Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

15

(quince)

SECCIÓN

páginas

de la 31 a la 46 de 144

... el rollo

Guadalajara, México - Junio de 2001

Principal | Índice


La sociedad desposeída

Lourdes Bueno Macías*

* Maestra en Tecnología Instruccional por la Universidad de Houston; secretaria técnica del Proyecto INNOVA de la Universidad de Guadalajara (UDG).

...las islas tienen un silencio que se oye.

En realidad todo silencio consiste en la red

de menudos  ruidos que lo envuelve...

Italo Calvino

Pretender dar a la Educación la responsabilidad de educar en valores conlleva necesariamente al análisis del contexto en que tal propuesta se desenvuelve, y de los principios que rigen las determinantes económicas de las que se deriva la política educativa en nuestro país.

Por ello, los educadores y los administradores de la educación,(1) que no autoridades educativas en el funcionamiento del sistema de educación imperante, deben hacer una profunda reflexión de las condiciones que rodean al hecho educativo y analizar el statu quo, contexto en el que inciden fuerzas que se requiere desmenuzar para, manejando este conocimiento, plantear, desde la perspectiva de los educadores, un proyecto transversal de educación en valores que, considerando la dinámica social en que se moverá, tenga posibilidades reales de tocar las partes medulares del proceso educativo e incidir, no sólo en la formación de los estudiantes, sino que permee hacia las formas de ver y manejar lo educativo en la sociedad, con la inclusión del compromiso y trabajo de los maestros, los padres de familia y de todos los sectores sociales.

 

Contexto

Parte de la evolución social son las instituciones, organizaciones que la comunidad crea para su protección, pero en esa necesidad social de institucionalizar todas las áreas indispensables para su evolución y crecimiento, el núcleo social perdió el control, perdió la esencia y se ha dedicado a construir más muros que interiores, más torres que miradores, más cárceles que escuelas... y con ello ha logrado tener edificaciones con piedras y sin ideales.

Sólo una finalidad trascendente es ideal, y sin ideal no hay vida verdaderamente humana, ni para el individuo, ni para la sociedad. Y ese ideal debe brotar de las instituciones de nuestro espíritu y no de las del Estado.

Miguel de Unamuno

"La mediatización institucional es siempre necesaria para que el sujeto, en sus relaciones subjetivas, pueda vivir libremente. (Pero) que la satisfacción de las necesidades básicas sea el centro de la institucionalización es sólo el comienzo".(2) Lo que sigue deberá ser parte del desarrollo humano integral.

Las comunidades más primitivas estaban sólidamente constituidas por familias, pero la principal causa de toda cohesión, posterior a esas etapas históricas, ha sido la guerra.

B. Russell

Las sociedades han dejado de cohesionarse alrededor de la familia para hacerlo a través de la guerra como el aglutinante. La primacía de la economía en un sistema global de intercambios e interdependencias refuerza la hipótesis de una lógica de paz militar entre competidores, que se extrapola con la lógica de la guerra económica por la conquista de mercados y la división internacional del trabajo. Si bien, los conflictos armados están localizados y son acotados para delimitar sus efectos, en cambio, los conflictos económicos están totalmente globalizados, sin acotamientos y sus víctimas abarcan todas las edades y géneros sin distingo, que iguala a la devastación provocada. Y en esta guerra impuesta, los enemigos son todos los habitantes de la aldea global en vías de desarrollo.(3)

Los grupos sociales de países en vías de desarrollo han visto arrancados, no sólo su sentido de pertenencia y unidad, sino de su propia identidad, la confianza en sus capacidades y por tanto, su posibilidad de decisión, lo que ha conducido a estos grupos sociales a girar en torno a pertenencias ficticias, a integraciones artificiosas y, consecuentemente, a un sentimiento de deprivación constante.

Así, las decisiones sociales ya no están en las comunidades, ni en grupos locales o regionales, en cambio han pasado a ser la moneda de curso de las grandes economías, ya no países, ya no bloques, sino enormes consorcios, grandes capitales que manejan y, consecuentemente imponen criterios y parámetros para el desarrollo de los demás, todas las condiciones en que "debe" darse tal existencia de quienes habitan hasta el último confín del mundo.

 

Condiciones que rodean a la educación

Si en pocas palabras pudiésemos denominar este momento histórico, habríamos de decir que estamos en una situación de tránsito, caracterizado por desencanto e incertidumbre.

M. L. Piñeyro

Los modelos dominantes han dejado de lado las cuestiones éticas para centrarse sólo en el desarrollo económico. Los que nada poseen, amanecen en la urgencia de sobrevivir con el corazón y la mente heridos por la violencia y la exclusión; violencia que es dominio por la fuerza, pero que es también insolidaridad, es desamparo, es niños de la calle, es jóvenes que no encuentran otra respuesta que la evasión por la droga, sentenció Federico Mayor Zaragoza,(4) durante la inauguración del seminario internacional sobre gobernabilidad que reunió a representantes y alcaldes de ciudades de toda América Latina.

La globalización es inevitable e irreversible,(5) sin embargo, es paradójico que, hoy, cuando el mundo se establece como una nave única, un todo indivisible, se traza la línea divisoria entre ricos y pobres más marcada de la historia del desarrollo de la humanidad. La marcha de la tecnología y la integración internacional de firmas, empresas, industrias y bancos la aceleran.(6) En el sistema creado por el neoliberalismo, las oportunidades no son para todos los actores de la puesta en escena, sólo están para quienes participan de las decisiones del juego, es decir para los siete grandes, nunca para los países en vías de desarrollo.(7)

Así, a más de seis años de pertenecer al club de ricos que integra la OCDE, México no es más justo, más equitativo y, mucho menos, más desarrollado, por el contrario: el ingreso es considerablemente más bajo y mucho más desigualmente distribuido que en otros países de la OCDE, (...) el 10% de las familias más ricas reciben casi el 40% del ingreso total, mientras que el 30% de las familias más pobres reciben el 10% del ingreso total.(8) La zona rural en nuestro país se ha desplazado a la ciudad, pero su viaje no ha sido elegido, quienes han emigrado llevan consigo un sentimiento de pérdida, de fracaso, de vacío en la búsqueda de lo que se deja, de lo que saben se ha perdido: ellos mismos; porque en la ciudad no hay espacios para el hombre, los hay para algunos ciudadanos, los hay para algunos obreros, algunos empleados, los hay para ambulantes, catrines, tramposos, los hay para los señores, para los mendigos o los indigentes, pero no para el hombre.

Todavía te miro en el maizal, parado junto a las garzas que se ven volar... Jacinto Cenobio, Jacinto Adán, ¿que crimen estás pagando en la ciudad?

Pancho Madrigal

Como dice Juger:(9) la gran soledad de la persona singular es uno de los signos característicos de nuestro tiempo. Estas pérdidas hacen que la vida del hombre esté cercada, rodeada por el miedo que la empuja como si fuera un muro. Esto llena de diálogos los pensamientos, los diálogos del hombre consigo mismo, esto llena tal vez un diario, pero deja a la vida, vacía.

 

El porqué de "los sin valores"; una panorámica de los valores que permean la economía

A los desesperados por la marginación, se les ofrecen mecanismos mortales de supervivencia como son el miedo y el odio.

F. Savater

Se insiste mucho en que en nuestra sociedad hay una crisis de valores, pero esta aseveración, muchas veces dicha y poco analizada en la profundidad que merece, tiene mucho más de esas mentiras que por repetidas llegan a creerse.

 

Entonces, ¿es realmente cierto que en la sociedad actual hay una crisis de valores, o lo que ha sucedido es que los principios y valores utilitarios sobre los que descansan las determinaciones económicas mundiales y regionales han permeado a la sociedad?

Para conocer al hombre, hay que estudiar su vida social.

E. Cassirer

En el último informe de la ONU sobre el Desarrollo Humano, se expone que 358 multimillonarios de todo el mundo poseen una fortuna equivalente a la del 45 por ciento de la población más pobre del planeta, es decir a la de 2 mil 400 millones de seres humanos. Los 358 supermillonarios reúnen en sus alcancías la misma cantidad de dinero que el 46% de la población mundial más pobre, o sea de los 2.400 millones de personas más pobres del planeta. Sólo Bill Gates acumula más dólares que los que tiene toda la población de Afganistán (18 millones), de Chad (seis millones) y Bután (dos millones) juntos. La ONU define la pobreza como la situación en la que vive una persona que dispone menos de 400 dólares al año, es decir, que trata de sobrevivir con poco más de un dólar al día, de ellos se compone más de la tercera parte de la humanidad. Alrededor de 1000 millones de seres humanos no tienen acceso al agua potable, 2 mil 400 millones, es decir el 40% de la población, vive con insuficientes medidas higiénicas, 3 millones y medio de niños mueren cada año debido a la desnutrición,(10) hambre, para ser más claros.

No es posible quedar impasibles ante el hecho de que los países ricos, una cuarta parte de la población mundial, consuma el 70% de la energía del planeta, el 75% de los metales, el 85% de la madera y el 60% de los alimentos. El mundo hoy gasta más en jugar al golf (40 mil millones de dólares) que en las políticas sociales para la niñez (34 mil millones de dólares).

Lo que nos conduce a certificar que las economías de mercado instalada por los mercaderes de la economía,(11) manejan un doble discurso que la sociedad ha comprado, un discurso que dice de los "enormes esfuerzos" por ayudar a los países en vías de desarrollo, pero las acciones contradicen las palabras y los compromisos, un ejemplo de esto: El 50% de los créditos españoles FAD (Fondo de Ayuda al Desarrollo) entre 1977 y 1994, fueron destinados para ventas de material militar a países como Marruecos, Jordania, Somalia y Lesotho, mientras que para programas educativos se dio 40 veces menos...(12) Decía Mayor Zaragoza en la Conferencia de Copenhague: "No se puede aceptar que haya países que no quieran suprimir el negocio de las armas con la excusa de que se crearía más desempleo". Según un estudio hecho en USA, el dinero empleado en usos civiles, crea un 25% más de empleo que los militares. Según la ONU, un millón de dólares en usos civiles, produce 51.000 puestos de trabajo más que en usos militares, así que la economía basada en la industria militar resulta, estrictamente, otra estrategia de poder.

Sentadas ante las pirámides contemplamos la vida de los pueblos, inundaciones, guerras, sin pestañear...

Goethe, en Fausto (La noche de Walpurgis).

Las estadísticas nos presentan una panorámica que nos posibilita conocer que el sistema operante funciona para que no todos los seres humanos tengamos las mismas posibilidades, ni los mismos derechos, en contraposición a lo expresado en la Declaración Universal de los Derechos Humanos.

Si antes las familias, luego los Estados podían tomar decisiones económicas haciendo uso de su soberanía, hoy son otras "autoridades" las que toman esas decisiones. La economía global está manejada por un reducido grupo de capitales que decide, corporaciones transnacionales, bancos, grupos empresariales, dueños de medios de comunicación. Además están los efectos de las burbujas económicas especulativas, movimientos económicos que manejan los grandes consorcios a través de enormes cantidades de dinero no productivo, y que en un solo día puede mover más capital que el PIB de países poderosos, y dejar más empobrecidos a los países que, desesperados por algo de capital, "prestan" sus economías con la esperanza de que algo de la bonanza ajena quede.

Al hombre que centra su vida en el hacer dinero le da igual que el otro proceda de la montaña o haya sido cernido de la arena, con tal de que sea aceptado en todas partes con su mismo valor, y el hombre que cuida únicamente el goce, tampoco se preguntará si las ideas son del entendimiento o de los sentidos, sino sólo cuánto placer y de qué intensidad lo proporcionará durante el mayor tiempo posible.

E. Kant

Qué sucede en México

En México, podemos identificar varias explicaciones al estado de carencias y desarrollo social fragmentado:

Atribuir las causas de los problemas nacionales a la corrupción, puede ser una de las verdades de fondo, pero ésta puede emplearse para ocultar otras verdades. La corrupción y la falta de voluntad lesionan a la sociedad, pero no son los únicos golpeadores. Al atribuirle a una situación social un solo origen, corremos el riesgo de magnificarlo y hacerlo parecer invencible.

Román Morales

Sin pretender, no es el objetivo, hacer un análisis exhaustivo, podemos decir que, de acuerdo a lo arriba expuesto, a lo presentado en investigaciones como la de Ponce Vázquez y Román Morales y a las declaraciones de Amartya Sen, podemos resaltar como factores coadyuvantes a la situación económica en países como en nuestro:

  1. Insuficiente generación de la riqueza.

  2. Una inadecuada distribución de la riqueza existente.

  3. Fallas de mercado, no sólo de información y adecuación de las características de la oferta a las necesidades de la demanda.

  4. Estructura oligopólica predominante.

  5. Política social fragmentada, e inconsistente.

  6. Alta deuda externa.

  7. Políticas de inserción en la internacionalización económica vistas como condicionante central en la capacidad del desarrollo.

  8. Descuido estructural del sector agrícola, especialmente en las regiones productoras de básicos.

Las necesidades humanas funcionan como sistema, por lo tanto, en cuanto la satisfacción de una de ellas es afectada, todas las demás también se ven afectadas...(13)

Max Weber

Todo lo anterior ha derivado en un enorme desgaste social que ha hecho presa a la población, así, tenemos que este sector poblacional es afectado desde su ámbito individual y familiar, hasta el laboral y social:

  • Endeudamiento externo excesivo y, consecuentemente, un pago fuera de proporción de intereses y capital.(14)

  • Pérdida del empleo (en muchos casos se dio paso al empleo informal como única posibilidad de sobrevivencia).

  • Pérdida del patrimonio familiar (casas adquiridas con préstamos bancarios fueron, no sólo perdidas, sino que la deuda abarcó los activos familiares hasta la fecha).

  • Adelgazamiento de la clase media.

  • Polarización de grupos sociales con base en ingresos.

  • Fractura del ámbito familiar como resultante de lo anterior.

  • Abandono efectivo y afectivo del desarrollo de los hijos.

  • Consumismo como el medio de compensación afectiva y de estima.

  • Disfuncionalidad del núcleo familiar (en estos años las madres de familia han dejado sus actividades centradas en la familia para acceder a empleos, no siempre bien pagados, pero que contribuyeran al gasto familiar o, en muchos casos, sustituyeron el ingreso del padre de familia).

  • Aumento de la violencia intrafamiliar.

  • Niños y adolescentes incursionando en el ámbito laboral sin la legislación pertinente para ello, ni con la protección de la antes utilizada figura del aprendiz.

  • Este atraso legal y ceguera social de los legisladores ha ocasionado serios problemas de explotación infantil.

  • Aumento de la prostitución infantil. (En datos recientes del DIF, se reconoce que existen 17,000 niños en esta actividad, cifra oficial que no se acerca a lo real por cuanto esta actividad es, por obvias razones, ocultada aunque manifiesta en la publicidad que muchos sitios vacacionales de nuestro país tienen en Internet).

  • Resurgimiento de las pandillas como compensación al vacío de pertenencia familiar y necesidad de protección, puesto que bajo estas condiciones, las lealtades se trastocan, las integraciones giran alrededor de núcleos pervertidos, el adolescente, el niño, privados de la posibilidad de integrarse en su propia familia, traslada esa necesidad hacia otros núcleos: las pandillas, la drogadicción.

  • Delincuencia juvenil.

  • Aumento en el uso de estupefacientes entre los niños y los adolescentes, pero también de los adultos, de acuerdo a reciente encuesta del Sistema de Vigilancia Epidemiológica de las Adicciones, y El director del Centro de Estudios de Alcoholismo y Adicciones de la UDG expresa que el uso de cocaína está en peligroso auge en la zona metropolitana de Guadalajara.(15) Y esto incluye a padres de familia...

  • Embarazos en niñas y adolescentes, (de acuerdo con estadísticas recientes, una de cada 4 madres en Jalisco es adolescente).

No es suficiente aspirar a una ética humanista, hace falta reclamar una política humanista. El objetivo del Estado no es convertir a los hombres de seres racionales en autómatas, sino contribuir a la libertad del hombre.

Spinoza

 

Medios de comunicación

Como parte importante del contexto que rodea a la educación, está el tema de los medios de comunicación, desde la explosión de la información, la expansión de las tecnologías para la comunicación y el terreno sin medida de los medios electrónicos para la diversión que han penetrado en el comportamiento social de una manera silenciosa, pero efectiva, y han hecho devastadores estragos en la parte más vulnerable de la sociedad: los niños y los jóvenes, pero los adultos han sido también pieza clave por cuanto al desconocimiento de su larga complicidad.

Después de invertir dos años de investigación antes de pronunciarse con esta nitidez, la máxima institución pediátrica norteamericana, Academia Norteamericana de Pediatría (ANP), ha llegado a la conclusión de que:

El uso indiscriminado y prolongado de la televisión puede afectar a la salud mental, social y física de los niños. Cuando se aborda por ejemplo el problema de la violencia en la pequeña pantalla –advierte la doctora Miriam Baron, jefa del comité de educación pública de la Academia– se determina que una bala en el cuerpo psicológico del niño es un asunto de implicaciones serias.

La ANP ha comenzado a distribuir entre sus 55 mil miembros un cuestionario a modo de "historial mediático", en el que se incluyen cuestionamientos para los jóvenes pacientes como qué tipo de películas, videos, videos musicales o videojuegos suelen seguir con más frecuencia, así como el uso y tiempo que emplean en Internet. Hay, asimismo, explicaciones para los padres, con objeto de orientarlos en los peligros que tiene el uso solitario de los medios audiovisuales.

El propósito de los pediatras no es satanizar el uso ya imprescindible de esos instrumentos, sino lograr que –en ciertos tramos de edad– los padres acompañen a sus hijos, y logren suscitar con ellos un diálogo crítico de todo lo que se presenta ante sus ojos. De ahí que una de las recomendaciones más claras sea la del adecuado emplazamiento físico de los aparatos.

Según la ANP, los ordenadores y aparatos de televisión debieran estar siempre en habitaciones comunes de la casa, y nunca en los dormitorios de los niños, de manera que los padres puedan orientar y participar en el uso que los niños hacen de la televisión y el ordenador. Plantear este ideal a una sociedad que parece haber impuesto el trabajo profesional a destajo de ambos cónyuges fuera del hogar, parece una utopía. Pero los pediatras pueden alegar que ellos cumplen con su trabajo científico... y la imaginación para hacer posible lo que proponen es asunto de los políticos.(16)

Como parte de todo lo anterior, de las condiciones sociales, del manejo irresponsable de los medios de comunicación, y de la yuxtaposición de los valores utilitarios de la sociedad del consumo y libre mercado, por encima de los que hasta hace pocos años se tenían como válidos y operantes, pueden verse los efectos negativos en muchos grupos sociales, uno de los más graves resultan los casos de adolescentes que, armados física y mentalmente, han agredido y dado muerte a compañeros de escuela y profesores en varios puntos de Estados Unidos, una situación de la que no se ha querido buscar el común denominador existente y que ha sido tratada como "casos aislados" de locura o violencia "inexplicable". Y esto, que pareciera lejano en la geografía, no es más que un adelanto de lo que pudiera suceder en nuestro entorno de no tomar otros caminos, de no enfrentar con las estrategias necesarias y pertinentes la problemática social generada.

Miedo... odio... estas facetas de la desesperación responden a una estricta lógica de sobrevivencia, no a una maligna perversión de la voluntad.

F. Savater

Entonces, si la vida de muchos, pero sobre todo de los mexicanos ha sido modificada, desde la forma hasta el fondo, si se han trastocado las condiciones sociales de la población, si la resultante de las determinaciones económicas de los grandes poderes mundiales obedece a una falta total de ética, ¿por qué se pretende que en esta misma sociedad vapuleada desde el exterior, reventada en el interior, se haga uso de valores distintos a los que permean en las grandes directrices mundiales de la economía y que son "bajadas" al nivel de la cotidianidad por sus efectos? ¿Es a esta sociedad maniatada a la que se le pregunta ¿dónde quedaron los valores de la familia, los valores en educación?

Y es en este contexto en el que a la educación se le ha dado la tarea de educar en valores, educar al niño como se desea al hombre del mañana, cuando el hombre de hoy no es otra cosa que piel arrancada a tirones del ente omnimisado expuesto a laceraciones que le han dejado en la agonía.

 

Educación transversal; Ética, códigos morales, conciencia individual y cívica; Valores

Sin embargo, el hombre es más, mucho más que la objetivización reduccionista que de él se ha pretendido hacer. Los educadores, a pesar de todas las circunstancias siguen siendo los profesionales que, a través de su práctica en la escuela pueden llegar a modificar desde los enfoques hasta las conductas y, en este sentido, para fortalecer el planteamiento de que sólo el hombre es capaz de rescatar al hombre. Este trabajo pretende llegar a la propuesta de una educación transversal, una educación en donde los valores estén entrelazados, no en espacios acotados del currículo, sino como ejes transversales que, entreverados con la vida diaria de las escuelas y de lo que en ellas suceda, logre que la práctica educativa, sea mucho más que lo marcado en un programa, en un currículo, y posibilite la construcción de aprendizajes y experiencias para el fortalecimiento de valores para ser, vivir y convivir. Es decir, una vivencia cotidiana que tenga a los valores como los constantes básicos de todas las actividades, de todas las relaciones sociales, que fortalezca el desarrollo del individuo y de la comunidad. Y si de valores se trata, de asuntos en donde la ética tiene sus dominios y la filosofía rige, se hace necesario, sin abundar en el tema, partir de supuestos teóricos que orienten esta propuesta.

De acuerdo a Beltrand Russell, la ética se diferencia de la ciencia en que sus datos fundamentales son los sentimientos y emociones, no las percepciones. Esto hay que entenderlo en sentido estricto, es decir, que los datos con los que trabaja la ética son los sentimientos y las emociones mismas, no el hecho de poseerlas, por tanto, un juicio ético no constata un hecho.(17) Es fácil ver que los sentimientos son relevantes para la ética; si consideramos la hipótesis de un universo puramente material, sin sensibilidad, este universo no sería ni bueno ni malo, nada, no tendría signo. La ética, está ligada a la vida del hombre, al hombre material, pero también al hombre sensible, al hombre de las obras y de las emociones, entonces, un mundo compuesto por las emociones y los sentimientos, por felicidad y dolor, por esperanza y temor, es el mundo de la ética.

Ética es filosofía de la conducta, en donde conducta es la actividad que despliega el hombre en forma consciente; así el hombre se percata de la conducta consciente por sus actos, sabe qué actúa, para qué actúa y cómo actúa, y en estos tres elementos se funda la conciencia de la acción.

Miguel Bueno

Pero este mundo de la ética está muy distante del mundo de la moralidad oficial inculcada por la jerarquía.(18) Las creencias éticas pueden distinguirse por tener dos orígenes, uno político y otro relacionado con las convicciones personales y, de esta última deriva la moral cívica, esa que hace posible la convivencia humana, la convivencia social –así Russell continúa–, sin moralidad cívica, la supervivencia de las sociedades no tienen valor, por lo tanto la moralidad cívica y la personal son fundamentales para un mundo feliz.

Ya en los terrenos de los códigos morales, el asunto cambia pues estos son establecidos por cada grupos social de acuerdo a cada comunidad y en cada momento de su desarrollo. Y, por tanto, los códigos morales han cambiado enormemente en las diferentes épocas y lugares: La práctica del canibalismo fue casi universal en una época; Confucio sostenía que era inmoral que un hombre rechazara un puesto público lucrativo si éste tenía padres que sostener y a quienes debía proporcionarles una confortable vejez; A los primeros que lucharon contra la esclavitud se les llamó impíos...

Entonces podemos ver que los códigos morales tienen que ver, estrechamente, con la evolución de una determinada sociedad y que no son inmutables, como polo de atracción de los derroteros que los códigos morales tomen, estará la dinámica social de cada comunidad. Y una ética basada en códigos morales es tan insuficiente como una ética basada en la conciencia individual.

La idea de humanidad reviste la acepción formal de todo valor, y su papel consiste en coordinar las expresiones que, por su naturaleza, la realizan, ellas no son, ni pueden ser otras que los valores, por lo cual la idea de humanidad representa la unificación de los valores. El fin supremo de la vida, no es un bien o valor concreto, sino el conjunto de todos los bienes o valores, permanecer con uno solo, equivale a sacrificar los demás y la visión que puede ofrecer de la vida es siempre unilateral.(19)

De acuerdo con lo expresado por Efraín Luna Morfín, los valores son una realidad en el orden del ser, del ser real, del ser de las cosas, del ser del hombre en lo individual y en lo social.

La ética no es un código, sino una perspectiva para la reflexión práctica sobre nuestras acciones, y también una estrategia de inmortalidad para los mortales.(20) No consiste en un conjunto de normas: en la vida ética todas las situaciones son excepcionales porque se refieren a lo irrepetible y único de la libertad humana.

Como puede verse, cimentar los programas de educación en una educación transversal que integre los valores en la práctica educativa cotidiana, que esté presente en todas las acciones que se desarrollan en el ámbito escolar, resulta complejo; no es asunto de espacios acotados en el currículo, por tanto, no puede dejarse que los administradores de la educación ofrezcan talleres de valores, cursos de valores cuando a las acciones que se derivan de sus decisiones no las ha permeado una ética que mire la tarea del educador como prioritaria y valiosa, que vea la actividad educativa como una de las más altas actividades del ser humano, pero para ello, es indispensable el fortalecimiento de la responsabilidad en todos los ámbitos del ser humano y, por tanto, se debe reconocer las diversas formas en que se efectúa (ver tabla):

Del deber ser

Cumplimiento

Violación

• Aspecto psicológico.

• Satisfacción.

• Remordimiento.

• Aspecto social.

• Solidaridad.

• Rebeldía.

• Aspecto religioso.

• Justeza.

• Pecado.

• Aspecto jurídico.

• Legalidad.

• Delincuencia.

Otra dinámica fundamental que debe ser considerada, es la que se produce entre libertad y deber. El concepto de libertad natural es el ser de los animales, mientras el deber ser se expresa en normas que limitan, en el hombre, la libertad natural.(21)

Y en los esfuerzos realizados, debe tenerse presente que, de acuerdo con Savater:

  • El destino de la conducta no es ser perfecta, sino siempre mejor.

  • La vida es la catarsis de los elementos negros y la catálisis de los blancos.

  • La elección entre una conducta negativa y una positiva depende de ese imponderable que se despliega frente a los problemas vitales y las circunstancias que rodean a cada situación.

  • El estudio de las teorías éticas constituye la mejor preparación para discernir entre lo bueno y lo malo.

  • Cada acto de la vida se realiza en circunstancias distintas que requieren una aplicación investida por las virtudes éticas más selectas del individuo.

  • Para reconocer éstas, se precisa de un buen sentido para reconocer las situaciones y voluntad para conducirse positivamente frente a ellas.

  • El aprendizaje de las doctrinas éticas constituye una base para la formación de la conciencia individual y social, pero no determina por sí solo su ejercicio.

  • Este se determinará en razón directa del juicio casuístico.

El ideal es que el alumno pueda interactuar con otro tipo de agentes y situaciones como la familia, su comunidad y los medios de comunicación de una forma crítica y propositiva. Una vez logrado esto, ya con una organización axiológica fortalecida, el niño y el adolescente estarán preparados para integrarse en el juego de ofertas de valores utilitarios promovidos por la sociedad de consumo.

 

3. La educación, un hacer colectivo

¿Qué debe estudiar el individuo si va a vivir en una sociedad en la que tomar una decisión por sí mismo, el ganarse uno la vida, desarrollar su propia personalidad, son hechos casi imposibles por la compleja red de interdependencias? ¿Qué se tendría que saber para ejercitar una ciudadanía democrática en tal sociedad? La tecnología al imponer métodos de reproducción masiva en todo tipo de vida, la despersonaliza y la desmoraliza. ¿Cuál es la verdad de la condición humana en la moderna cultura tecnológica?

Strike y Egan

Así, no es fortuito que los sistemas educativos actuales estén centrados en los currículos tecnológicos en detrimento y extinción de las áreas humanistas; parecería, a ojos de este enfoque, que no es relevante que un ingeniero en sistemas conozca y analice para su introspección la ética de su ejercicio profesional, se piensa, como supuesto aceptado, que los médicos deben hacer el juramento de Hipócrates como resultante de la concientización de la ética necesaria para el ejercicio de la medicina, pero qué sucede con todas las demás profesiones. Lo que hoy existe ¿querría decir que los demás profesionales, están exentos de una ética que rija su hacer laboral? Qué sucede cuando un egresado de cualquier carrera ha dejado de ver la importancia social de su área profesional, cómo integra su desempeño en la construcción comunitaria, qué espacios otorga a la colaboración solidaria con su sociedad, cuál deber social resulta de la gratuidad de su formación, en qué medida se siente comprometido hacia otros que requieren de su apoyo para logros que este profesional ya ha obtenido?(22)

En las universidades la matrícula en las áreas que nutren los sectores productivos son las más solicitados, en cambio, qué pocos son los que hoy, en esta dinámica social, optan por estudiar historia, literatura o filosofía, qué pocos son los que en una sociedad en la que es venerada la materia, su intercambio, comercio, precio y sobre precio, tratan de encontrar en el espíritu del hombre, las respuestas que el hombre de esta sociedad requiere sin saberlo, respuestas a preguntas sin hacer, a cuestionamientos no manifiestos, pero que devoran el alma del hombre.

La industria, el comercio... todo eso se hace con espíritu. ¿Y el espíritu, con qué se hace?

Unamuno

En olvido casi absoluto a las etapas en que a la educación se le daba un acento humanista y, desde luego, esto se puede ver al analizar los currículos humanistas propios del modelo francés de la preguerra, que no pusieron el acento en las ciencias, las matemáticas ni en la incorporación de la tecnología, sino en el desarrollo del hombre... lo demás, se obtuvo, con creces, por consecuencia.

...la educación debe abrazar mente y cuerpo, razón e imaginación, necesidades intelectuales y de instinto...

H. Marcuse

Hay un problema de confianza respecto a que la escuela realmente sea capaz de modificar las condiciones de vida provocadas, a veces por las condiciones ya vistas párrafos arriba, de la familia, pero sobre todo por los medios de comunicación y las condiciones sociales que rodean al hecho educativo, porque no se puede negar que los valores y los antivalores los aprenden los niños y los jóvenes, mucho más en el medio en que viven a diario, que de la escuela, expresó M. Martínez en el Seminario sobre Valores de la OEI.(23) Así, las relaciones del niño y del joven han sido modificadas, lo que hasta hace unos años era, hoy tiene otras dimensiones que deben ser analizadas.

Las relaciones humanas son la parte medular de la educación en estrecho vínculo con ese entramado existente entre ética y sociedad que proyecta un doble significado, las normas éticas se destinan a regir la convivencia y, recíprocamente, las formas de relación determinan las concepciones éticas, así se consolida el nexo permanente de ética y vida social. Por tanto, para un hacer educativo que pueda tener viabilidad en la solución de la problemática planteada, es necesario tener presente las relaciones más significativas que se entrelazan para formar la vida social, espacios de convivencia que la escuela debe considerar (ver tabla):

Relaciones

Estado actual

Familiares

Fracturadas y disfuncionales, no por cuanto la contraposición con los llamados hogares "modelo", sino porque la familia actuales, con sus condiciones únicas, madres solteras, padres divorciados, ausentes, no se reconocen, tampoco se integran en su propio núcleo familiar.

Escolares

Sin cohesión de grupo ni sentido de pertenencia y valorización del ámbito educativo. Aquí, el papel asignado a los maestros por la sociedad ha mermado su función y posibilidades.

Laborales

Son conminadas a la competitividad exacerbada que entorpece el desarrollo de valores como la amistad, solidaridad, generosidad.

Correligionarias

La práctica colectiva de rituales religiosos queda como espacios todavía fuertes, sin embargo acotados a ejercicios externos sin vínculo en la comunidad.

Comerciales

Salarios bajos, escaso empleo y una sociedad basada en el consumo son las condicionantes de este rubro.

Deportivas

Son escasos los espacios para este tipo de relaciones, se limitan a escuelas de altos ingresos económicos, a clubes privados y para la población mayoritaria en el pasivo acto de visualizar juegos a través de los medios de comunicación electrónicos.

Políticas

La falta de credibilidad fue en años anteriores la constante, ahora se pretende consolidarla a través del ejercicio del cambio democrático, pero la participación política del ciudadano promedio está reducida a la emisión de un voto, pocas veces reflexionado.

Profesionales

Estas relaciones se expresan de mejor manera, pero también y desde luego, basadas en el sistema de mercado existente.

Artísticas

De igual manera que para los espacios deportivos, pero acrecentado. Cada vez es menor la importancia que quienes tienen a su cargo el presupuesto y conducción de la cultura dan a su difusión, sumado a esto, las tendencias impuestas derivan en una pobre actividad cultural tanto en las escuelas como en el sistema gubernamental.

Sociales (en el sentido ordinario)

Estas eran dadas alrededor de causas e intereses comunes, ahora reducidas a escasas y muchas veces agresivas (pandillas) expresiones de grupos poblacionales, en otros casos, en los han sido fortalecidas es a través de la comunicación electrónicos como Internet.

Sindicales

Son, en su mayoría, no el peso social que equilibra al hombre con el poder, en cambio se han convertido en otro sector de poder que se suma al patronal, y no crea espacios de relación igualitaria.

Gregarias

La conformación de enormes grupos poblacionales ha diluido este tipo de relación hasta sólo hacerla lo estrictamente indispensable. Se ha terminado con parte medular de las reglas de convivencia que permearon la vida de generaciones atrás.

Como se puede apreciar en este cuadro, las relaciones que hasta hace poco eran dadas por la dinámica social prevaleciente, hoy deben ser reconstruidas, no a manera de recuperación de lo pasado, en cambio sí como la construcción innovadora de formas de relación que aprovechen los avances tecnológicos, que rompan inercias de negatividad castrante y que procuren la convivencia humana como la posibilidad real de habitar la ciudad y la utopía del hombre.

Pedimos a la ciencia misterios y milagros y al llamar sacerdotes a los que la infunden, propendemos a hacer de su enseñanza una liturgia.

Unamuno

Nos hemos acostumbrado a escuchar a los adultos hablar sobre los jóvenes que constituyen una generación apática, individualista, desinteresada, sin proyectos, viviendo una cultura del hoy. Y sin embargo, sabemos que nuestra sociedad vive lejos de los adolescentes y jóvenes, a quienes se les impone sobre sus hombros la construcción del futuro, un futuro que los adultos de hoy están abonando con este presente, un presente de devastación sin igual. ¿Desde qué concepciones se construyen esas imágenes de los jóvenes y las responsabilidades que se les cargan ignorando su realidad actual?

 

Los valores en la educación, vivencia diaria desde la comunidad, el sistema educativo, hasta el salón de clases; una propuesta

La educación, entonces, debe comprometerse a la reformulación, junto con otros actores sociales, de una ética para la vida, no de la cooptación de espacios para la enseñanza de ella, sino de la inclusión de su práctica desde todas las áreas de desarrollo del ser humano, colaborando a formar un espíritu crítico que se pregunte los por qué y para qué, y que construya la transformación de la condición actual.

La propuesta de una educación transversal, de una educación en valores deberá, por tanto, estar sustentada en una estructura curricular y de diseño de programas desde y hacia los valores, no sólo en la parte teórica de la planeación, sino y sobre todo será necesario operar estos programas desde el enfoque filosófico de los valores, un rediseño del sistema educativo, porque otro planteamiento, la palabra traicionada, en lugar de las acciones éticas en el hecho educativo, será otra simulación, de autoridades, de administradores, simulación en la que el maestro no debiera estar involucrado; la participación del maestro podrá darse cuando exista la decisión política de un hacer en congruencia con esos mismos valores que hoy pretenden ser "enseñados" en talleres de caducidad pronta, y que sólo son la fachada detrás de la cual, serán, otra vez, el maestro y la educación, los culpables de su fracaso, motivo buscado para una manipulación tecnocrática y eficientista que acote, aún más, el hacer educativo en la formación integral y el desarrollo del hombre.

La calidad parece articulada casi exclusivamente con el limitado mundo de lo mensurable.

Esta sociedad que poco puede hacer para cambiar las condiciones de inequidad e iniquidad existentes, primero porque no le son posibilitados los espacios de reflexión para llegar a conclusiones en las que analizando las causas reales y los graves efectos, pueda volver a ser dueña, otra vez, de sí misma, y entonces, si no modificar, por lo menos que esté en posibilidad de saber cuál es el fondo de las complejidades que vive.

Así, lo primero que deberá procurarse, si es que de verdad es interés de la educación la educación transversal, el fortalecimiento de los valores en la formación de niños y jóvenes, será un giro en el enfoque primigenio de los haceres en la planeación y estructuración de los programas, la inclusión de todos los participantes del hecho educativo en esta tarea, no desde la operatividad a la que los maestros han estado conminados, sino en la activa participación que integre experiencias, saberes y propósitos hacia la construcción colectiva de la educación transversal.

Educar en valores no es la exposición de valores, ni la existencia de cuadros curriculares donde se expliciten verbalmente los valores, el cambio será centrarse en las condiciones que debe reunir la escuela para que el proceso educativo pueda darse desde el aprendizaje y la construcción del sistema de valores para la vida y la convivencia con los demás, promover el diálogo, el debate, el respeto a la persona y a su autonomía, la aceptación del otro con igualdad de condiciones que uno mismo, no sólo la tolerancia, sino la inclusión, en el sentido de la ética individual y social.

Educar en valores, no es una tarea nada fácil cuando se compite con la televisión donde los mensajes y contenidos invitan al consumo antes que a la solidaridad, a la perfección física y al acceso de estatus económico, antes que a la aceptación de los límites de cada uno. Y aunado a lo anterior, la propia familia, el grupo de amigos con que el estudiante convive a diario, no reflejan, ni practican actitudes justas o solidarias.(24)

Cuando se diseña un sistema educativo en el cual el niño y el adolescente son sus principales destinatarios, sus necesidades, y particularidades deben ser consideradas. Si nuestra propuesta es educar y no instruir, si apostamos a la formación integral y no a la capacitación fragmentaria del ser humano, tenemos que asumir el desafío de comprender las motivaciones e inquietudes profundas de los niños y de los jóvenes, y no conformarnos con descripciones cuantitativas, ni con aproximaciones inmediatas y prejuiciadas sobre ellos.

En este sentido, al hablar de la educación y de la escuela, tenemos que hacerlo desde una mirada que no la descontextualice para realizar un análisis abierto de su crisis interna, producto de su interacción social. Ya no pueden darse las mismas respuestas a problemas viejos y los nuevos que han surgido de la dinámica social actual. El hacer de la comunidad educativa debe regenerarse desde esta perspectiva, pues todo alrededor ha cambiado y, no siempre, para bien, por tanto, el sistema educativo en su conjunto, cada elemento del todo debe ser reorientado para lograr la construcción de una educación en valores, no los que son filtrados en las determinaciones económicas y políticas, sino aquellos que hacen ser al hombre.

Por tanto, deberá preguntarse qué papel debemos darle al educador bajo este nuevo esquema, deberá preguntarse sobre la pertinencia y calidad del sistema de educación actual, de los programas, de las prácticas educativas, de los objetivos y lenguajes de la escuela, de las nuevas interacciones surgidas.

Hablar de la escuela del futuro implica atender a los nuevos elementos de la sociedad global que se entrelazan con la actividad escolar y que le exigen a la escuela profundos replanteamientos, no sólo en su papel y su sentido histórico, sino, además, en la manera de operar en los contextos culturales específicos. Pues no podemos olvidar que los desarrollos de la ciencia, la tecnología y la cultura también hoy exigen ser recontextualizados por la práctica de la sociedad en su conjunto. De la manera como se dé esta interacción y cómo se entrelacen esos elementos, dependerá la construcción de una teoría coherente y con sentido para nuestro tiempo y nuestra práctica.(25)

Por otra parte, hoy en día se ha fortalecido la relación entre la educación y la producción, la eficacia y la eficiencia se vuelven así centro de ocupación, en detrimento de la calidad como el proceso a buscar. Es decir, se corre el riesgo de acotar el campo de la ética.

Una educación de calidad es aquella cuyos contenidos responden adecuadamente a lo que el individuo necesita para desarrollarse como persona intelectual, afectiva, moral y física, y para desempeñarse adecuadamente en los diversos ámbitos de la sociedad. Una educación de calidad es la que permite la construcción del conocimiento habilitante de la convivencia de lo mensurable y lo inconmensurable que encierra el acto educativo, y nos remite entonces nuevamente al principio de la formación integral como principio rector del sistema educativo. Es la que nos coloca en el camino hacia otra versión del mundo, "un mundo en el que quepamos todos", y del que nadie sea excluido, en donde además la vida sea de la mano con la dignidad.(26)

La formación integral no es excluyente ni se contrapone a la formación para el mundo del trabajo, pero sí exige una voluntad explicitada para conservar su propósito formativo. La formación integral debe ser uno de los pilares epistemológicos del sistema educativo, si el mismo no quiere fenecer bajo el interés inmediato del sistema de mercado.

En los últimos años el fenómeno de la información, la explosión y almacenamiento de la información, ha derivado, en el mejor de los casos en la pretendida construcción de la sociedad del conocimiento, una sociedad donde el conocimiento es ya el valor agregado, lo que ha desplazado la posibilidad de la construcción de la sociedad del aprendizaje, que priorice enseñar a aprender, a pensar, a ser y a convivir.

Para ello, una nueva e innovadora formación docente se hace indispensable, favoreciendo la participación de los maestros en la construcción de sus propios conocimientos en el marco de las nuevas interacciones y con un enfoque integral, ya no la fragmentación en los programas de actualización y capacitación, ya no los espacios privilegiados donde el programa de Carrera Magisterial otorga un puntaje más alto por una formación endogámica (dada por la SEP) en detrimento de la formación universitaria. Ya no la acumulación de puntos para la obtención de un salario, sino en la búsqueda conjunta de mejores estrategias de formación docente que incluya también y, desde luego, la educación transversal en sus propios programas de actualización.

Pero estos esfuerzos para innovar la formación docente, si no son modificados los actuales en la dinámica cotidiana de las escuelas, topará contra el muro de la operatividad escolar, donde la vida académica y administrativa dista en mucho de ser democrática, dista en mucho de estar cimentada en el respeto a la tareas docente.

Lo que hoy existe, es una educación de respuestas cerradas que no conducen a nada, por ello, debemos abonar el terreno educativo para lograr lo que Paulo Freire llama una educación de preguntas, porque esta es la única educación creativa y apta para estimular la capacidad humana de asombrarse, de responder a su asombro, y resolver sus verdaderos problemas esenciales, existenciales en la construcción de su propio conocimiento.

La participación de los medios de comunicación en un compromiso para con la comunidad, para con la educación, resulta fundamental para la viabilidad del programa, de otra suerte, será ir tirando hacia polos opuestos, un desgaste de fuerzas que no redundaría en los beneficios requeridos.

Los derechos humanos son producto de luchas sociales, de múltiples y hondos conflictos que han llevado a la humanidad a una conciencia de la necesidad de regular las relaciones sociales. Y ellos mismos no están exentos de dilemas y tensiones. Es por esto que desde la perspectiva de los derechos humanos, el docente debería ser capaz de permitir en las aulas, diferentes análisis de la realidad y problematizarlos, a sabiendas de que la realidad es construida socialmente a partir de percepciones particulares y por lo tanto, permitir el disenso, la discrepancia, la diversidad.

Si queremos, entonces, orientar nuestra acción social sobre bases más claras y seguras tendremos que identificar los orígenes de nuestros problemas, más allá de las manifestaciones evidentes. Tendremos que vérnoslas con el paradigma que nos sostiene. En nuestra sociedad predomina un paradigma de tipo utilitario, a partir de ello se derivarían los valores éticos, pero lo que se ha producido es que es visto como un valor supremo la eficiencia, herramienta única, herramienta para el triunfo.

Es precisamente esta Sociedad de la Información la que reclama un modelo de educación que profundice en los valores democráticos, porque ella supuestamente vendría a ser la más democrática de todas las sociedades, al repartir la información en tantas cabezas como personas. Pero en la práctica esto no es así. Esta sociedad muestra tendencia a la homogeneización, al pensamiento único o de las mayorías, lo que puede eliminar las singularidades humanas y de sus colectivos. Ahí la educación en valores debe estar atenta a la conservación de los niveles de heterogeneidad tanto en el pensamiento como en las culturas.(27)

E. Rodríguez

Así, en una educación en valores deberá estar impresa de las vivencias cotidianas desde el enfoque de los valores éticos en todos los ámbitos de la educación, considerando al ser humano como el centro del quehacer educativo y, por consiguiente, deberá haber un profundo cambio en la estructura curricular en la educación básica y posbásica que integre, no sólo las áreas humanísticas indispensables, sino que posibilite la permeabilidad de las ciencias sociales en el análisis de todas las otras disciplinas para orientar la construcción del conocimiento hacia el desarrollo integral del ser humano.

Pero ¿cómo se hace eso cuando la misma escuela está en un medio social en el que se viven a diario esas situaciones límites de marginalidad, violencia y degradación de la persona?

Los estudiosos afirman que la conducta tiene origen en un individuo, pero se extiende a la sociedad, es resultado de una acción individual, pero el individuo no existe fuera de la sociedad, así, está sujeto a sus condiciones. Sin embargo, la posición individualista ha ganado terreno en las directrices macroeconómicas y sociales impresas, con lo que la conciencia individual y colectiva de solidaridad social se ha adelgazado.

Por ello, hay un trabajo previo que debe hacerse, el diagnóstico de la realidad social y como producto del análisis de estas condiciones, los elementos sobre los que es posible ejercer un cambio.

 

Padres y familia: la base de todo

El amor de la familia es la única semilla para el amor hacia las virtudes sociales.

Frank Brentand

En el reciente caso de un adolescente que mató a una niña de 4 años, después de violarla, podemos ver cómo los medios de comunicación, esos mismos medios responsables de transmitir violencia en horarios para niños y adolescentes, programación de la más sofisticada y penetrante manera, culparon no sólo a los padres del joven que cometió tan atroz acción, sino, específicamente a la madre, quien, insistentemente se preguntaba, qué fue lo que hizo mal...

Está ocurriendo que, una vez que son seguidos, por los padres, los caminos marcados por esta economía de consumo, por esta sociedad utilitaria, son las familias, en claro efecto de bumerang, las que reciben las agresiones de los negativos efectos que trastocan su estructura y manipulan su funcionalidad. Los padres de familia no saben cómo responder a las actuales condiciones, por un lado, son arrastrados por la dinámica de consumo, para después ser culpados por semejante conducta. Son orillados a trabajar cada vez más tiempo y a dejar el hogar cada vez por periodos más prolongados; la madre, antes en el cuidado de los hijos, hoy debe también trabajar y así, el precio del "bienestar" es pagado por todos, unos, los padres en la culpabilidad descargada en el consumismo como hueca compensación, y para llenar el vacío dejado por la falta de afectividad acuden a la búsqueda del eficientismo como sinónimo de éxito, y dejan laxas normas de conducta para ellos y para sus hijos, no en la libertad que nace del manejo ético, sino en el dañino disimulo y falta de límites; los otros, los hijos, agrupados en el sentido de pertenencia y seguridad que las pandillas otorgan a manera de sustituto de la cohesión familiar, orillados al consumo de estupefacientes para adormilar su necesidad de afecto, y conducidos, más como víctimas que como villanos, a la delincuencia para obtener los "bienes" materiales que en este esquema económico son sinónimo de status, de logros, del ser a través del poder adquirir.

Sin embargo, siguen siendo los padres los responsables y únicos proveedores del afecto y de la seguridad de la familia y de los hijos; siguen siendo los padres, los únicos capaces de combatir contra todo por el verdadero bienestar de sus hijos, aún en estas adversas condiciones. Por ello, son los padres, es la familia la que debe luchar por regresarse a sí misma el poder social, la capacidad de ejercer su libertad de acción y decisión, desde en núcleo familiar, como éste esté constituido, para modificar las condiciones imperantes y volver a ser protagonista social, volver a ser el motor de la sociedad y reconstruir la convivencia y la cohesión familiar.

Así, padres de familia, apoyados por el sistema de educación, por los maestros en el trabajo de colaboración educativa podrán, de manera conjunta enfrentar los retos que representa avanzar hacia la construcción de una formación que tenga a los valores éticos como sus principios fundamentales. De ahí el doble desafío que tienen los maestros para motivar e involucrar a los padres de familia en este extraordinario trabajo.

La familia debería conocer y estar comprometida con sacar adelante el proyecto de una educación en valores, por ello, sistema educativo, escuela, profesores y padres deben caminar en coincidencia de los valores de la educación. Entonces, es indispensable que exista sintonía entre lo que son unos mínimos compartidos por todo el sistema de educación reorientado, y bajo este nuevo esquema de integración, desarrollarse acciones conjuntas en las que además del diálogo que se produzca con la participación el profesorado a la hora de definir el proyecto educativo, los padres puedan conocerlo, involucrarse y sentirse parte de la tarea.

Creo que debe darse un trabajo más directo del profesor del aula en las entrevistas y en las relaciones con los padres, con los que hay que avanzar en un nivel de diálogo en el que aparezca, junto a las cuestiones del rendimiento de los alumnos, el tema de los valores. Ese trabajo no está acabado, creo que apenas está iniciado tímidamente.(28)

 

El respeto a la diversidad

El respeto a la diversidad, la diversidad como valor fundamental en una sociedad cada vez más compleja y permisiva, también ha sido uno de los temas recurrentes. Ser tolerantes, algo que hasta hace poco era la búsqueda, tiene mucho que ver con una jerarquización de lo propio con la condescendencia de lo ajeno; en cambio, lo que genera los espacios de convivencia en el respeto es la inclusión del otro, del diferente, no como la artificiosa bondad, sino en la aceptación de que todos los humanos somos diferentes, únicos, valiosos.

Podemos afirmar dos cosas entonces: es imprescindible, para una educación en valores conforme a los derechos humanos, que todos los docentes del centro educativo puedan poner en común sus prácticas y discutir acerca de supuestos, fines y metodologías. Para ello creemos fundamental que la institución educativa genere dichos espacios.

 

A manera de reflexión final

Construir una educación en valores, resulta un asunto de complejidad extrema, sería ingenuo, incluso necio pensar de otra forma, por ello, es trabajo que ha de hacerse desde las cúpulas, desde los estratos primigenios de la sociedad, la familia y la escuela. Abordar el reto con la clara conciencia de su magnitud y de las reformas que ha menester realizar es, por tanto, indispensable. Así una propuesta de una educación transversal, en valores deberá estar sustentada en:

  1. La reformulación, junto con otros actores sociales, de una ética para la vida, no de la cooptación de espacios para la enseñanza de ella, sino de la inclusión de su práctica desde todas las áreas de desarrollo del ser humano, colaborando a formar un espíritu crítico que se pregunte los por qué y para qué, y que construya la transformación de la condición actual.

  2. El rediseño del sistema educativo, por tanto , el sistema educativo en su conjunto, cada elemento del todo debe ser reorientado para lograr la construcción de una educación en valores, no los que son filtrados en las determinaciones económicas y políticas, sino aquellos que hacen ser al hombre.

  3. Un giro en el enfoque primigenio de los haceres en la planeación y estructuración de los programas, la inclusión de todos los participantes del hecho educativo en esta tarea, no desde la operatividad a la que los maestros han estado conminados, sino en la activa participación que integre experiencias, saberes y propósitos hacia la construcción colectiva de la educación transversal.

  4. Una estructura curricular y de diseño de programas desde y hacia los valores.

  5. La operación de estos programas desde el enfoque filosófico de los valores.

  6. Centrarse en las condiciones que debe reunir la escuela para que el proceso educativo pueda darse desde el aprendizaje y la construcción del sistema de valores para la vida y la convivencia con los demás; promover el diálogo, el debate, el respeto a la persona, a su autonomía, la aceptación del otro con igualdad de condiciones que uno mismo, no sólo la tolerancia, sino la inclusión, en el sentido de la ética individual y social.

  7. Repensarse el papel del educador bajo este nuevo esquema, la pertinencia y calidad del sistema de educación actual, de los programas, de las prácticas educativas, de los objetivos y lenguajes de la escuela, de las nuevas interacciones surgidas.

  8. Una nueva e innovadora formación docente se hace indispensable, favoreciendo la participación de los maestros en la construcción de sus propios conocimientos en el marco de las nuevas interacciones y con un enfoque integral, en la búsqueda conjunta de mejores estrategias de formación docente que incluya también y, desde luego, la educación transversal en sus propios programas de actualización.

  9. Cuando se diseña un sistema educativo en el cual el niño y el adolescente son sus principales destinatarios, sus necesidades, y particularidades deben ser consideradas.

  10. Desde la perspectiva de los derechos humanos, el docente debería ser capaz de permitir en las aulas, diferentes análisis de la realidad y problematizarlos, a sabiendas de que la realidad es construida socialmente a partir de percepciones particulares y por lo tanto, favorecer el disenso, la discrepancia, la diversidad.

  1. Un profundo cambio en la estructura curricular en la educación básica y post básica que integre, no sólo las áreas humanísticas indispensables, sino que posibilite la permeabilidad de las ciencias sociales en el análisis de todas las otras disciplinas para orientar la construcción del conocimiento hacia el desarrollo integral del ser humano.

  2. Abonar el terreno educativo para lograr lo que Paulo Freire llama una educación de preguntas, porque ésta es la única educación creativa y apta para estimular la capacidad humana de asombrarse, de responder a su asombro, y resolver sus verdaderos problemas esenciales, existenciales en la construcción de su propio conocimiento.

  3. El compromiso de los medios de comunicación para con la comunidad, al fin, los clientes de productos por ellos promocionados, en la contribución de fortalecimiento de programas con otros contenidos, con otras temáticas que no la exaltación de la cultura de la muerte, resulta fundamental para la viabilidad del programa de educación en valores, de otra suerte, será ir tirando hacia polos opuestos, un desgaste de fuerzas que no redundaría en los beneficios requeridos.(29)

Así, la participación del maestro podrá darse cuando exista la decisión política de un hacer en congruencia con esos mismos valores que hoy pretenden ser "enseñados" , antes sería seguir un peligroso juego de simulaciones en el que se tiene todo que perder y poco que ganar. Una educación en valores podrá ser cuando la participación de todos los involucrados en el hecho educativo logren trabajar de manera conjunta y construir un hacer en congruencia con el contexto que rodea a la educación.

La primera acción puede venir desde cualquier punto, lo mismo una comunidad escolar que quiera, con todos sus integrantes cohesionados por un mismo objetivo, avanzar hacia la estructuración y vivencia de una educación en valores; puede venir de los padres de familia, que cansados del statu quo decidan un hacer en comunidad para enfrentar los retos de una verdadera educación que integre los esfuerzos de padres y maestros; pero estas primeras acciones deberán, necesariamente, conducir a que las autoridades y administradores obren en consecuencia con el establecimiento de una profunda reforma. Porque la sociedad desposeída hasta ahora no puede, ni quiere ya, seguir en esa tierra de nadie que se ha vuelto el mundo de las insensibilidades, un mundo en el que sus hijos están perdidos y del que es necesario conjuntar todos los esfuerzos para armar el entramado colectivo que logre sacarlos, que logre el rescate de la infancia y la adolescencia, una acción social de regreso al dominio de la familia, ese núcleo social que nunca más deberá perder el control de la dinámica que ella echó a andar hace cientos, miles de años, cuando la hominización fue y la ética sentó sus reales. Porque el desenlace de una educación transversal es la formación del hombre bueno, que ha sido, desde la antigüedad el más hermoso ideal de la ética.

Sócrates sostiene y defiende el ideal de una verdad objetiva, absoluta, universal, pero el único universo que reconoce y al cual se refieren todas sus indagaciones, es el universo del hombre.

Ernest Cassirer

 

Notas

1. Nota de la autora: una autoridad educativa sería el profesional cuya experiencia y conocimiento sobre la educación le permite contar con el reconocimiento de los expertos y profesionales en el área, autoridad, entonces, si con una visión enterada del ámbito educativo que le posibilita coordinar los trabajos que la educación requiere.

2. Piñeyro, M. L. "Una propuesta desde los Derechos Humanos", en revista Educación y Derechos Humanos, núm. 29, 1999.

3. En la actualidad los conflictos bélicos (de diversa intensidad), se han desarrollado en: Palestina, Bosnia, Herzegovina, Afganistán, Irak, Chechenia, El Salvador, Guatemala, Colombia, Marruecos, Jordania, Somalia, Lesotho, y la lista podría seguir...

4. UNESCO. "Seminario Internacional sobre Gobernabilidad", 1999.

5. Silva Herzog-Flores, J. "Alejarse de los extremos", en revista Nexos, Junio de 1999.

6. Sáenz J. "¿La dolarización del peso?", en: revista Letras Libres, junio de 1999.

7. Chomsky, N.: http://ttt.inf.upv.es~pausalvi/Noam_Choms-ky/Noam_C.htm

8. Ponce Vázquez, D. "México en la lupa del club de los ricos", en revista Renglones, núm. 47, dic.-mar. de 2001. ITESO. Guadalajara.

9. Juger, E. La emboscadura. Tusquets. Barcelona, 1988.

10. Revista Proceso, 22 marzo de 2001.

11. Término acuñado por Amartya Sen, premio Nobel de Economía 1999.

12. Pérez Aguirre, L. Se va el año internacional de la pobreza... y se queda la pobreza. 1997.

13. Weber, M. Economía y sociedad. Fondo de Cultura Económica. México, 1944.

14. México pagó antes del tiempo fijado por el empréstito hecho por Estados Unidos en la crisis de ’94 con altos costos en la economía interior.

15. Taboada, D. "Tres de cada mil, usan coca en Jalisco", en periódico Público, 23 de marzo de 2001.

16. http://www.geocities.com

17. Russell, Bertrand. Sociedad humana: ética y política. Altaya. España, 1999.

18. Ibíd..

19. Bueno, M. Principios de ética. Fondo de Cultura Económica. México, 1973.

20. Savater, F. Despierta y lee. Alfaguara. Madrid, 1999.

21. Bueno, M. Principios de ética. Fondo de Cultura Económica. México, 1973.

22. Estas cuestiones eran sustento del programa de Servicio Social, hoy en franca decadencia en la mayor parte de las universidades.

23. Organización de Estados Iberoamericanos (OEI). "Seminario Valores en la educación". Santiago de Chile, 2000.

24. OEI. "Seminario sobre Valores en la educación". Santiago de Chile, 1999.

25. Ídem.

26. Piñeyro, M. L. "Una propuesta desde los Derechos Humanos", en revista Educación y Derechos Humanos, núm. 29, 1999.

27. Rodríguez E., director de la Oficina Técnica de la OEI en Chile.

28. Martínez, M. OEI. "Seminario sobre Valores en la educación", Santiago de Chile, 1999.

29. En Brasil, la agrupación "O globo", de televisión, atiende, entre sus diversas actividades, el apoyo a programas de Educación a distancia.

 

Bibliografía

BRUNSVICK, Y. El nacimiento de una civilización. Ediciones UNESCO. Paris, 1999.

BUENO, L. "Neoliberalismo", en revista Expresión 16. SNTE.

BUENO, M. Principios de ética. Fondo de Cultura Económica. México, 1973.

CASSIRER, E. Antropología filosófica. Fondo de Cultura Económica. México, 1975.

GALÁN, J. "Cultura de la muerte", en revista Proceso, 25 de marzo de 2001.

http://ttt.inf.upv.es/~pausalvi/Noam_Choms-ky/Noam_C.htm

http://www.geocities.com/

KANT, E. Crítica de la razón práctica. Fondo de Cultura Económica. México, 1957.

NÚÑEZ, J. C. "Más de mil millones sin agua potable", en revista Proceso, 22 marzo de 2001.

PÉREZ Aguirre, L. Se va el año internacional de la pobreza... se queda la pobreza. Uruguay, 1997.

PIÑEYRO, M. L. "Propuesta desde los Derechos Humanos", en revista Educación y Derechos Humanos, núm. 29, 1999.

PONCE Vázquez, D. "México en la lupa del club de los ricos", en revista Renglones, número 47, dic.-mar. de 2001. ITESO. Guadalajara.

ROBERT Díaz, M. Unamuno y la educación. Ed. El caballito. México, 1985.

RUSSELL, Bertrand. Sociedad humana: ética y política. Altaya. España, 1999.

SÁENZ J. "¿La dolarización del peso?", en: revista Letras Libres, junio de 1999.

SAVATER, F. Despierta y lee. Alfaguara. Madrid, 1998.

SILVA Herzog-Flores, J. "Alejarse de los extremos", en revista Nexos, junio de 1999.

UNAMUNO, M. La educación. Plaza. Madrid, 1985.

WEBER, M. Economía y sociedad. Fondo de Cultura Económica. México, 1944.

Principal | Índice