Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

12

(doce)

SECCIÓN

páginas

de la 101 a la 108 de 112

... el recreo

Guadalajara, México - Febrero de 2000

Principal | Índice


Recuento de libros de aforismos de autores mexicanos

Raúl Aceves*

* Licenciado en Psicología por el Instituto Tecnológico y de Estudios Superiores de Occidente (ITESO); profesor-investigador del Departamento de Estudios Literarios (DEL) de la Universidad de Guadalajara (UDG).

El propósito de este artículo es hacer un primer acercamiento, más descriptivo que analítico, de los libros de aforismos (o variedades relacionadas) de autores mexicanos, que me ha sido posible conocer hasta el presente.

Se trata de 14 autores, todos nacidos en el siglo XX, de los cuales seis son jaliscienses o residentes en Jalisco. Hay dos mujeres, una de ellas nacida en Alemania, pero con larga residencia en México. Haré una breve reseña biográfica y crítica de cada autor, con algunos ejemplos de su obra. Al final incluyo un cuadro sinóptico con los datos bibliográficos de todas las obras localizadas hasta el presente, que permite establecer comparaciones entre ellas con facilidad. Los datos se presentan en este orden: nombre del autor, título de la(s) obra(s), editorial, lugar y fecha de publicación, número de paginas y de ejemplares, formato, número de aforismos (o variedades relacionadas), autor del prólogo (en caso que lo haya) y autor de las viñetas (en caso de que las tenga).

Esta visión concentrada permite, a vuelo de pájaro, darse una buena idea del panorama de los autores de aforismos en México. Excluyo a varios autores de los que sólo tengo noticia de oídas, como Francisco Tario y Francisco Guzmán, de los que todavía no conozco sus libros de aforismos; o autores como Octavio Paz, José Emilio Pachaco, Carlos Monsiváis, Luis Cardoza y Aragón, Luis Miguel Aguilar y tantos otros que tienen una nutrida producción aforísmica, dispersa en ensayos, poemas, artículos, cartas, etc., pero todavía no reunida en libro.

Varios de los libros aquí reseñados pertenecen a ese género marginal de "literatura fragmentaria", que consiste en reunir y publicar no sólo los aforismos propiamente dichos, sino toda la "pedacera" conexa: los diálogos breves, los "poemínimos", las anécdotas, los "periquetes", las citas de otros autores, etc. Estrictamente hablando, no todos son libros de aforismos puros. Queda abierta la discusión sobre si los "periquetes" practicados por varios autores (Arturo Suárez, José Luis Cárabes, Juan Carvajal) deberían considerarse como expresiones relacionadas con el aforismo o independientes de él. Por el momento me parece más útil incluirlos dentro de este recuento, que excluirlos. Y pienso lo mismo de los "poemínimos" de Efraín Muerta y Leonardo David de Anda, que están más cerca de los "periquetes" que de los aforismos y la poesía.

En fin, el panorama es variado, tanto en forma como en contenido: cabe lo mismo la reflexión senteciosa que de la imagen poética, la ácida ironía y el gozoso juego verbal, el humor y el pesimismo, la misoginia militante y las visiones heterodoxas de la realidad, el lugar común y la bomba semántica. Ojalá que en México surjan más cultivadores de éste o estos géneros de literatura fragmentaria, que no por ser marginales, dejan de ser provocativos y sugerentes.

Hagamos un acercamiento rápido a cada uno de los 14 autores estudiados, siguiendo un orden cronológico en cuanto a la fecha de publicación de la primera edición de sus obras:

 

1. Edmundo O’Gorman (1906-?)
Reconocido historiador mexicano, esposo de Ida Rodríguez Prampolini, importante crítica de arte. En 1959 participó, junto con Luis Barragán, María Luisa Lacy, Gloria Cándano, José Gaos y Justino Fernández en el libro colectivo Cena de los aforismos, [edición de alcancía]. En 1992, a instancia de Gonzalo Celorio, se reunieron y publicaron todos sus aforismos y diálogos breves, por la editorial de la UNAM.

En sus aforismos y diálogos aborda principalmente los temas del amor, la mujer y la historia, con una mezcla de humor, ingenio, ironía y agudeza:

  • El sexo débil, ni tan débil; el sexo fuerte, ni tan sexo.

  • Los tres enemigos del hombre son los tres amigos de la mujer.

  • La hembra, creación de la naturaleza; las mujeres, invención de la cultura.

  • Se vestía a crédito y se desvestía al contado.

  • En la medida en que la historia es profética, es interesante; pero en la medida en que es profética no es historia.

  • Carezco de memoria, por eso soy historiador. Tengo memoria, por eso soy profeta.

  • El escepticismo es la más alta prueba de la confianza en sí mismo.

  • Lo uxoricida no quita lo cortés.

  • Las mujeres son menos racionales que los hombres, por eso son más inteligentes.

  • El aforismo ajeno es un reto al ingenio propio.

  • El: me encantan las ruinas. Ella: no seas narcisista.

  • El: cásate conmigo. Ella: ¿Cuántas "horas hombre" piensas dedicarme?

 

2. Efraín Huerta (Silao, 1914-México, 1982)

Reconocido poeta guanajuatense, autor de obras como Los hombres del alba, La raíz amarga, El Tajín; fue miembro de la generación de Taller y periodista especializado en la crítica cinematográfica. Entre lo último que publicó antes de morir están sus "Poemínimos" (con el título Estampida de poemínimos, Editorial Premiá [Los libros del bicho]). Son una especie de aforismos o "periquetes" escritos verticalmente, más que poemas propiamente dichos. De repente mezcla algunos auténticos poemas, como "Eunice", "Confianza Javier Heraud", "Jaime Sabines" y otros pocos, que desentonan en el conjunto del libro. En sus "poemínimos" abunda el humor, el doble sentido, la picardía, los juegos de palabras, que lo aproximan más al "periquete" que al aforismo:

  • Amenaza: Bienaventurados/los poetas/pobres/porque/de ellos/será/el reino/de los/suelos.

  • Cosa "Tórrida": Quienes/lo conocieron/están de acuerdo/en que/su libro/debió llamarse/no De fusilamientos/sino/De refocilamientos.

  • Mamacoide: Y todavía/el holgazán/se preguntaba/¿será verdad/tanta/pereza?

  • La ley: Todo/cabe/en un/poemínimo/sabiéndolo/acomodar.

  • Lidia Prado (1): Soy/la mujer/más/feliz/de mi vida.

  • Lo dicho: Fuera/del Metro/todo es/Cuautitlán.

  • Lección: El que escribe al último/escribe mejor/Yo apenas empiezo.

 

3. Francisco León González (Cd. de México, 1954)

Ha residido mucho tiempo en España. Estudió Filologías Clásicas en Barcelona; es profesor, investigador, filósofo y traductor de clásicos griegos y latinos. En su libro de aforismos titulado El gesto de la angustia, aborda una variedad de temas relacionados con la existencia, con un tono pesimista y desesperanzado que recuerda a Cioran y a los filósofos existencialistas. Dice Alberto Ruy Sánchez en su prólogo a esta obra:

"El pesimismo extremo es entre estas páginas tan sólo un ojo abierto en esa bruma a punto de ser irrespirable, una conciencia activa en medio del magma, una presencia crítica que acepta esa confusión como algo sustancialmente suyo (...) El filósofo sale a la escena de su libro para que lo veamos representar sus papeles, su amplio y curioso repertorio: así vemos sucederse frente a nuestros ojos y gracias a unas cuantas frases que definen a cada uno, al filósofo agudo seguido tal vez por el filósofo devastador, el filósofo provocativo, el filósofo cínico, el angustiado, el blasfemador, el creyente fervoroso, el que está al borde del suicidio, también el que finge estar al borde del suicidio, el misógino, el feminista, el irónico, el asqueado, el asqueroso, el poético, el hipercrítico, el estoico, el barroco, el asceta, el profundo, el vacío, el rencoroso, el magnánimo, el de la gran tranquilidad, el compulsivo, el de las mil caras y mil voces: el de las máscaras". (pp. 8-9).

Veamos ahora algunos ejemplos:

  • Los mejores pecados se cometen a solas: cuando sentimos que dios está al acecho, vigilándonos.

  • Sería demasiado vivir, conformémonos con respirar.

  • Estoy en la etapa más feliz de mi vida. Quizá con el paso de los años me cure.

  • Nuestra vida transcurre más en un lugar imaginario que en uno físico.

  • La nostalgia por los malos olores demuestra la tesis del inconsciente colectivo.

  • Para penetrar en la realidad hay que actuar como si se tratara de una mujer.

  • El cuerpo se mide por la distancia y el espíritu por el tiempo.

  • Me encantan los laberintos, especialmente si son mujeres.

  • Salir a la calle me reanima, hay tanta porquería.

4. Mariana Frenk-Westheim (Hamburgo, 1898-?)

Vivió en México desde 1930. Traductora de alemán, ensayista, narradora, profesora de arte mexicano. Tradujo el castellano las obras de Paul Westheim y al alemán los libros de Juan Rulfo. En el libro titulado Y mil aventuras (publicado por primera vez en 1992), va alternando cuentos breves y series de aforismos, donde aborda temas variados en los que predominan los dirigidos a mujeres o a otros destinatarios precisos: los escritores, los habitantes del DF, "la gente de cierta edad", etc. También mezcla algunos diálogos y pequeñas anécdotas. Sus aforismos son filosóficos y senteciosos, aunque no desprovistos de humor y paradojas, ingenio y perspicacia. Reflexiona mucho sobre la condición femenina. Veamos algunos ejemplos:

  • El encanto de la vida está en el cambio. Pero para que el cambio no se vuelva monótono, debe alternar con la monotonía.

  • La verdadera perfección no es perfecta del todo, pues a la perfección total le sobra perfección para ser perfecta.

  • Ningún audaz lo es tanto como un tímido que venció su timidez.

  • Teme a los tímidos: son capaces de todo.

  • Si el hombre de quien estás enamorado te dice que eres culta e inteligente, pierde toda esperanza.

  • Ningún reloj te dice tu hora.

  • Defiéndete entregándote.

  • Únicamente en las situaciones extremas hay una sola verdad.

  • Tenemos contemporáneos en muchos siglos. Algunos todavía no nacen.

  • Que mi amor me haga sufrir, no disminuye ni aumenta mi felicidad, la hace más profunda.

  • El suicidio es un acto cobarde para cuya ejecución se requiere gran valor.

  • (Consejo para nosotros los perfeccionistas): Aprendemos a aceptar el casi.

  • ¿Pero si mi naturaleza me ordena precisamente que la viole?

  • (Para los críticos): Si elogias la obra, tendrás un amigo y muchos enemigos; si la destrozas, tendrás un enemigo y muchos amigos. Por lo tanto...

  • ¿Por qué te irritan los aforismos? Porque si son malos, por esto. Y si son buenos, me obligan a pensar.

 

5. Anna Kullick Luckner

No tengo datos biográficos ni bibliográficos sobre esta autora. El título de su libro Anaforismos, tal vez pueda descomponerse como "Anaforismos, o aforismos de Ana". Como curiosidad hay que decir que de todos los libros estudiados es el de más pequeño formato; mide apenas 7 x 10.3 cm. En sus aforismos aborda una variedad de temas, aunque hay muchos sobre la condición femenina y los hijos. Predomina el tono filosófico y poético, pero no están ausentes los rasgos humorísticos. Contiene dos secciones: I. Anaforismos, II. Autodelatos o Desanudos. Hay algunos que parecen "periquetes". Veamos algunos ejemplos:

  • Ay de aquel a quien crean un inútil. Siempre descansará, el condenado.

  • Es tan corta la vida y tan grandes las bibliotecas...

  • Alguna vez leí que conocer, en hebreo, es sinónimo de amar. Tú me conoces en español, yo lo hago en hebreo.

  • No hay conciencia más poderosa que los ojos de tu hijo mirándote desde el abismo.

  • Cuando he terminado de reír, respiro hondo. Logré burlar al destino por un instante.

  • Amo profundamente lo que veo y desconozco. Temo en cambio, a lo que conozco y no puedo ver.

  • Pedagogía: ciencia que explica la ebriedad.

 

6. Marco Antonio Campos (Cd. de México, 1949)

Conocido poeta, ensayista, traductor, profesor y editor de la UNAM. En su libro de aforismos titulado Árboles, aborda, sobre todo, temas relacionados con el tiempo, la nostalgia de la niñez y la juventud, el amor y la amistad, entre otros. Mezcla algunos recuerdos de viajes y postales poéticas. Predomina un tono melancólico y pesimista, con mucha redundancia de ideas. Veamos algunos ejemplos:

  • El pasado existe para que los poetas embellezcan sus miserias.

  • El presente nos niega al disolverse.

  • Cuando se quiere aprender a sonreír tarde en la vida, la sonrisa se vuelve un rictus.

  • Un melancólico conoce períodos e instantes de felicidad, pero no la felicidad.

  • El silencio de Dios significa lo que se alcanza a entender.

  • Se puede rehacer una cosa rota, ¿pero la luz?

  • Cuando se van los pájaros, las hojas de los árboles sólo hablan de ellos.

  • En Bad Ischl, si te aproximas demasiado a las montañas, crees estar a dos pasos del cielo.

 

7. Juan Carvajal

Ha publicado bastante tiempo en el suplemento "Sábado" del periódico Unomásuno, su sección de "Aphorismytos". Además es autor de un libro en prosa titulado Occidentalmente y dos libros de poesía, Runa llena y Precipitaciones. El autor anónimo del texto de presentación en las solapas de su libro Aphorismytos, nos dice que se trata de:

"Extraños fragmentos que escapan a una definición genérica, en donde conviven ambiguamente (como se debe) el pastiche y la parodia, el aforismo y la paráfrasis (...) No hay que confundir estos Aphorismytos con aforismos, mitos de Afrodita, nietos de Aphoría, ni con juegos triviales de sinestesias, homofonías y aliteraciones –aunque no desdeñan el sentido lúdico del asunto–; se trata de una escritura que pide una atención distinta (...) Autorreflexión en el sentido más literal de la palabra, recurre más a la risa que al sarcasmo y a la iluminación indirecta más que a la parodia".

De todos los libros estudiados es el más diverso por sus componentes: incluye citas de otros autores, diálogos, anécdotas, "periquetes", poemínimos, además de los aforismos propiamente dichos. Hay una miscelánea de temas y de formas, donde predomina la actitud irónica, lúdica, desencantada y crítica, con un toque de lirismo:

  • Ningún hombre es una isla, excepto un inglés.

  • Quería hacer una revista, pero sólo logró hacer una arribista.

  • Viena, en vals amada, embalsamada.

  • Nadie ve sus obras con mayor extrañeza que quien las elaboró; sólo para los demás son cercanas.

  • Sólo en el arte que contempla lo ínfimo está lo infinito.

  • Si un delfín salta hasta diez metros arriba del agua, ¿hasta dónde llega su canto?

  • El mejor de todos siempre ha sido solo y pobre.

  • Soy una sombra que se asombra que sea sombra.

  • En la relación sexual es el amor quien dificulta las cosas.

  • Tristísima Trinidad: Bienvenido, Amor, Adiós.

  • Y una sospecha grouchomarxesca: "¿cómo puede Ella quererme a mí?"

  • Cósima era el Poder detrás del tono de Wagner.

  • No podemos celebrar que un pájaro se enamore de su jaula.

 

8. Luis Ignacio Helguera (Cd. de México, 1962)

Autor de varios libros de poesía, ensayo y cuento. Es jefe de redacción de la revista de música Pauta. Su trabajo más conocido es la Antología del poema en prosa en México (FCE, 1993). Sus aforismos abordan una variedad de temas; algunos son breves y otros bastante extensos, algunos tienen imágenes poéticas y otros parecen minificciones, diálogos o juegos de palabras. En su prólogo a Ígneos, el libro de aforismos de Helguera, dice Verónica Volkow:

"Se le descubre siempre allí sentado, a Luis Ignacio, detrás del ajedrez, del mediodía, de los recuerdos o de la gente que camina. Detrás de todo el libro está él sentado, sólo mirando, a veces, irónico, otras curioso, extrañado, afirmativo, siempre autoexigente, desafiante e inteligente en sus indagaciones frontales y sin descuidos (...) pluma precisa, humorística, despiadada a la vez que no exenta de ternura".

Veamos algunos ejemplos:

  • La lluvia es de ayer: cuando llueve, está lloviendo en patios de ayer. Por eso cuando llueve, miramos melancólicos por la ventana.

  • El mar: única monotonía que no cansa.

  • El velorio es una fiesta sin anfitrión.

  • Tener la inteligencia para darnos cuenta de que la inteligencia por sí sola no es gran cosa.

  • Soñé que no podía dormir, y que al fin me dormía y soñaba que no podía dormir. Desperté exhausto.

  • ¿Soñar con una persona muerta es soñar con ella?

  • El aforismo, esa providencia del diario.

  • En Chapultepec. A la multitud le encanta la multitud.

  • Ni sí, ni no, ni ni.

9. Arturo Suárez (Guadalajara, 1947)

También conocido como "Arduro Suaves", estudió Filosofía y Letras en la Universidad de Guadalajara y trabaja como corrector en la Unidad de Vinculación y Difusión Científica de esta universidad. Ha publicado dos cuadernos de poesía: La diaria conspiración y Palabras debidas. Es conocido principalmente como inventor y difusor del "periquete", denominación de origen de ciertas frases humorísticas, breves, que generalmente tienen un referente cultural al que aluden para darle un nuevo significado, con intención graciosa, irónica, paródica o mordaz. Estos referentes previos pueden ser refranes o dichos populares, canciones, películas, libros, personajes, frases hechas, etc. Hay una intención lúdica y crítica que busca producir un efecto de shock semántico, que libera desde una sonrisa hasta una carcajada, y a veces también hace pensar. No son precisamente aforismos, sino una variante o mutación genética: son aforismos transgénicos. Lo que para algunos lectores es una aberración lingüística, para otros es una divertida gimnasia mental. Hasta el momento ha publicado cuatro recopilaciones de sus periquetes: El periquete sarniente o el español descocado (1986), El periquete sarniente o el español descocado (segunda versión refundida y olvidada, 1988), Los perikinetes de la matiné (1994), Canutero, periquetes de literatura (1998). La sarna, o manía de hacer "periquetes", se ha contagiado a otros escritores que se congregan en el llamado "Club de Periqueteros Solitarios de Occidente, Asociación Banal", también con abundante producción hasta el momento inédita. La temática de los periquetes abarca todos los aspectos de la vida cultural, social y personal. A continuación daré unos ejemplos tomados de Canutero, sobre temas de literatura:

  • Los amorosos andan como ofrecidos.

  • Poesía Federal de Caminos.

  • Los poetas no salen de la cantigas.

  • La jerga es el trapeador del idioma.

  • Jorge Cuesta lo que vale.

  • El general en su volantín.

  • El amor en los tiempos de la abstinencia.

  • Pasó de intérprete de agustín lara a intérprete de agustín yáñez.

  • Jurados conocemos, premiados ya sabemos.

  • El faro del fin del mundo es el último cigarrillo.

  • Guillermo Shakespeare y Michael of Cervantes.

  • El poema puede ser de género épico, lírico, dramático, satírico, didáctico y de lalo quimixto.

 

10. José Luis Cárabes (Michoacán)

Profesor de preparatoria en la Universidad de Guadalajara, periodista conocido como "Lord Aspid" y autor de varias obras, como Canciones de cuna para las dama del atardecer, La noche en que nos bañamos con Anita Eckberg, Las alas del alacrán, Feliz como un piromaniaco en el infierno, y Gante esquina con el infierno. Tiene dos libros de aforismos que se aproximan mucho al estilo de los "periquetes", El humor de Lord Aspid y Serpenteando por el Nilo, donde resuma un humor ácido, un hedonismo agnóstico, un cinismo suicida y una crítica social mordaz sobre una variedad de temas, muchos relacionados con el erotismo y la muerte. Algunos de sus fragmentos son minificciones.

Algunos ejemplos del humor de Lord Aspid:

  • Mi vida oscila entre la ruleta rusa y la rueda de la fortuna.

  • Tu enfermedad es tu centro de gravedad.

  • Corrupto perfecto: vendió su alma al diablo y el cuerpo, a una viuda rica.

  • Te adoro desde que tengo uso de pasión.

  • Han muerto todos los ismos –sentenció el ideólogo–: efectivamente, para él había muerto hasta el erotismo.

  • No hay nada nuevo bajo el soul.

  • En aquella mansión decadente no faltaba nada, ni siquiera el consabido tarado, hijo de la pareja incestuosa.

  • Los enanos se odian a primera vista porque si se multiplican se abaratan.

  • Murió en off-side porque venía a contrario sensu.

  • Oye tú, correveidile, go between, búscame a tu madre Celestina. La necesito a las sex o’clok.

  • Tu zoológico es sólo un corral, pero a lo bestia .

  • De mis siete vidas quiero una para el desmadre y esa es ésta.

  • En México hasta el fin del mundo se atrasa.

  • El rey a muerto viva el jaque mate.

  • Te dije que envilecí, no que envejecí.

  • Una sola palabra en mi tumba: Finisterre.

 

11. Enrique G. Gallegos (1969)

Reside en Guadalajara. Es autor del poema "Cantera o el mito del hombre" (1994), de varios ensayos sobre política y cultura y de un libro de aforismos titulado Entre dos movimientos (1997). Ha organizado lecturas literarias y conferencias y es editor de la revista Soy hombre y duro poco. La temática de sus aforismos gira principalmente en torno a lo poético, la muerte, el amor y el arte; algunos son breves y otros bastante extensos. Tiende a hacer afirmaciones contundentes, sentenciosas, sin duda alguna y muy solemnes:

  • Lenin dijo: "La política es el arte de lo posible". Yo contesto: "La poesía es la posibilidad de todo arte".

  • El poema se me presenta como la siguiente ecuación cósmica:

Necesidad internaEspontaneidad x Imaginación


Oficio + Exacta racionalidad + Visión histórica

  = Poesía

  • La mejor manera de entendernos en arte es no hablando.

  • Espiritualmente soy un apátrida.

  • La precisión de un poema consiste en el ser difuso.

  • En el fondo, el poema no es más que un delirio racionalizado.

  • Lo peor que le puede suceder a un intelectual es estar de acuerdo consigo mismo.

12. Sergio Cordero (Guadalajara, 1961)

Perteneció al taller de Elías Nandino. Estudió Letras en la Universidad Autónoma de Nuevo León. Coordina talleres literarios y ha sido columnista del suplemento cultural de El Porvenir, diario de Monterrey. Ha vivido en México DF, Monterrey y Saltillo, donde reside actualmente y participa en las ediciones "La Terquedad". Entre sus libros de poesía figuran Testimonios del día (1983) y Vivir al margen (1987). Su libro de aforismos titulado Insomnios (1997) tiene dos secciones, que nos anuncian su contenido: I. Insomnios del misógino, II. Insomnios del misántropo. En efecto, su misoginia y su misantropía son entusiastas, ácidas y militantes (con dedicatorias a Onetti y Cioran, respectivamente). Hay un pesimismo no carente de cierta lucidez crítica y una desilusión del hombre, de la sociedad y de sí mismo:

  • Toda mujer es fatal. Basta con tomarla en serio.

  • "Nada sabe tan dulce como su boca". Ni tan amargo como sus palabras.

  • Las mujeres son atractivas cuando las ves, estridentes cuando las oyes y viscosas cuando las tocas.

  • Pedirle coherencia a una mujer es como pedirle elegancia a un epiléptico.

  •  La parte más vulnerable del cuerpo de una mujer: los hijos.

  • Nada más grande y estorboso que la amistad.

  • Sólo se puede hablar de lo ausente y con los ausentes. El mundo es tan ajeno.

  • El individuo es el bote de basura donde la colectividad vacía sus errores.

  • El hombre es el único animal que construye la jaula en la que lo encierran.

  • Cuando uno pacta con los buitres es porque ya se siente carroña.

  • El enemigo es uno mismo, pero en el bando contrario.

13. Leonardo David de Anda (Arandas, Jal.)

Dirigente del Tianguis Cultural de Guadalajara, de la editorial Ultravioleta y autor de varios poemarios. Es un activista cultural defensor de causas ecológicas y contraculturales. El libro titulado Calambres mentales-Poemas para armar #1, diseñado de manera muy original y artesanal, incluye un rompecabezas de goma y 50 papelitos sueltos de 5.5 x 5.3 cm. de lado, de color amarillo, que por una cara llevan impresos sus "poemínimos" y por la otra cara el fragmento de un diseño (jugando con estas fichas se pueden armar diversas figuras, de las que adjunta posibles variantes). Es remarcable la intención lúdica y heterodoxa de este "libro", que más parece un estuche de rompecabezas. Sus "poemínimos" llevan título y están impresos verticalmente, como los de Efraín Huerta, pero más que poemas parecen definiciones, "periquetes", o aforismos. En su mayoría son re-definiciones de conceptos, preguntas provocativas, observaciones críticas de la sociedad –muy a la manera contracultural que esperaríamos del autor–, con su buena carga de humor e ironía y su toque de lirismo surrealista. Aquí transcribo algunas de estas frases, horizontalmente:

  • Rectángulo: individuo/que pidió/la palabra/en junta/de cuadrados.

  • Hipótesis de la roca: "Sólo se permite/la entrada/con traje/y corbata"

  • Sed: La nostalgia/del anfibio/radica/en no haberse/definido nunca.

  • Ilusión: Cómodo viaje/sin chofer.

  • Flujo: ¿Has visto/llorar/al cielo?

  • Informes: El hábito/no hace/al vicio.

  • Triunfo: Poseo/100 pájaros que/vuelan dentro/de mi mano.

  • Caballo: Noble bestia/a la que se monta/una bestia/no tan noble.

  • Insomnio en mi menor: ¿Alguien/propuso/que se hiciera/la luz?

  • Infinito: ¿Dónde termina/una mirada/en el vacío?

  • Plantas: Tipos/de animales/sedentarios

  • Aviso: Se busca/que la sinceridad/diga su nombre/verdadero.

 

14. Raúl Aceves (Guadalajara, 1951)

Estudió la licenciatura en Psicología en el ITESO. Desde 1988 trabaja en el Departamento de Estudios Literarios de la Universidad de Guadalajara, como profesor-investigador. Ha publicado diversas obras de poesía, ensayo, antologías, compilaciones y un libro de aforismos titulado Aforismos y Desaforismos (1999). Para referirme a estos aforismos, cito algo de lo que escribió Laura Solórzano en su prólogo:

"Por el flujo vital de las ideas, vamos lentamente comprendiendo que cada sentencia nos acerca tambaleantes a la otra realidad, no la que conocemos y tocamos, sino la de la duda, la del cuestionamiento, la del azoro y la carcajada (...) saboreamos no sólo el poder reflexivo de estas breves y letales oraciones, sino la profundidad que emerge del asombro. Abrimos los ojos del pensamiento. Queda esbozada una nueva óptica, una mirada que desde el otro lado nos zarandea, agita la entereza de nuestras cotidianas convicciones y nos hunde el dardo de la duda. Se alumbra así, un lugar distinto, territorio de una nueva intuición (...) Aceves, casi jugando, nos presenta la poética de su filosofía".

La temática de estos aforismos es muy variada y el tono también es diverso: filosófico, poético, psicológico, lúdico, humorístico, paradójico, sentencioso, irónico, confesional... El "desaforismo" es el aforismo que intenta trascenderse a sí mismo, liberarse de su propia jaula lógica. Vayan ahora algunos ejemplos:

  • Nuestro primer exilio es nacer.

  • El viajero no sabe a dónde va, pero sabe cuándo ha llegado.

  • ¿Acaso existe la realidad? Si de verdad existiera, no sería necesario hablar tanto de ella.

  • Los libros no valen lo que costó al autor escribirlos, sino lo que costó al editor imprimirlos.

  • El aforismo es un género breve, pero no menor.

  • Más que creencias tengo sospechas.

  • Dios no escribe versos, escribe universos.

  • Existo en la duda, ese lugar que tal vez tampoco exista.

  • Digas lo que digas, nunca dices más de los que dices. El problema es cómo decir más de lo que dices.

  • Escarbo agujeros en lo desconocido para ver si me encuentro algo conocido.

  • Todas las afirmaciones son cuestionables, incluso ésta.

  • Aunque el vagabundo se baje del tren, su corazón prosigue el viaje.

 

Comentario Final

El aforismo, y en general todas las variantes de eso que podemos llamar "literatura fragmentaria", pertenecen a la marginalidad literaria. Es muy exigua la cantidad de obras de aforismos publicadas en México, sobre todo, si la comparamos con la avalancha inabarcable de libros de poesía, narrativa, ensayo o teatro.

Por una parte, qué bueno que el cultivo del aforismo siga siendo relativamente raro: eso lo hace más interesante o valioso. El ser excluido de los programas y planes de estudios académicos, de los programas editoriales, de los becas para creadores y los premios literarios, así como de las antologías, historias y manuales de literatura mexicana, convierte al aforismo en rara avis. Por otro lado, ojalá que esta marginalidad no se traduzca en incomprensión o indiferencia por parte de los estudiosos, creadores y lectores en general.

Sin embargo, también es deseable que el cultivo del aforismo no se masifique y abarate, como está ocurriendo ya con otros géneros literarios. Ojalá que conserve un grado suficiente de dificultad, que espante a los improvisados y aliente a los perseverantes.

Comparativo de autores y sus obras aforísmicas (o variedades relacionadas) localizadas hasta el presente

Autor

Obras

Editorial

Lugar

y fecha

No. de pp.

y ejemplares

Formato

No. de aforismos

Prólogo

Viñetas

1. Edmundo O'Gorman

Aforismos

UNAM

México 1ra. ed., 1992.

Reimp., 1996

98 pp.

? ejemp.

12 x 17 cm

64 aforismos

8 diálogos

Gonzalo Celorio

 

2. Efraín Huerta

Poemínimos completos 1

Verdehalago y La Rana

México, 1999

159 pp.

600 ejemp.

11 x 16.5 cm

155

   

3. Francisco León González

El gesto de la angustia-Aforismos

Offset [Serie Alterna]

México, 1987

143 pp.

22,000 ejemp.

12 x 19 cm

1017

Alberto Ruy Sánchez

 

4. Mariana Frank Westheim

Y mil aventuras (libro mixto de cuentos y aforismos)

UAM [Molinos de Viento # 121]

México, 1997

199 pp.

1000 ejemp.

11 x 17 cm

284

   

Joaquín Mortiz

1992

199 pp.

1000 ejemp.

11 x 17 cm

284

   

5. Anna Kullick Luckner

Anaforismos

Verdehalago y Ed. Ponciano Arriaga

México, 1996

77 pp.

1000 ejemp.

7 x 10.3 cm

66

   

6. Marco A. Campos

Árboles (aforismos)

Amate Editorial y El Trompo

Guadalajara. 2da. ed., 1998

53 pp.

? ejemp.

9.5 x 14.5 cm

169

   

7. Juan Carvajal

Aphorismytos (además de aforismos tiene citas de otros autores, diálogos, anécdotas, poemas, etc.)

Juan Pablos y Ed. Sin Nombre

México, 1998

130 pp.

1000 ejemp.

13.5 x 21 cm

1040 fragmentos

Anónimo (reseña de solapa)

 

8. Luis Ignacio Helguera

Ígneos

Ed. del Ermitaño [Minimalía]

México, 1998

83 pp.

160 ejemp.

13.5 x 21 cm

52

Verónica Volkow

21 viñetas de Pablo Helguera

9. Arturo Suárez (Arduro Suaves)

el periquete sarniente o el español descocado

Ed. de autor

Guadalajara, 1986

23 pp.

500 ejemp.

13.5 x 21 cm

79

 

El Infeliz

el periquete sarniente o el español descocado (segunda versión refundida y olvidada)

Ed. de autor

Guadalajara, 1988

44 pp.

500 ejemp.

13.5 x 21 cm

231

 

El Infeliz

los perikinetes de la matiné (sobre el tema del cine)

Revista UDG [Babel-9]

Guadalajara, 1994

42 pp.

1000 ejemp.

13.5 x 21 cm

711

   

Canutero, periquetes de literatura

Ed. del Ermitaño [Minimalía]

México, 1998

131 pp.

100 ejemp.

13.5 x 21 cm

771

Anónimo

Eko

10. José Luis Cárabes

El humor de Lord Áspid

UNED-Gob. Jal. [Nuevos Valores]

Guadalajara, 1994

63 pp.

11.5 x 17 cm

211

 

Blanca Goens

Serpenteando por el Nilo

Ed. Lubricán [Conticinio]

Guadalajara, 1996

66 pp.

11.5 x 17 cm

220

 

Blanca Goens

11. Enrique G. Gallegos

Entre dos movimientos

Mala Estrella [El Ser y el Signo, núm. 6]

Guadalajara, 1997

16 pp.

300 ejemp.

13 x 21 cm

95

 

Rubén Hdez. Andreu

12. Sergio Cordero

Insomnios

La Terquedad

Saltillo, 1997

23 pp.

500 ejemp.

10.5 x 24 cm

43

 

Alejandro Cerecero

13. Leonardo David de Anda

Calambres mentales-Poemas para armar # 1 (colección de fichas sueltas)

Ultravioleta

Guadalajara, 1997

s/n pp.

100 ejemp.

11 x 13 cm

50

   

14. Raúl Aceves

Aforismos y Desaforismos

Amaroma

Guadalajara, 1999

93 pp.

1000 ejemp.

11 x 22 cm

930

Laura Solórzano

Josel

Principal | Índice