Principal | Índice

Los Jardines de Niños en el estado de Jalisco

Martha Gabriela Sánchez Anaya*
* Maestra por la Universidad de Salamanca, España. Responsable del Proyecto de Educación Cívica en Preescolar de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ). Correo electrónico de la autora: marthagabriela@prodigy.net.mx

Antecedentes
La primera "Escuela de Párvulos" o "Kindergarten" en México, fue fundada por el alemán Enrique Laubscher en el Puerto de Alvarado, Veracruz el día 7 de enero de 1881. Con la misma visión e igual sistema, Laubscher organizo, a partir de 1883, otras tres escuelas de párvulos: la primera y más importante de ellas fue la Anexa a la "Escuela Modelo" en Orizaba, posteriormente las de Jalapa y Coatepec, las tres en Veracruz. En sí, todos los establecimientos fundados por Laubscher se convirtieron con el tiempo en un estímulo para la creación de una serie de instituciones análogas en los demás estados de la República Mexicana.1
    Los gobiernos de los estados, así como el de la capital del país, al advertir la reforma educativa veracruzana, enviaron a Orizaba a diferentes personalidades para observar la marcha de la "Escuela Modelo" y la "Escuela de Párvulos". Entre los pedagogos que participaron y que posteriormente realizarían aportaciones importantes a la educación mexicana se cuentan: Carlos A. Carrillo, Luis E. Ruiz y Justo Sierra. De Jalisco fueron comisionados Rosa Navarro y Aurelio Ortega.
    Para finales de 1888, el ameritado educador don Enrique Laubscher fue invitado por el propio Gobernador, general don Ramón Corona Madrigal, a la ciudad de Guadalajara, pues era necesario que los destacados profesores jaliscienses conocieran las teorías educativas del maestro Federico Fröebel, recientemente implantadas por Laubscher en Veracruz. Para el gobernador Corona era de importancia la presencia en Guadalajara del afamado pedagogo, ya que una de sus primeras acciones había sido el promulgar un nuevo Reglamento de Instrucción Primaria; aunado a ello, estaba en preparación lo que más tarde sería la Ley Orgánica de Instrucción Pública, que fue puesta en vigor hasta junio de 1889.
    El Reglamento de Instrucción Primaria de 1887 ponía énfasis en el carácter laico de la educación, su gratuitad y obligatoriedad para los niños de seis hasta catorce años, clasificando a las escuelas en tres rubros: maternales o de infantes, de niños y de adultos. Mientras que la Ley Orgánica de Instrucción Pública, que convirtió en mandato el Reglamento de 1887, disponía que la educación elemental fuera laica, gratuita y obligatoria y la educación secundaria y profesional fueran gratuitas y voluntarias.
    Es importante resaltar que la doctrina educativa y las experiencias que Laubscher expuso durante la Junta Educativa que se celebro en el Liceo de Varones, que contó con la presencia del gobernador Corona, contribuyeron para la fundación de algunas "escuelas de párvulos", así como a la actualización de los planes de estudio de las escuelas elementales y del sistema de capacitación del profesorado jalisciense.

La Escuela de Párvulos o Kindergarten
La "Escuela Modelo" y la "Escuela de Párvulos" de Orizaba tuvieron excelentes repercusiones en toda la República. De inmediato, como consecuencia de ello, Baranda y Sierra, dos grandes políticos de la educación en la época porfiriana, tomaron a su cargo la orientación política y social de la enseñanza y, por consecuencia directa, se convocó a todos los gobiernos de los estados para prestar mayor atención a la educación.
    La acción política de Justo Sierra2 como funcionario de la educación se tradujo en el nacimiento de importantes instituciones pedagógicas como las escuelas normales, las escuelas de párvulos, las escuelas de práctica docente, así como el restablecimiento de algunas universidades. Así también, esta acción política impulsó la realización de los Congresos de Instrucción, en los que se aprobaron desde los planes de estudio tendientes a desarrollar las facultades del educando, hasta los libros de texto, los métodos de memorización y los castigos. El "Primer Congreso Nacional de Instrucción" se llevó a cabo de diciembre 1889 a marzo de 1890; el segundo, de diciembre de 1890, a febrero de 1891.
    Entre los docentes jaliscienses se despertó un vivo interés por aprender los nuevos procedimientos y por conocer los temas tratados en dichos congresos,3 incluso, se encargó del extranjero la literatura pedagógica correspondiente, textos que fueron traducidos al castellano. En 1902, se envió nuevamente a Orizaba, Veracruz, otra comisión, a cuyo frente iba María de Jesús Romo de Vivar y Pimienta (Jesusita), con el fin de observar y hacer los estudios correspondientes acerca de los métodos pedagógicos fröebelianos y los programas de estudio que para esas fechas, tanto Laubscher como Enrique Conrado Rébsamen, ya habían implantado en la reciente Academia Normal de Orizaba, pues era urgente transformar la operatividad y el significado pedagógico de las normales existentes en Guadalajara.4
    Lo anterior marcó la pauta para el establecimiento de una "sección de párvulos" en las escuelas primarias anexas a la Normal de Varones y a la Normal de Mujeres, que se ubicaban en el Liceo de Niñas,5 pues era necesario que los futuros profesores contaran con ese tipo de establecimientos para realizar su prácticas docentes. Cinco años más tarde se decretó que la instrucción normal debía contar con la asignatura de Técnica de educación preescolar.
    De hecho, para 1904, se establecieron a nivel nacional, de manera definitiva los "Kindergarten" o "Escuelas de Párvulos" como anexos a las escuelas normales. Bajo está reforma, los gobiernos de los estados y la Normal de la capital se dedicaron a fundar dichos planteles o a perfeccionar la organización de los ya existentes, a fin de que éstos llegarán a ser verdaderos centros de práctica docente de los futuros profesores.
    Tan luego como tomó posesión del gobierno de Jalisco el coronel Miguel Ahumada,6 procedió a reorganizar el sistema educativo jalisciense y, para tal fin, emitió otra Ley Orgánica de Instrucción Pública, que derogó todas las disposiciones anteriores considerándolas obsoletas y, por lo tanto, incompatibles con los esfuerzos realizados en los ámbitos educativos, sociales y políticos de la época.
    La Enciclopedia temática de Jalisco comenta que "...de profundo significado en la obra educativa del gobierno del coronel Ahumada, fue la intervención de la profesora María de Jesús Romo de Vivar y Pimienta, que posteriormente, en octubre de 1909, se convertiría en la esposa del coronel Ahumada". A esta ilustre maestra se le reconoce el haber promovido, a nivel nacional, los programas oficiales de fomento a la primaria y a los kindergarten.7
    En 1907, con el fin de atender los servicios pedagógicos de las recientes instituciones preescolares, la maestra Jesusita Romo de Vivar fue nombrada inspectora general de educación en Jalisco. En 1910, con motivo de los festejos del "Centenario de la Proclamación de Independencia", se inauguró en Guadalajara la "Escuela Modelo Miguel Ahumada", que contaba con una planta completa de instrucción primaria y una sección especial para la enseñanza preescolar.
    Con el propósito de fundamentar con mayor conocimiento de causa la enseñanza pedagógica nacional, el gobierno mexicano procedió a enviar a algunas maestras a Europa y Estados Unidos de Norteamérica para que observaran las escuelas elementales y los kindergarten que funcionaban bajo las influencias pedagógicas de Federico Fröebel, Enrique Pestalozzi y María Montessori, pues era importante en un primer momento promover en la República los diversos sistemas y prácticas educativas que en esos países ya se realizaban; de igual manera, era necesario conocer las disciplinas correspondientes para instituir los programas pedagógicos que requerían las normales establecidas en el país. Entre las maestras que viajaron podemos contar a Berta Von Glümer, enviada a New York en 1907, y a Rosaura Zapata, quien fue a Europa en 1908, cada una acompañada de su grupo de colaboradores, quienes más tarde encabezarían lo que se conoció en México como Misiones Culturales, cuyo objetivo era contribuir a modificar la educación con nuevos programas concretos y claros.
    En los años subsiguientes, en algunos estados del país surgen asociaciones de "misiones pedagógicas", como la conformada en Guadalajara en 1933 con el nombre de "Sociedad de Educadoras Rosaura Zapata".
    El éxito obtenido con el nuevo tipo de educación estimuló a Estefanía Castañeda para editar una revista periódica denominada Kindergarten y cuyo número inicial apareció en 1907. La publicación abarcó diferentes temáticas que iban desde la técnica de la educación preescolar hasta otros temas de igual importancia sobre contenidos pedagógicos. En sí, la publicación impulsó el desarrollo de muchas de las instituciones preescolares que se establecieron en el país, pero sobre todo, sus artículos fueron el sustento de la más pura y avanzada doctrina pedagógica.
    En los años posteriores al inicio de la revolución (1913-1914), dada la situación económica, política y social que vivía el país, el "kindergarten" estuvo a punto de ser suprimido. Sin embargo, en años subsecuentes a ésta y debido a la transformación social que el país sufrió, la educación preescolar hace una reflexión de sus valores y su campo de acción y cambia la denominación de "kindergarten" por la de "jardines de niños".
    A partir del régimen de general Diéguez, en 1915 se reorganizó la enseñanza de los "jardines de niños" en Jalisco. Se constituyó la Dirección General de Instrucción Infantil; se crearon secciones de enseñanza preescolar en varias escuelas del estado y se actualizó el sistema de inscripción del Jardín de Niños anexo a la "Escuela Modelo Miguel Ahumada". Además, el gobernador Diéguez alentó la construcción, en los barrios pobres de la ciudad, de unas escuelas especiales para los niños de corta edad a las que se les denominó "escuelas infantiles". El objetivo primordial de dichos planteles era el cuidado de los menores, ya que cada vez, más madres de familia se integraban a la vida productiva del país. La primera institución de éste tipo en prestar sus servicios fue la del barrio de "La Capilla de Jesús", la segunda se estableció en el anexo al Hospicio Cabañas. Al termino del gobierno interino de Tomás López Linares, de junio de 1916 a mayo de 1917, se construyo otra escuela más, dedicada a la educación infantil.
    Manuel M. Diéguez, en su informe de gobierno de febrero de 1919, da cuenta significativa de la educación en Jalisco. En su comparecencia ante la Legislatura estatal abordó, entre otras cosas, los cambios metodológicos que las escuelas estatales deberían realizar, es decir, de los principios fröebelianos que hasta ese momento se llevaban, a la implantación de los métodos de la maestra italiana María Montessori.8
    Es evidente que el gobernador Diéguez supo rodearse de un prominente grupo de intelectuales de ideas revolucionarias, con Manuel Aguirre Berlanga a la cabeza, y de maestros vanguardistas como los profesores Abel Ayala, Aurelio Ortega y Átala Apodaca, los cuales favorecieron y apoyaron la labor educativa jalisciense, a pesar de que en el gobierno de Castellanos Tapia se criticó el sistema educativo implantado por Diéguez; la crítica de Castellanos aseguraba que pretender seguir los métodos de enseñanza aplicados en el régimen diéguista era aspirar a un fin, sin disponer de los medios pertinentes para lograrlo.
    El gobierno de Diéguez, a través de su Dirección General de Instrucción Pública, reclasificó las escuelas primarias en cuatro categorías: escuelas superiores elementales, de orientación técnica; escuelas elementales, de orientación económica; escuelas infantiles, y escuelas de un sólo maestro.
    Durante el gobierno de Castellanos Tapia se suprimió la Dirección General de Instrucción Pública y en su lugar se establecieron: el Consejo de Educación Pública y la Junta Directiva de Instrucción Primaria, las cuales fueron unificándose o cambiando de nombres, de acuerdo con los intereses de los gobernadores en turno, hasta llegar a lo que es hoy la Secretaría de Educación Jalisco.
    El 8 de julio de 1921, se creó la Secretaría de Educación Pública (SEP) y unos meses después, el titular de dicha Secretaría, licenciado José Vasconcelos,9 procedió a reorganizar la enseñanza en todo el país. Con ese propósito se nombraron delegados de la SEP, que tuvieron la encomienda de organizar la enseñanza federal. En Jalisco el primer delegado fue el profesor Braulio Rodríguez. En 1923, se acordó establecer en los estados, direcciones en lugar de delegaciones. El primer director de Educación Federal en el estado fue el profesor Hilarión Ruvalcaba.
    En el período de Vasconcelos, las "Misiones Culturales", que recorrían todo el país, incluyeron grupos de educadoras con los propósitos de fomentar el interés por la educación preescolar y la fundación de jardines de niños. Para esas fechas se enfatizaba que los lineamientos del programa preescolar debían variar de acuerdo con las condiciones de cada región, pero, sobre todo, se hacía hincapié en la importancia de una educación integral y en las dimensiones biológicas, psicologías y sociales de los niños.
    En 1922, bajo el sustento del gobierno federal se fundó en Guadalajara la "Escuela Tipo Ramón Corona", ubicada en la esquina sureste de las calles de Liceo y Juan Álvarez; anexo a ella se creó el primer jardín de niños del sistema federal, de triste memoria, pues fue suspendido en 1934.
    Simultáneamente, en 1926, al ponerse en práctica el Sistema Nacional de Enseñanza, la Secretaría de Educación Pública, creó la Inspección General de Jardines de Niños. Con el fin de alcanzar sus objetivos, se establecieron los "principios metodológicos fröebelianos", en los que el juego y la naturaleza eran la mejor guía y norma de la acción educativa.
    De entre los medios educativos utilizados destaca la gimnástica musical y coral, para cultivar en buena forma las facultades físicas de los párvulos y contribuir a perfeccionar el sentimiento estético; ello sin dejar de lado, la conversación, el dibujo, el modelado, la moral y la educación cívica, que ayudarían a la transformación de los niños en hombres honrados y virtuosos; también se usaron actividades manuales, rigurosamente graduadas, como: picar, coser, entrelazar, tejer, doblar y recortar, como juegos destinados a ejercitar la mano, los sentidos y la inteligencia de los niños.
    Durante el gobierno de J. Gpe. Zuno Hernández se gestionó ante la federación que la sep abriera nuevos planteles escolares, ya que en esa época el gobierno estatal sostenía 775 escuelas primarias, mientras que la federación sólo una: la "Escuela Tipo Ramón Corona". La gestión fue cumplida con gran éxito, ya que en poco tiempo se fundarían, a cargo del gobierno federal, cerca de 240 planteles de educación primaria, de los cuales, la mayoría, contaron con un anexo para los niños de edad preescolar.
    En 1930, la "Escuela de la Acción" contribuyó, en gran medida, a reorganizar el nivel preescolar. La actividad escolar se extendió a otras manifestaciones de la vida infantil mediante los trabajos manuales y agrícolas, los juegos y excursiones, la asignatura moral y las artes como principios de acción.
    Para 1931, las "Misioneras Culturales" implementaron cursos por correspondencia para los docentes interesados en la enseñanza preescolar y, en 1932, se llevaron a cabo en la ciudad de Guadalajara una serie de cursos para el perfeccionamiento profesional.
    El Curso de Jardín de Niños estuvo a cargo de la profesora María Helena Chanes; algunos de los temas tratados en él sirvieron para conocer diversos aspectos interesantes de la organización y el funcionamiento de los organismos destinados a los niños. El resultado de está jornada ayudó ha organizar el funcionamiento y la metodología de los jardines de niños que fucionaban en la "Escuela Tipo Ramón Corona", la "Escuela Normal", el "Hospicio Cabañas" y el anexo a la "Escuela Modelo". Se contó, además, con el apoyo y participación de Rosaura Zapata.10
    Los vínculos de amistad entre las participantes y el interés despertado durante el Curso de Perfeccionamiento trajo por consecuencia el nacimiento, en 1933, de la "Sociedad de Educadoras Rosaura Zapata", quienes a su vez, unieron esfuerzos para la fundación de otros dos jardines de niños anexos: el de la Escuela No. 26 y el de la Escuela No. 31.
    En 1935, durante la presidencia del general Lázaro Cárdenas del Rió, siendo secretario de Educación Pública Ignacio García Telles, gobernador de Jalisco don Everado Topete y director general de Educación Salvador Gálvez, se inicia la construcción de otra serie de locales destinados a jardines de niños, pero ahora ya no en los barrios pobres sino dentro de los parques públicos de la ciudad; la finalidad era hacer vivir a los niños dentro de en un ambiente puro y con la mayor tranquilidad, tomando en cuenta la naturaleza física, moral e intelectual de los niños y aprovechando las experiencias que ellos adquirían en su hogar y en su entorno social.
    El 2 de septiembre de ese mismo año, el gobierno federal funda en Guadalajara su segundo jardín de niños, el cual se ubicó en la calle 40, en una finca marcada con el número 144 del Sector Libertad con el nombre de "Rosaura Zapata"; fue designada directora de ese plantel la profesora María Jaime Franco, quien fungiría, en 1945, como inspectora de la primera Zona de Preescolar en Jalisco.
    La política educativa del general Lázaro Cárdenas, hubo de poner en práctica la nueva orientación pedagógica enunciada en el Artículo 3º Constitucional encaminada a la federalización de la enseñanza.
    En los primeros 3 años del régimen cardenista se elevó el número de las instituciones preescolares. En el ámbito rural, la Secretaría de Educación Pública, funda algunos otros jardines de niños en los municipios de Ahualulco, Tonalá, Zacoalco y poco después en San Luis Soyatlán, Tuxpan y en Los Altos. Todos ellos costeados enteramente por la federación.
    A partir de 1938, los jardines de niños se incorporaron a la Dirección de Salubridad y Asistencia Infantil con el fin de prestar atención a los requerimientos asistenciales de la niñez mexicana.
    En Jalisco, el gobernador Everardo Topete con el fin de unificar criterios expidió la orden de que las instituciones preescolares pasaran al recién creado Departamento de Asistencia Social Infantil los cuales fueron nuevamente reintegrados a la Secretaría de Educación Pública en el año de 1942.
    Uno de los primeros pasos de la Dirección de Salubridad y Asistencia Infantil, fue enfocar la atención hacia las educadoras de las diversas entidades federativas, ya que ellas prestaban su servicio sin ninguna preparación. Por ello, uno de los afanes se enfocó a organizar, en la capital del país, unos cursos especiales que se llevaron a cabo en las vacaciones de verano e invierno de 1939.
    Más tarde, con el objetivo de despertar el interés de la comunidad, la Dirección de Asistencia Infantil solicitó a los diferentes jardines de niños establecidos en el país, la conformación de la "Sociedad de Madres de Familia" cuyo propósito era ya no sólo el mejoramiento educativo de dichas instituciones, sino además, continuar con el mejoramiento de la vida del niño en el hogar. En Guadalajara fue tal el interés despertado, que las madres de familia y la comunidad en general ofrecieron a las educadoras desde locales, mobiliario y materiales, a fin de conseguir la implantación de otros jardines de niños.
    Fue precisamente en la época del gobernador Topete y bajo las orientaciones del profesor Salvador Gálvez, quien fungía como director de educación, cuando se instituyó finalmente la enseñanza preescolar en el estado de Jalisco.
    Los programas fueron instrumentados por el profesor Gálvez y las maestras Hermelinda González Blanco y Engracia Herrera, quienes fueron, posteriormente, las primeras inspectoras del nivel estatal en Jalisco.11 Esa misma instancia fundó otros planteles en la ciudad de Guadalajara como el "Centro Escolar Basilio Vadillo", en 1938, que fue una de las primeras edificaciones levantadas en pabellones para atender a los alumnos, dividido en ciclos y grados de instrucción, así también el "Obreros de la Experiencia" y el "Abel Ayala". Igualmente se implementaron nuevos jardines de niños anexos a la "Escuela de Oblatos", a la escuela "Colonia Ferrocarril" y uno más, anexo al Templo de la Concepción.12 Además se construyeron otros cinco jardines de niños en los jardines públicos de la ciudad.

Tabla I. Reporte estadístico del nivel Preescolar
Sistema Estatal (1951-1981)
Año
Jardines
de Niños
Año
Jardines
de Niños
Año
Jardines
de Niños
1951
20
1961
28
1976
68
1952
20
1962
29
1977
75
1953
21
1963
30
1978
92
1954
23
1964
30
1979
121
1955
23
1965/70
No se cuen-
ta c/informa-
ción.
1980
149
1956
23
1971
41
1981
176
1957
23
1972
43
1958
24
1973
51
1959
25
1974
55
1960
28
1975
58

    En 1943, al tomar posesión de la gubernatura del estado el general Marcelino García Barragán, quien habría de desempeñarse hasta el 16 de febrero de 1947, la acción educativa se vio notoriamente influenciada por las ideas pedagógicas del profesor Salvador Manuel Lima García, nombrado jefe del Departamento Cultural del estado.
    Durante el gobierno del general Marcelino García Barragán, éste nombra a su sobrina Virginia García Barragán y a la profesoras Aurora Sánchez de Rovelo como inspectoras del nivel preescolar de Jalisco.
   A la toma de posesión de García Barragán, Jalisco contaba con 18 jardines de niños; un año después el gobernador informaba de la creación de nuevas instituciones preescolares, las cuales fueron en aumento durante el gobierno de Jesús González Gallo. Para 1953, al termino del mandato de González Gallo, Jalisco contaba con 21 jardines de niños. A partir de 1959, en la época de Yáñez, los jardines de niños se fueron incrementando poco a poco, tanto los del sistema federal como los estatales.
    Las dos tablas que hemos incluido tienen como objetivo dar una visión de la creación de los jardines de niños en Jalisco.
    La Tabla I, presenta el reporte estadístico correspondiente al nivel preescolar del sistema estatal de 1951 a 1981.13 La Tabla II, incluye los datos de los subsistemas federal y estatal por ciclos escolares14 de 1981/82 a 1992/93.
    Actualmente y de acuerdo a la Estadística Educativa de inicio de cursos 2000-2001 de la Secretaría de Educación Jalisco, existen en el estado de Jalisco 3,366 instituciones públicas dedicadas a la educación preescolar para niños y niñas de 3, 4 y 5 años de edad.
    Se imparte la educación preescolar, además de la modalidad general, en otras cuatro modalidades:

Tabla II. Datos de los subsistemas federal y estatal.
Ciclos escolares de 1981/82-1992/93
Ciclo
Jardines
de Niños
Ciclo
Jardines
de Niños
Ciclo
Jardines
de Niños
81/82
715
85/86
2,074
89/90
2,326
82/83
1,285
86/87
2,327
90/91
2,420
83/84
1,489
87/88
2,358
91/92
2,550
84/85
1,998
88/89
2,352
92/93
2,631

    1. General Coordinado (alternativas). Se brinda a las localidades rurales, no atendidas por el sistema regular ni por el sistema CONAFE. Esté se otorga a través de personal becado, egresado de centros de enseñanza de los niveles de bachillerato y técnico profesional.
    2. CENDI (Centro de Desarrollo Infantil). Que cumplen la función de guarderías, como continuidad de la educación inicial.
    3. Indígena. Es impartido en localidades consideradas de población indígena, otorgándose servicio bilingüe, de acuerdo con el programa educativo del nivel.
    4. CONAFE. Es impartido en localidades rurales que no cubre el sistema regular, a través de estudiantes egresados de centros de enseñanza técnica, mediante becas.
    A partir de los datos anteriores podemos afirmar que hoy, a principios del siglo XXI, la misión de la educación preescolar se ha fortalecido y se han alcanzado grandes beneficios a favor de la niñez jalisciense. Las realidades de nuestro estado, las necesidades y las investigaciones pertinentes han sustentado la educación que actualmente requiere la sociedad, así como la creación de las instituciones preescolares, llamadas jardines de niños.

Notas
1. La educación preescolar en México. Un acercamiento teórico. SEP. México, 1988. p. 104.
2. Justo Sierra fue nombrado, en 1901, subsecretario de Instrucción Pública; y, en 1905, ministro de ese ramo; puesto que desempeñó hasta 1911.
3. Ramón Corona designó como su representante ante el Primer Congreso Nacional de Instrucción a Luis Pérez Verdía.
4. Ramón Corona, en 1887, sentó las bases para el establecimiento de la Normal de Mujeres en el Liceo de Niñas y la Normal de Varones, la cual inicio sus labores hasta 1892.
5. En 1904 las dos normales se fusionaron con el nombre de Escuela Normal Mixta y, en 1911, de nuevo volvieron a separarse para unirse nuevamente en 1934 con el nombre de Escuela Normal de Jalisco.
6. El coronel Miguel Ahumada Saucedo, gobernó Jalisco del primero de marzo de 1903 hasta enero de 1911.
7. Enciclopedia temática... Op. cit. p 77.
8. Enciclopedia temática... Op. cit. p. 86.
9. José Vasconcelos fue secretario de Educación Pública del 2 de octubre de 1921 al 2 de julio de 1924.
10. AHSEP. Dirección de Misiones Culturales. Cursos por correspondencia. Cuestionarios. 1931. Exp. 58, caja 64 y Exp. 7, caja 86. Cita realizada por Sonia Ibarra y Oscar García Carmona en Ochenta años de educación pública federal en Jalisco. SNTE. Guadalajara, 2000. p. 137.
11. Enciclopedia... Op. cit. p. 99.
12. Ochenta años de... Op. cit. p. 141.
13. Enciclopedia... Op. cit. p. 128.
14. María Luisa Chavoya y otros. Perfil educativo en Jalisco. Universidad de Guadalajara. Guadalajara, 1997. p. 66.

Bibliografía
SECRETARÍA de Educación Pública. La educación preescolar en México. Un acercamiento teórico. SEP. México, 1988.
GOBIERNO del Estado de Jalisco. Enciclopedia temática de Jalisco. Gobierno del Estado de Jalisco (Tomo V). Guadalajara, México, 1992.
IBARRA Ibarra, Sonia y Oscar García Carmona. Ochenta años de educación pública federal en Jalisco. SNTE. Guadalajara, 2000.
CHAVOYA, María Luisa y otros. Perfil educativo en Jalisco. Universidad de Guadalajara. Guadalajara, México, 1997.