Principal | Índice

Educación Pública en México o el hundimiento del mejor buque del siglo XX...
(Este artículo fue solicitado a la autora como presentación al texto que sigue: Revolución a la derecha, de Axel Didrikson. Agradecemos a la Mtra. Loudes Bueno su disposición)

Lourdes Bueno Macías*
* Maestra en Tecnología Instruccional por la Universidad de Houston; secretaria técnica del Proyecto INNOVA de la Universidad de Guadalajara (UDG).

Eliminar las soluciones ficticias... descubrir y abordar los problemas
verdaderos; a partir de ahí, luchar contra un destino armado de manera
ficticia, pero que aniquila toda posibilidad de futuro... Y entonces,
recuperar la capacidad de conducir el propio destino, desde dentro, desde
los grupos sociales, desde el individuo...
V. Forrester, 2002

Externar una opinión en apoyo a la educación pública en todos los niveles educativos en este momento en México, cuando los indicadores que operan para el reparto, destino y resultados de la asignación presupuestaria a la educación es dictaminada por organismos internacionales bajo el esquema de sus propios intereses, es como amar en tiempos del cólera, sólo que sin la magia de García Márquez... sin embargo, o justamente por esto, tratar el tema de la educación pública en nuestro país, es deber que todo educador requiere plantearse si su ejercicio responde al compromiso para con la comunidad, para con el México verdadero, hoy, desestructurado, escindido, el México que ha sido dejado de lado para dar paso a la creciente gama de burbujas de artificios importados, clonados crecimientos, aislados del resto, que viven micro realidades seleccionadas, más por los manejos favorecidos de estrategias de subsidio disfrazados a los que más tienen, que por su capacidad de elevarse al plano del desarrollo propio.
    En este sentido, se analizaron recientes documentos de los organismos mencionados, así como las acciones realizadas a favor de la educación pública, especialmente después de la Conferencia Internacional sobre la Financiación para el Desarrollo, encuentro organizado por las Naciones Unidas, que tuvo la participación del Banco Mundial (BM), del Fondo Monetario Internacional (FMI), de la Organización Mundial de Comercio (OMC), la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Comercio y Desarrollo, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), las cinco comisiones regionales y otros organismos del sistema de las Naciones Unidas, así como representantes de la sociedad civil y del sector empresarial.
    Y en este crítico análisis desde este foro internacional se presentaron fuertes y sólidas voces que se erigen en defensoras de políticas sociales verdaderas, defensoras de políticas educativas que lleven impreso la búsqueda del beneficio social por encima de otras consideraciones, de políticas que protejan las dos únicas riquezas con que el ser humano puede enfrentar la vida: salud y educación para todos.
    Así, líderes comunitarios, trabajadores, jóvenes, grupos de mujeres, académicos y dirigentes de organizaciones no gubernamentales, exhortaron al BM a centrar sus esfuerzos en abordar estos problemas sociales. (...).
    Los consensos logrados en las discusiones, pusieron el acento en los siguientes rubros:

• El desarrollo es nuestra meta común compartida y este desarrollo incluye las dimensiones económicas, sociales, culturales y medioambientales.
• El desarrollo debe ser un proceso global inclusivo.
• Se requiere capacitación en todos los niveles: público, privado, federal, estatal, municipal, en los grupos indígenas, mujeres y jóvenes.
• La creación de puestos de trabajo es urgente y crucial.
• La habilitación y toma de poder de los grupos sociales es esencial para el desarrollo, especialmente de los grupos más vulnerables, incluidas las mujeres, pueblos indígenas y jóvenes.
• Es necesario fortalecer las relaciones entre el gobierno y la sociedad civil en un diálogo entre iguales.
• Es necesario abordar con urgencia el asunto de la corrupción, no sólo la corrupción de los marginados, sino, y especialmente, aquella que se da en las grandes esferas y que va sólo a la búsqueda de intereses por encima del hombre.

    Y por los resultados de este encuentro y su declaratoria final, que involucra tanto a países ricos como a los pobres, se determinó apoyar al sector educativo a través de diversas estrategias; sólo que estas no permean a los niveles debidos y la educación pública en México sigue su vigorizado camino hacia la privatización, en un movimiento solapado cuyos efectos han sentido ya los maestros y la población, y que sin embargo no ha provocado, todavía, una respuesta vigorosa por parte de la sociedad civil, ni del magisterio, ya no como gremio, sino como el grupo profesional que está más cercano a esas necesidades sociales hoy insatisfechas.
    Paradójico resulta que aún el Banco Mundial, con toda su dura política, además de lo anterior expuesto, haya determinado "otorgar" financiamiento que no llega al sistema de educación pública:

    Washington, 21 de marzo: El Banco Mundial aprobó hoy un préstamo de US $ 300 millones para ayudar al Gobierno de México en sus esfuerzos por mejorar la calidad de la educación inicial y básica y ampliar su cobertura en todo el país, principalmente en las áreas rurales, indígenas y urbano-marginales.

    Sin embargo, dentro de la administración gubernamental actual, los mecanismos creados, la asignación presupuestal orientada al sector educativo y el hacer de la Secretaria de Educación Pública, estas medidas paliativas tampoco llegan al sistema de educación, porque lo que se instala, cada vez con más fuerza, es una batida contra la educación pública en México, en todas sus formas.
    Y después de analizar la problemática social desbordada ya en muchos puntos de ésta, la llamada, "aldea global" ...los principales temas que ya suman consensos en la necesidad de modificar el estado existente son: el colapso de la vida comunitaria, la pobreza en el campo y la migración a las ciudades, las maquiladoras y "los Estados". Cómo los grupos de poder económico rebasan en mucho el poder de los Estados, hoy, desde la perspectiva de Forrester (2002), meros operadores de las grandes empresas. Cómo las dictaminaciones de organismos como el Banco Mundial (BM) y, especialmente, el Fondo Monetario Internacional (FMI) impone condiciones deshumanizadas para los países subdesarrollados mientras contempla unas muy otras estrategias para los países desarrollados; un ejemplo de esto son los enormes subsidios que en Estados Unidos son otorgados al campo y la estrecha relación existente entre estos dineros dados y los candados impuestos al ingreso de productos de otras naciones (especialmente México), candados que sólo procuran cuidar la producción interna. De la misma forma opera todo para la educación: en países desarrollados es totalmente gratuita, con equidad y calidad; para los demás, una educación ya prácticamente privatizada, sin necesidad, en México, de modificaciones de la Constitución. La realidad ha rebasado los escritos.
    De lo expresado existe la evidencia en Chile, con una educación pública municipalizada que tiene al país, hoy día, dividido en pobres y ricos; municipios con una educación de primera y donde "todos ponen" y todos sacan... Y municipios pobres, generalmente mineros, donde "nadie pone" porque nadie tiene, pero tampoco nadie se preocupa por poner... porque no hay nada que sacar...
    Entonces, lo que parecieran "bondades" de los organismos mencionados, el tratar de "suavizar" las duras políticas neoliberales, da paso a las directas "sugerencias" para que todo continúe hacia el cercenamiento de las políticas sociales, un doble mensaje que tiene a la política social mexicana aniquilada.
“financiamiento”    A continuación un esquema donde se refleja cómo operan los financiamientos a la educación pública, cómo son "dirigidos" los recursos "para la educación" sólo y exclusivamente a la compra de herramientas tecnológicas "de punta", cuando las carencias están en la formación y salarios de los profesionales de la educación; cuando las carencias tienen que ver con la ausencia de gabinetes de psicología en las escuelas; cuando las carencias son que los estudiantes siquiera permanezcan dentro del sistema y no salgan a laborar en el subempleo para contribuir al sustento familiar. Un diagrama que pretende mostrar cómo se procura la cobertura de educación básica, indispensable para un país maquilador y, al mismo tiempo, a través de diversos esquemas, se ha dejado sin presupuesto a la educación pública superior; desde la perspectiva del Rector de la UNAM (De la Fuente), una acción que de no modificarse será irreversible en poco tiempo. Esto es, existe una clara determinación que avanza hacia la privatización de la educación pública de facto.
    Como se puede apreciar en el cuadro anterior, la educación pública, producto de políticas económicas que rigen el proyecto social mexicano, está siendo guillotinada; por un lado, es innegable que desde organismos externos se ofrecen estrategias para el fortalecimiento de la educación básica, tanta y cuanta sea indispensable para llenar maquiladoras y urnas, que den legitimidad a la administración en turno... pero por el otro, se aniquila, a través de múltiples candados de financiamiento, a la educación superior; baste saber que en los años ochenta la Universidad de Guadalajara era responsable del 95% de la matricula de educación superior y que el año pasado este porcentaje sólo llego al 56%. Así, la cantidad de jóvenes que votaron por la alternancia, tenían, en un alto porcentaje, una base de formación más allá de secundaria; en pocos años, los electores serán adultos con sólo la secundaria terminada, esto es, la democracia mexicana será una democracia "maquilada"...
    Dada esta situación, resulta importante lo expresado por Joseph Stiglitz,1 en su más reciente publicación: La gran desilusión, libro que apareció en Francia el pasado 16 de abril de 2002 y refleja la errática forma en la que han sido orientadas las políticas económicas dentro de los principales organismos internacionales como el Banco Mundial. El libro cuenta la experiencia y las decepciones de Stiglitz con respecto a la forma en que los organismos económicos dirigen la globalización de la economía. Según él "hoy, la globalización no funciona. No funciona para los pobres, demasiados millones, en el mundo. No funciona para el medio ambiente. No funciona siquiera ya para la estabilidad de la economía mundial". Y agrega, "la globalización –la supresión de trabas al libre comercio concebidas para aportarle crecimiento económico a todos– puede ser una fuerza benéfica potencialmente capaz de enriquecer a cada habitante del planeta. El problema es la forma inequitativa, poco participativa e interesada como esta fuerza está siendo dirigida".

    La exigencia que se les hace a los países pobres de privatizar rápido aunque no existan las garantías legales para asegurar la competencia llevaron en Costa de Marfil a que se crearan monopolios privados y que las tarifas de los servicios subieran descomunalmente. Casi en todos los países en desarrollo las medidas del Fondo suelen acompañarse de un descontento social enorme, de desempleo y fugas de capital.

    Y la postura de los actuales dirigentes ante las determinaciones internacionales, además de no oponer resistencia, de no implementar con habilidad estrategias que posibiliten salidas alternativas, además de que no toman ventaja de las posibilidades existentes en un mundo donde los energéticos son el eje del desarrollo, además de todo lo anterior, juegan un peligroso malabar que termina por destruir un derecho que costó al país lustros, décadas de lucha, hoy casi perdidas:

    La desigualdad que persiste entre la población mexicana para acceder a la educación –siempre marcada por el nivel económico– es algo dramático, expuso el presidente Vicente Fox Quesada en el Congreso Mundial de Mujeres Empresarias; "en el sector de más alto ingreso, la asistencia al nivel universitario alcanza 45%; entre las comunidades indígenas y los municipios más pobres del país, ‘apenas uno de cada cien’ tiene esa oportunidad." "Esto nos marca con claridad dónde está el reto y hacia dónde debe orientarse el programa de becas", apuntó en la presentación ayer del programa del Fondo Nacional de Becas (FONABEC) en la residencia oficial de Los Pinos. "Un asunto de ‘estricta justicia social’ y distribución equitativa del ingreso, invertir en el sector educativo contribuye también a ‘garantizar la estabilidad’ –agregó–, es la educación..." Por ello, el secretario de Educación Pública, Reyes Tamez, y los operadores del programa de becas a tener bien definido los objetivos e ‘ir a buscar a aquellos jóvenes que, sin una beca, no tendrán ninguna oportunidad de llegar a la universidad’. Ahí está ‘el objetivo’ del plan de distribuir 300 mil becas este año, insistió Fox Quesada: buscar que "más y más jóvenes de escasos recursos puedan estar en la universidad".

    Otra vez, curas de botica para un enfermo de cáncer... Esta vez, el endurecimiento de políticas del exterior que sin dilación ponen en vigor instrumentadores nacionales. Por ello, considero relevante la lectura del artículo de Axel Didrikson, un profundo análisis sobre el derrotero que la educación en nuestro país está teniendo.

Nota
1. Joseph Stiglitz fue en 1993 asesor económico del entonces presidente estadounidense Bill Clinton, ingresó al Banco Mundial donde fue vicepresidente y jefe económico, y vistos los enormes atropellos y desigualdades provocadas, en enero de 2000 renunció "para no ser amordazado", después de que en plena crisis asiática cuestionara la política de las instituciones financieras internacionales.