Principal | Índice

Libros de texto gratuito y escuela pública
(Versión abreviada de mi trabajo de tesis para el Departamento de Investigaciones Educativas del CINVESTAV-IPN, presentado en mayo de 1996; para una información más detallada, consultar mi tesis de maestría: García, 1996. Los datos proceden de la Encuesta Especial sobre la Enseñanza Primaria, realizada por la UNESCO en 1991, citada en México, SEP, 1994)

Adriana Piedad García Herrera*
* Catedrática de la Benemérita y Centenaria Escuela Normal de Jalisco (ByCENJ) y asesora general de la Línea de Instrumentación Metodológica de la Maestría en Educación con Intervención en la Práctica Educativa (MEIPE), subsistema estatal de la Secretaría de Educación Jalisco (SEJ).

Cuando escuchamos hablar de los libros de texto gratuitos por lo general los asociamos con la escuela pública, pero ¿será una realidad la relación que en apariencia es inseparable? En lo que sigue voy a presentar la condición en la que se encontraban los libros de texto gratuitos en la particularidad de una escuela primaria de la ciudad de México al inicio del ciclo escolar 1993-1994, con el propósito de aportar algunos elementos de reflexión en torno al binomio escuela pública-libros de texto gratuitos.

Los libros de texto gratuitos
En nuestro país hay libros de texto gratuitos desde 1959, en la actualidad éstos llegan a todos los rincones del país y posiblemente sean los únicos libros con los que cuenten muchas de las familias mexicanas (Rockwell, et al., 1990: 15).
    Los libros de texto gratuitos se han concebido y presentado de manera distinta desde su primera edición. Fueron introducidos durante el periodo presidencial de Adolfo López Mateos. Constaban de un texto informativo y un cuaderno de trabajo en las asignaturas de: Lengua nacional, Aritmética y geometría, Geografía, Estudio de la naturaleza e Historia y civismo. A la par se elaboraron los instructivos por grado para el maestro, que contenían información sobre todas las asignaturas que se trabajaban en el grado.
    Los libros de texto gratuitos "representan un bien colectivo, destinado al servicio del pueblo y de la patria" (García Ruiz, 1962: 14). Con ellos se pretendía hacer de los niños los agentes de su propia educación, así como los elementos de enlace entre la escuela y los hogares, mientras se ofrecía la más completa igualdad de oportunidades educativas para los niños de todo el país (García Ruiz, 1962: 18).
    La primera reforma a los libros de texto gratuitos la promueve el presidente Luis Echeverría en 1972. En estos libros se pone el acento en la actividad del niño para el aprendizaje, se cambian las asignaturas por áreas y desaparecen los cuadernos de trabajo. Se incorporan a la estructura de los programas "los conceptos de educación permanente, de actitud científica, de conciencia histórica y de relatividad, y se ha puesto especial énfasis en el proceso de aprendizaje". (México, SEP, 1972: VII). Las áreas incluidas en el programa oficial de 1972 eran: Español, Matemáticas, Ciencias naturales, Ciencias sociales, Educación física, Actividades artísticas y Actividades tecnológicas.
    En la reforma de 1972 aparece el texto: Plan de estudios y programas de educación primaria (México, SEP, 1972), que contiene los fundamentos de la reforma, los programas desarrollados para primero y segundo grados y los programas sintéticos de tercero a sexto grados. También aparecen los Libros para el maestro, que corresponden a cada una de las siguientes áreas: Español, Matemáticas, Ciencias naturales y Ciencias sociales, para cada uno de los seis grados de la primaria. En dichos textos se mencionan los objetivos y fundamentos de las áreas que integran la reforma y, sobre todo, las orientaciones metodológicas para las lecciones.
    Este curriculum ha sido descrito por Macías (1990) como riguroso y conceptualmente exigente. El autor señala que los libros de texto les sirven a los maestros no sólo para introducir y describir conceptos, sino que también los proveen del contenido de las lecciones, los proyectos y actividades a través de los cuales pueden explicar, desarrollar y reforzar ideas.
    En 1992, el presidente Carlos Salinas de Gortari inicia una nueva reforma educativa. Se elaboran nuevos programas y materiales para la educación primaria, conservando siempre su carácter gratuito. En esta reforma se plantea la introducción paulatina de nuevos libros de texto gratuitos en las aulas escolares. Al inicio del ciclo escolar 1993-1994, al que exclusivamente me referiré en este trabajo, aparece el libro Planes y programas de estudio, que incluye en el mismo texto las áreas de: Español, Matemáticas, Ciencias naturales, Historia, Geografía, Educación cívica, Educación artística y Educación física, para todos los grados de la primaria.
    Con el nuevo plan de estudios se pretende organizar la enseñanza y el aprendizaje de contenidos básicos, entendiendo lo básico como: "aquello que permite adquirir, organizar y aplicar saberes de diverso orden y complejidad creciente" (México, SEP, 1993: 13). Con estos contenidos se intenta asegurar que los niños: "1o. Adquieran y desarrollen las habilidades intelectuales [...] que les permitan aprender permanentemente y con independencia, así como actuar con eficacia e iniciativa en las cuestiones prácticas de la vida cotidiana; 2o. Adquieran los conocimientos fundamentales para comprender los fenómenos naturales, en particular los que se relacionan con la preservación de la salud, con la protección del ambiente y con el uso racional de los recursos naturales, así como aquellos que proporcionan una visión organizada de la historia y la geografía de México; 3o. Se formen éticamente mediante el conocimiento de sus derechos y deberes y la práctica de valores en su vida personal, en sus relaciones con los demás y como integrantes de la comunidad nacional; 4o. Desarrollen actitudes propicias para el aprecio y disfrute de las artes y del ejercicio físico y deportivo" (México, SEP, 1993: 13).
    Con la renovación de libros de texto y materiales didácticos para las escuelas primarias, México se ha convertido en uno de los pocos países del mundo que distribuye libros gratuitamente y que, además, cubre la totalidad de la demanda.
    Este esfuerzo que ha desplegado la Secretaría de Educación Pública por dotar de materiales gratuitos a los niños y a los maestros de las escuelas primarias de todo el país ¿se ve reflejado de la misma manera en las aulas escolares?, ¿los maestros y los niños tienen estos materiales?, ¿los usan? A continuación describiré las características en las que se encontraban los libros de texto gratuito en dos grupos de tercero y dos de cuarto grado de una escuela de la ciudad de México, durante el primer semestre del ciclo escolar 1993-1994.

Un acercamiento a los libros de texto gratuitos en la particularidad de una escuela
El presente trabajo, que forma parte de uno más amplio, busca "vincular la investigación empírica al proceso de construcción teórica" (Rockwell, 1987: 26). El método es de tipo cualitativo y se inspira principalmente en el enfoque etnográfico y didáctico. La etnografía se utilizó como técnica "para recolectar, analizar y presentar datos", según lo menciona Paradise (1994: 73), con dos características que distinguen el trabajo etnográfico de otras maneras de investigar: "a). Un trabajo de campo marcado por el diálogo con el otro, y b). La elaboración de textos descriptivos y narrativos" (Rockwell, 1994: 3).
    Sin embargo, en contraposición de lo que pudiera pensarse de los estudios cualitativos, tomar datos de la realidad que a la vez se ordenen cuantitativamente, permite obtener tendencias, frecuencias, regularidades, que vienen a dar otro marco de interpretación de las ricas descripciones logradas a través de la etnografía. En lo que sigue haré referencia en especial a los datos cuantitativos que apoyan el acercamiento a los libros de texto gratuitos desde el enfoque cualitativo que se presentó arriba.
    El trabajo de campo se realizó en una escuela pública matutina del Distrito Federal ubicada en la Delegación Iztapalapa, al sur de la ciudad. Se seleccionaron los grados de tercero y cuarto para hacer las observaciones, con el supuesto de que en ellos no se encontraban las dificultades de la enseñanza de la lectoescritura o de la preparación a la secundaria, que marcarían la presencia y uso específico de ciertos libros de texto.
    Las observaciones se realizaron de manera discontinua durante cuatro semanas en el periodo de septiembre a diciembre del ciclo escolar 1993-1994. En cada grupo se observaron cuatro días de trabajo continuo, ello permitió ver cómo se iban usando los libros de texto durante toda la jornada y poder hacer un seguimiento en los días posteriores y encontrar secuencias.
    La observación que se realizó, en general, se puede considerar de período breve, pero intenso, ya que la presencia en el aula, y por ende en la escuela, fue de las 8 de la mañana (hora de entrada) a las 12:30 (hora de salida), de lunes a jueves, en una misma semana.
    Se hicieron registros de las variadas actividades que se realizan en esa escuela, entre ellos de 32 clases y 15 entrevistas con los maestros de la escuela, de donde se presentan los resultados de este trabajo.
    Al observar las clases, se tomaron notas de campo y se grabaron éstas; posteriormente, con la información de las notas y las grabaciones, se hicieron registros ampliados, tratando de recuperar y analizar lo que sucedió durante el período de observación –"descripción densa" como lo menciona Geertz (1992)–.
    Las entrevistas se realizaron como las concibe Woods (1987: 82): "conversaciones o discusiones, lo que indica mejor un proceso libre, abierto, democrático, bidireccional e informal, y en el que los individuos pueden manifestarse tal como son, sin sentirse atados a papeles predeterminados". Las entrevistas se hicieron sin grabación para facilitar el flujo de la información.
    Una vez que se empezaron a obtener datos, se hizo un bosquejo global de la frecuencia en la utilización de los libros de texto en las clases observadas, lo que dio como resultado algunas tablas que reflejan las principales tendencias y que orientan hacia otra forma de interpretación de los resultados obtenidos.

La presencia de los libros de texto gratuitos en la particularidad de la escuela observada al inicio del ciclo escolar 1993-1994
En nuestro país, el contar con libros de texto gratuitos en la escuela primaria ha establecido una relación inseparable entre la práctica docente y éstos, ya que por su carácter gratuito están presentes (por lo menos así se espera) en todas las aulas del país.
    Los libros de texto gratuitos que se utilizaron durante los últimos 20 años, fueron producto de la reforma promovida por el presidente Luis Echeverría en 1972. Esos libros, en particular de tercero a sexto grado, sufrieron pocas modificaciones desde el momento de su introducción. En el período al que se hace referencia en este trabajo se seguían utilizando en cuarto grado los de Español, Matemáticas y Ciencias naturales; y en tercero, los de Ciencias naturales y Ciencias sociales.
    A partir de 1992 se inició una nueva reforma en los contenidos y los materiales escolares a nivel primaria. Ésta ha sido gradual y está estructurada por fases.
    La primera fase (que se echó a andar en el ciclo escolar 1993-1994, que es precisamente al que se hace referencia), trajo consigo el cambio de programas y materiales en Español y Matemáticas para los grados 1o, 3o y 5o. En los grados 4o, 5o y 6o, en sustitución de los libros de texto gratuitos de Ciencias sociales, se introducen libros emergentes de Historia, que crearon una gran polémica y que al próximo ciclo escolar serían sustituidos por los definitivos para cada grado. También aparece un libro de Geografía para cada uno de los grados mencionados.

Tabla 1. Clases obsevadas por grupo
4º F
4º G
3º F
3º G
Total
Español
3
4
1
5
13
Matemáticas
4
1
3
4
12
C. Naturales
1
1
0
1
3
Geografía
1
0
1
0
2
Historia
0
1
0
0
1
Civismo
0
0
1
0
1
Total
9
7
6
10
32

    Esta introducción paulatina de los libros de texto dio como resultado, en septiembre de 1993, una diversidad y diferencia entre libros de la reforma de 1972 y libros nuevos presentes en los grados de tercero y cuarto de primaria. Sin embargo, esta presencia también se ve acompañada por variados libros de texto comerciales en las cuatro aulas observadas.
   A continuación se presenta un panorama de la presencia observada de los libros de texto gratuitos, en conjunción con los comerciales y otros materiales en la escuela de referencia:
    En total se observaron 32 clases en los cuatro grupos. Las jornadas se completan con Educación física, Educación artística, simulacros, festivales o festejos, que forman parte del trabajo cotidiano del maestro fuera del salón de clases (Mercado, 1989: 58) y de los cuales no se hablará.
    La Tabla 1 muestra el número de clases observadas en relación con las asignaturas y los grupos en que se presentaron.
    En cuatro días de trabajo se tiene un promedio de dos clases por día. Por lo general hay una clase antes del recreo y otra después.

Tabla 2. Clases observadas con y sin libro
Grupo
Clases
con libro
Clases
sin libro
Total LTG*
Total LTC**
Subtotal
4º F
1
5
6
3
9
4º G
0
7
7
0
7
3º F
2
2
4
2
6
3º G
4
3
7
3
10
Total
7
17
24
8
32
*  Libro de Texto Gratuito.
** Libro de Texto Comercial.

    En 24 clases se utiliza un libro de texto. Al interior se pueden distinguir entre los gratuitos y los comerciales. En la Tabla 2 se observa la distribución en el uso, correspondiente a cada uno de los grupos observados.
    Las clases con libro de texto representan el 75% del total. Gutiérrez Vázquez, et al. (1993: 92) encontraron una frecuencia de uso similar (70% de las clases) en la utilización de libros de texto gratuitos de Ciencias naturales.
    Sorpresivamente para los propósitos del estudio, se usaron con mayor frecuencia libros de texto comerciales que gratuitos. Sin embargo, el criterio de selección de las maestras para utilizar en la clase un libro gratuito o uno comercial resultó difícil de explorar.
    En la escuela observada, por tradición los maestros piden libros de texto comerciales para "apoyar" las actividades de las distintas asignaturas.
    En Español, las maestras de los cuatro grupos observados pidieron como texto de apoyo Aprender es divertido (3 y 4 respectivamente). El libro lo publica Noriega editores y abarca de primero a quinto grado del nivel primaria. También en los cuatro grupos observados pidieron el texto: Matemáticas para la escuela primaria (tercero y cuarto grado respectivamente), de Publicaciones Cultural que abarca de primero a sexto grado.
    Las maestras observadas también tienen un libro de texto comercial que, según señalan en entrevista, consultan como apoyo para sus clases. Las dos maestras de cuarto grado llevan el libro: Guía práctica 4; la maestra de 3o F, el libro: Repaso y aprendo 3; y la maestra de 3o G: Tip’s en fichas 3. Éstos contienen todas las asignaturas del programa de la SEP y ellas los consultan constantemente, sin embargo no son libros que hayan pedido a los niños.

Tabla 3. Uso del libro de texto por los niños y las maestras
Uso individual
del libro
Por conducción
de la maestra
Clases
sin libro
4º F
5
1
3
4º G
4
3
0
3º F
2
2
2
3º G
6
1
3
Total
17
7
8

    En las clases la forma más evidente de identificación de uso de un libro de texto es cuando los niños trabajan de manera individual con ellos. Los libros están presentes físicamente y se pueden identificar las actividades que se hacen en/con ellos. Sin embargo, al observar una jornada escolar completa, se pueden distinguir clases en las que el libro está presente de esta forma, pero a la vez en dónde se utiliza un libro de texto que los niños no tienen. En estos casos las maestras son las que coordinan el uso del libro y con él en la mano van dirigiendo el trabajo conjunto.
    De tal manera, otra distinción en la utilización de libros de texto se hace atendiendo al uso de los niños de manera individual y al uso por medio de la orientación de la maestra con un libro que sólo ella tiene. De 32 clases observadas en 8 no hay libros de texto presentes, en 17 los niños trabajan de manera individual con su libro y en 7 las maestras consultan un libro que los niños no tienen y dirigen el trabajo conjunto apoyándose en él constantemente.
    En la Tabla 3 se puede ver la frecuencia de su uso en las dos modalidades.
    En más de la mitad de las clases se usaron los libros de texto de manera individual; sin embargo, éstos tienen otro tipo de presencia, que representa el 21% de las clases observadas, en donde las maestras seleccionan un ejercicio de otro libro, que los niños no tienen, y con base en él se estructura la clase.

Tabla 4. Uso del libro de texto coordinado por la maestra
Maestra y grupo
Uso del libro
en copias
Apoyo
en el libro
Total
4º F
1
0
1
4º G
2
1
3
3º F
0
2
2
3º G
1
0
1
Total
4
3
7

   Las maestras, en ocasiones, sacan copias fotostáticas del ejercicio y les entregan una a cada niño, de esta manera ellos trabajan con esa hoja que muestra la presencia del libro de manera individual en la clase. Hay otros casos en los que las maestras tienen el libro a la mano y dirigen la clase apoyándose en el pizarrón y en el cuaderno de los niños; generalmente realizan el ejercicio seleccionado en la misma forma que el libro lo plantea.
    La Tabla 4 muestra la frecuencia de uso del libro de texto en las dos modalidades señaladas.
    La realidad observada muestra dos formas distintas de utilización de libros de texto: el manifiesto, en el que los niños trabajan con su libro; y el de apoyo, cuando la maestra consulta otro texto y estructura la clase en función de él.
    La intención es abrir la mirada a las diversas formas de uso de los libros de texto, por lo que llamaremos: clases con libro, cuando éstos estén presentes tanto en el trabajo individual de los niños, como en la forma de apoyo que las maestras los utilizan.
    En las clases en las que no hay libro se observó que se puede trabajar con otro tipo de materiales, como por ejemplo un video o figuras de papel que los niños han hecho, pero también hay casos en los que sólo se utilizan el cuaderno y el pizarrón.

Tabla 5. Relación de clases con el tipo de material utilizado
LT
individual
LT de la
maestra
Otros
materiales
Cuaderno
y pizarrón
4º F
5
1
1
2
4º G
4
3
0
0
3º F
2
2
1
1
3º G
6
1
2
1
Total
17
7
4
4
Las clases más frecuentes son las que se llevan a cabo utilizando un libro de texto de manera individual. Es el uso manifiesto. Las maestras organizan la clase en función de éste y cada niño trabaja con su libro.

    En la Tabla 5 se puede observar la frecuencia en la utilización de los distintos materiales, en relación con cada una de las maestras observadas.
    También se pudo observar que son más frecuentes las clases en que se utiliza el libro que sólo las maestras tienen. Tomar en cuenta este hecho hizo que se modificara la impresión de las observaciones iniciales, en las que parecía que los libros no se utilizaban, porque no se trabajaba todo el tiempo con ellos en forma individual. Sin embargo, una mirada más detenida muestra claramente la frecuencia de su uso como apoyo y también el papel tan importante que tienen, ya que orientan la selección de contenidos y el proceso propio de la clase.
    Se observaron clases, poco frecuentes pero significativas, de utilización de otro tipo de materiales que no incluyen libros de texto de manera directa en las secuencias. En cuatro clases se utilizó material que llama la atención de los niños por su aspecto novedoso o de posibilidad de manipulación, como por ejemplo: figuras de papel para doblar elaboradas por los niños, la proyección de un video, el uso de monografías, láminas para recortar y pegar, etc.
    Se observaron sólo cuatro clases en las que se usó, exclusivamente, cuaderno y pizarrón; esto contrasta con lo encontrado en otros contextos, como el de la escuela rural multigrado, por ejemplo (Ezpeleta y Weiss, et al., 1994), donde las clases observadas con cuaderno y pizarrón fueron las más frecuentes.

Reflexiones finales
Los resultados presentados nos hacen reflexionar en torno a:
    Lo sorpresivo de la presencia de libros de texto comerciales en las aulas, a pesar de que el caso particular observado es una escuela pública, en la que se podía partir del supuesto de un mayor uso en/con los libros de texto gratuitos. El esfuerzo de la SEP por dotar a los niños de materiales gratuitos, se ve acompañado del esfuerzo de las editoriales privadas que han ido modificando, a la par, los materiales que ofrecen a los niños.
    Un análisis sobre la calidad de los textos gratuitos y comerciales sobrepasa los propósitos de este escrito, pero es importante tomar en cuenta que más que revisar las características externas de los libros, los criterios de la comparación tendrán que partir de los enfoques, implícitos o explícitos, que contienen los textos y, por último, pero no por eso menos importante, los criterios del uso en la práctica docente de los profesores de primaria.
    La relación planteada al principio entre escuela pública y libros de texto gratuito, en este caso particular, va perdiendo la partida. De manera tal que el binomio escuela pública-libros de texto gratuitos adquiere matices específicos de complementariedad entre textos gratuitos y comerciales.

Bibliografía citada
EZPELETA, Justa y Eduardo Weiss (Coords.). Programa para abatir el rezago educativo. Evaluación cualitativa del impacto. (Informe final). DIE-CINVESTAV-IPN. México, 1994.
GARCÍA Herrera, Adriana Piedad. "Los usos del libro de texto en la práctica docente cotidiana de tercero y cuarto de primaria: un estudio cualitativo". (Tesis de maestría). Departamento de Investigaciones Educativas. CINVESTAV-IPN. México, 1996.
GARCÍA Ruiz, Ramón. "El programa escolar y los libros de texto", en: Cuaderno de informaciones técnico-pedagógicas para los maestros de educación primaria, vol. 1, núm. 3. SEP. México, 1962.
GEERTZ, Clifford. La interpretación de las culturas. Gedisa. Barcelona, 1992. [Antropología, colección Hombre y Sociedad, parte I: "Descripción densa: hacia una teoría interpretativa de la cultura"]. pp. 19-40.
GUTIÉRREZ Vázquez, Juan Manuel (et al.). "Libros de texto y estilos de docencia. Uso de los libros de Ciencias Naturales en el estado de Michoacán", en: Revista Latinoamericana de Estudios Educativos, vol. XXII, núm. 4, 1993. pp. 87-107.
MACÍAS, José. "Scholastic antecedents of immigrant students: schooling in a Mexican immigrant-sending community", en: Anthropology and education quarterly, vol. 21, 1990. pp. 291-318.
MERCADO, Ruth. "El trabajo cotidiano del maestro en la escuela primaria", en: La escuela, lugar del trabajo docente. Descripciones y debates, Elsie Rockwell y Ruth Mercado. DIE-CINVESTAV-IPN. México, 1989. [2a. edición].
SECRETARÍA de Educación Pública. Plan de estudios y programas de educación Primaria. SEP. México, 1972.
SECRETARÍA de Educación Pública. Educación básica. Primaria. Plan y programas de estudio. SEP. México, 1993.
SECRETARÍA de Educación Pública. Comisión Nacional de los Libros de Texto Gratuitos. 35 años de Historia. SEP. México, 1994.
PARADISE, Ruth. "Etnografía: ¿técnicas o perspectiva epistemológica?", en: La etnografía en educación. Panorama, prácticas y problemas, Mario Rueda Beltrán, Gabriela Delgado Ballesteros y Zardel Jacobo (Coords.). UNAM-CISE/Universidad de Nuevo México. México, 1994. pp. 73-81.
ROCKWELL, Elsie. "Etnografía y teoría en la investigación educativa", en: Para observar la escuela, caminos y nociones (Informe final). DIE-CINVESTAV-IPN. México, 1987.
ROCKWELL, Elsie (et al.). "Los problemas fundamentales de la educación básica", en: Educación básica: la reforma como un proceso integral. Documentos DIE, núm. 18, DIE-CINVESTAV-IPN. México, 1990. pp. 11-22.
ROCKWELL, Elsie. "La aproximación etnográfica: debates actuales", en: Cultura en la escuela. Escuela en la cultura, Luz Elena Galván. CIESAS. México, 1994. [En prensa].
WOODS, Peter. La escuela por dentro. La etnografía en la investigación educativa. Paidós/MEC. España, 1987. [Temas de educación, 2].