativo, una dinámica dialógica que construya la innovación desde las situaciones cara a cara, que ofrezca soluciones a problemáticas concretas que afecten al colectivo escolar.
     Estos procesos se darían efectivamente a partir de una gestión interna en las escuelas misma que a su vez sería de enorme importancia para entender la calidad de los resultados que en cada una se construyen, con la participación de todos; esto se constituiría en formas de aprendizajes implícitas en la gestión.
     En el trabajo colegiado es importante también observar el alcance educativo que tiene la labor de un grupo de docentes cuando llega a conformarse como un auténtico equipo de trabajo. Los momentos de intercambio colegiado, son un soporte del esfuerzo por trabajar en equipo y construir las bases de conocimiento así como las acciones y disposiciones diarias que definirán las estrategias a futuro, esto es, construir desde el trabajo cotidiano la escuela que se quiere.
     Se requiere, por otra parte, hacer frente a los problemas fundamentales del espacio educativo, ser claros y prácticos, promover el entendimiento, la conciencia y la acción comunicativa en las propuestas requeridas de naturaleza tanto individual como colectiva. Es importante señalar que, tanto el trabajo en equipo como el esfuerzo individual se conjugan y se potencian en el desarrollo de los docentes, ya que el trabajo en equipo y el individualismo no son incompatibles; pueden y deben armonizar entre ellos, si se pretende mejorar las escuelas.
     De acuerdo con una propuesta de gestión basada en un modelo participativo, tanto los grupos de docentes y directores, deben procurar derribar los muros del aislamiento entre ellos, promover y respetar, al mismo tiempo, el desarrollo individual propio y de los demás. Esto representa el reto más para la gestión escolar.

3. La importancia de los Consejos Técnicos
Elevar la calidad educativa, es una tarea que desde la década de los años ochentas invadió los discursos educativos, en este proceso discursivo ha transitado de una calidad centrada en cifras como matrícula, deserción, reprobación, eficiencia terminal, número de alumnos por profesor, etc., a una calidad centrada en el proceso, esto es, no sólo en el dato estadístico sino en el aspecto de las situaciones vivenciales de la acción educativa: las relaciones maestro alumno, los procesos de adquisición del aprendizaje, la aplicación de los aprendizajes en situaciones concretas, etcétera. La calidad, por tanto, no solo implica exigencias eficientistas; sino valoración de procesos, medios y métodos idóneos, pertinentes y factibles para lograr la causa eficiente, esto es, la calidad exige no solo eficiencia sino eficacia.3
     Este aspecto de la calidad contextual y situacional, entendida desde el proceso, se ha venido realizando de manera colegiada entre los actores del escenario educativo: autoridades, docentes, padres de familia y miembros de la comunidad, mediante diversas estrategias.
     Una de ellas, que resulta fuente orientadora de las acciones educativas y que permitiría no solo transformar la práctica del personal directivo y docente sino detectar problemáticas y proponer soluciones de acuerdo a la cultura del contexto, es la operativización de los Consejos Técnicos; los cuales se tendrán que convertir, de acuerdo con esta idea, en espacios de transformación, y concebirse desde un enfoque socio-político-educativo muy diferente a las primeras conceptualizaciones que de él se tenían.
     Actualmente, se le concibe como estrategia que requiere la escuela o institución educativa para adquirir conciencia de su función, visión y misión dentro de la sociedad. Históricamente, los profesores de educación básica los vieron como reuniones administrativas o irrelevantes propias para la convivencia sin un motivo específico; sin embargo, esta idea poco a poco se ha ido erradicando de la mentalidad de los maestros, hasta convertirla en el espacio físico y temporal con el que cuenta la escuela o la institución educativa para el análisis y reflexión que permita evaluar, actualizar y resolver conflictos propios del proceso educativo y del contexto particular, lo cual permitiría evaluar y mejorar la institución en su conjunto para buscar o consolidar la calidad de la misma.
     Se ha dicho que el espacio del Consejo Técnico, debe ser un espacio abierto, horizontal, colegiado, donde se den la autocrítica, el diálogo, el consenso, la participación, el ejercicio de la libre expresión de las ideas y el respeto. En otras palabras, la acción comunicativa como condición para la democracia. Sin embargo, creo que, lograr esto constituye uno de los grandes retos de la gestión, es precisamente en esta tarea, y en otras más, en donde vemos que las fronteras de sus dimensiones se conjugan y entrelazan.

4. A manera de conclusión
Los consejos técnicos como espacios desde donde operaría la auténtica gestión pedagógica y la evaluación critica del currículo deben situarse en la realidad de la propia escuela, promover una reflexión personal, autocrítica, sobre la propia práctica como elemento indispensable del proceso; aprender de los otros y desde tal alteridad construir el debate; fundamentar la participación en argumentos racionales, prácticos y estratégicos, vinculándolos a problemáticas propias del aula y la escuela.
     Construir este tipo de escenarios requeriría, en primer lugar, repensar el lugar de la escuela como espacio de aprendizaje abierto y permanente, y generar un modelo de comunicación basado en el entendimiento y el consenso, lejos de la negociación o de la imposición propia de la manipulación por mayoría.
     Me parece, por tanto, que la tarea requiere plantear un nuevo micro escenario político-educativo, donde la gestión se asuma como tarea estratégica y no como coto de poder-saber, donde los docentes recuperen el valor del error y la incertidumbre como fuente de aprendizaje, y no la simulación del saber acabado como cultura; donde la diversidad cultural de los actores del espacio educativo sea un valor y no un obstáculo.
     En fin, la gestión desde estos referentes se tornaría una tarea necesaria para una escuela de la esperanza, para una institución que cree en el futuro basado en el trabajo y la acción de sus participantes.

Notas
1. Las instituciones educativas son vistas como estructuras autopoiéticas o autorregulativas pues para desarrollar sus funciones requieren generar mecanismos internos autónomos pero comunicados con el exterior, en tal sentido, la autonomía absoluta representaría la muerte del sistema ante su propia endogamia.
2. Liderazgos que van más allá de la perspectiva carismática centrada en el sujeto individual a cambio de un enfoque sistémico-ecologista, relacional, contextual y situacional.
3. Debemos entender que causa eficiente es aquella que nos remite al cumplimiento y logro del fin funcional en la institución. Ejemplo de lo anterior sería la causa eficiente del Programa de Estudios, ésta sería el logro de los objetivos educativos de acuerdo al grado y nivel. La calidad no sólo se centraría en el logro del objetivo sino en la valoración de las formas y medios para lograrlo. Por tal razón mi marco de comprensión de la calidad será contextual ya que en gran medida los medios y procesos para llevar a cabo los fines educativos deben partir de las condiciones propias del contexto de la comunidad escolar.

Bibliografía
FIERRO, Cecilia. Consejo Técnico, espacio de actualización docente. SEP-Unidad de Publicaciones Educativas. México, 1997.
VERA, Rodrigo. "Talleres de Educadores en Chile: desarrollo profesional participativo". UNESCO, en: Guía para el director de educación primaria. SEP. México, 1992.
WOODS, Peter. La escuela por dentro, la etnografía en la investigación educativa. Paidós. España, 1995.
ARNAUT; Alberto. Historia de una profesión. SEP. México, 1998. [Biblioteca Normalista].
DUCOING, Patricia. Sujetos, procesos de formación y de aprendizaje (Tomo I). UNAM-COMIE. México, DF, 1998.
CARR, Wilfred. Calidad de la enseñanza e investigación acción. Serie Fundamentos, No. 3. Sevilla, 1997. [Colección: Investigación y Enseñanza].
NAMO de Mello, Guiomar. Nuevas propuestas para la gestión educativa. SEP. México, 1998. [Biblioteca Normalista].