Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

11

(once)

SECCIÓN

páginas

de la 19 a la 21 de 112

... nosotros los profes

Guadalajara, México - Agosto de 1999

Principal | Índice


La innovación de los aprendizajes en educación a distancia

María del Socorro Pérez Alcalá*

* Responsable del área de diseño y desarrollo de materiales para educación abierta y a distancia de la CECAD-UDG (Coordinación de Educación Continua, Abierta y a Distancia).

Cuando hablamos de innovación educativa en educación a distancia, ésta supone una serie de transformaciones en todos los ámbitos, pero tal pareciera que el mayor auge que se le ha dado en esta época es la implementación de nuevas tecnologías, instituciones que adquieren lo último en software, video, audio, etc.

Aunque esto es parte de la innovación no es el único elemento a considerar, ¿los sujetos que intervienen en la innovación en educación a distancia que papel juegan?

Innovar no solo implica hacerlo desde el ambiente, sino transformar a las personas desde sus propias concepciones de aprender y de conocer, darse cuenta que la innovación se da en las estructuras cognitivas y en la concepción que se tiene del aprendizaje en relación a los sujetos.

Desde tiempos muy remotos, varios pensadores han hecho propuestas sobre concepciones del aprendizaje, y ¿qué acaso esto no ha sido innovar?, concebir a los sujetos que aprenden desde perspectivas distintas en el aprendizaje, permite innovar las prácticas educativas, desechar las concepciones tradicionales de que los estudiantes son recipientes donde el maestro vierte la información, fue una manera de innovar, implementar otras modalidades educativas como la educación a distancia y concebir los aprendizajes como procesos que transforman la realidad y liberan al sujeto de falsas concepciones, demostrando que es posible aprender e incluso terminar una carrera profesional sin tener al docente cerca o cara a cara, sin una aula específica, además de que las clases pueden ser tomadas por video, o por un material impreso o algún otro tipo de medio, para llegar al objetivo final: el aprendizaje.

Al hablar de procesos de aprendizaje estamos hablando de un concepto totalizador, el ser humano entra en interacción con diferente medios, político, cultural, social o emocional; si bien es cierto que el aprendizaje modifica la manera de actuar dentro de un contexto real, para lograr la modificación de la realidad se hace necesario que el aprendizaje sea significativo, esto es que se vincule con contenidos anteriores y sobre todo con su realidad profesional, es decir con las competencias y tareas que va a desempeñar en su campo laboral, el aprendizaje no puede quedar en un esfera virtual sólo de conceptos, sino que tiene que ligarse a conocimientos anteriormente percibidos, que poseen una representación que facilita la incorporación de nuevos conocimientos, es decir, tienen un significado, y éstos se pueden aplicar a la resolución de problemas tanto en actividades personales, académicas o profesionales.

Pareciera como si nuestras percepciones transformadas en saberes y experiencias se fueran incrustando en una barrera almacenando todo los conocimientos previamente aprendidos, y cuando llegan nuevos aprendizajes éstos se incorporan a los anteriores como si fueran grandes almacenes de información archivados por conceptos a los que recurrimos cada vez que necesitamos resolver un problema, y éstos a su vez provocan cambios dentro de los conceptos recién incorporados, así como en los que ya estaban, convirtiéndose en un proceso en permanente transformación, y cuando los aprendizajes no denotan ningún significado, cuando el aprendizaje es hueco, pareciera que una barrera los rebotará para no ser almacenados, sin provocar cambio alguno, ya que no existe ninguna referencia que les permita ligarse y transformar la realidad del sujeto. El aprendizaje no es un proceso acabado, si no lo contrario, cada nuevo aprendizaje es como una herramienta que se va incorporando para la resolución de problemas y cada problema resuelto nos brinda una nueva alternativa para enfrentar otros distintos, y así a lo largo de toda la vida. "Lo más importante en todo campo de conocimiento no es disponer de información acabada, sino poseer instrumentos para resolver los problemas que se presentan en dicho campo..." (Blejer, 1985: 58).

El estudiante de educación a distancia, por lo general, es un adulto que trabaja, por lo tanto los medios que utilicen los docentes deben ser lo suficientemente atractivos para invitarlo a propiciar su propio aprendizaje, un contenido desvinculado de su realidad profesional, que sólo abarque conceptos teóricos y un planteamiento de las actividades de aprendizaje que no lo lleven a desarrollar competencias y tareas para su desarrollo profesional, le provocarán posiblemente tedio o confusión, teniendo como resultado la desmotivación y por lo tanto la deserción.

Es necesario innovar en la educación a distancia desde lo interno, es decir, entender como se da el proceso de aprendizaje, es importante recalcar que por la situación en la que se encuentran los estudiantes de educación a distancia, las asesorías se hacen por teléfono o por correo electrónico, sus medios para aprender van desde un impreso hasta un CD, se debe hacer énfasis en la elaboración de los medios, ya que éstos de alguna manera sustituyen al profesor y lo auxilian en el proceso de aprendizaje, convirtiéndose en sus compañeros a lo largo de su formación profesional, los medios reflejarán por las indicaciones y las actividades de aprendizaje la manera como se irán incorporando éstos, de tal manera que el asesor y el elaborador de medios para educación a distancia debiera comprender el proceso de aprendizaje, es decir cómo se construye el conocimiento, para cambiar las concepciones acerca de cómo se aprende la realidad y que el sujeto sea capaz de apropiarse de ella y transformarla, de tal manera que cada actividad de aprendizaje lo lleve a apropiarse del contenido y, al mismo tiempo, ir aplicando los conocimiento a su campo laboral.

Ausubel habla de aprendizajes significativos y proporciona una serie de explicaciones y orientaciones que ayudan a propiciar aprendizajes permanentes y que posean sobre todo relación con la realidad profesional del sujeto.

Cuando se habla de aprendizaje significativo es necesario tomar en cuenta un aspecto esencial: el estudiante, que es en realidad a quien va dirigido el esfuerzo y los medios para lograr dicho aprendizaje, es necesario tomar en cuenta que el aprendizaje significativo se obtendrá siempre y cuando se tenga una base de conceptos que permitan el anclaje de nuevos temas, si la estructura cognitiva del que aprende está organizada en forma conveniente, se podrán obtener significados claros y permanentes, con posibilidad de captar otros nuevos en relación a éstos, y será muy probable que aunque las actividades de aprendizaje conserven una organización coherente, clara y organizada, no se obtengan los resultados deseados, para evitar esto es necesario conocer la población a la que van dirigidos nuestros materiales, indagar si cuentan con los conceptos básicos para asimilar dichos contenidos, y si es así, se debe planear una estrategia para que los conceptos básicos se inserten en la estructura cognitiva del sujeto, en una especie de material de inducción, un curso propedéutico o algo similar que ayude a librar este obstáculo.

La estabilidad y la claridad de la estructura cognitiva existente son importantes, tanto por la profundidad del anclaje que proporcionan para las nuevas tareas de aprendizaje relacionadas, como por sus efectos sobre la discriminabilidad de estas nuevas tareas. La discriminabilidad del nuevo material de aprendizaje es, en gran medida, una función de la claridad y estabilidad de los conceptos existentes en la estructura cognoscitiva del alumno con los que pueda relacionarse con aquel. (Ausubel, 1995: 232).

Por otro lado, un aspecto que debe tomarse en cuenta para que se produzca un aprendizaje significativo, es que el material posea características de inclusividad, es decir, las actividades de aprendizaje establecerán una interacción entre los conceptos ya existentes en la estructura cognitiva del sujeto modificándola, haciendo un anclaje entre lo nuevo y lo viejo, lograr que el nuevo material aprendido forme parte de la estructura. Es importante mencionar que todo cambio crea un desajuste, así que debemos considerar que cuando se amplía o se modifica un concepto ya existente, se sufre un desequilibrio mientras se da el proceso de acomodación y discriminación del nuevo elemento, que se logrará si los materiales cuentan con una organización sistemática y coherente, acorde con la realidad del sujeto, sobre todo en las modalidades en educación abierta y a distancia el tutor o asesor, dependiendo del caso, deberá estar al pendiente del proceso de aprendizaje de los alumnos, ya que la distancia puede provocar que se sienta solo y confundido, también se pueden incluir en los materiales mensajes que ayuden a asimilar mejor el proceso, para que el alumno se sienta entendido y acompañado en su aprendizaje.

La educación a distancia deberá promover el desarrollo a partir de los medios que se emplean, educar es variar los elementos de ensayo y éxito para crear individuos creativos y audaces, incapaces de concebir el fracaso de una tarea sin antes proponérsela; es importante tomar en cuenta las necesidades fundamentales del estudiante y que la educación a distancia responda a esas necesidades.

Se puede decir que innovar en educación implica enlazar los contenidos curriculares con las experiencias previas del sujeto y con el contexto profesional vigente, todo esto apoyado por un tratamiento pedagógico adecuado de los medios que se utilizarán para la consecución de cada una de las actividades orientadas al aprendizaje.

 

Conclusiones

Innovar en educación a distancia es cambiar estructuras internas, impulsar el intercambio de ideas mediante el uso de los medios para propiciar el trabajo en equipo, problematizar la realidad para encontrar soluciones y propiciar la creatividad en los procesos de aprender.

Cambiar estructuras internas implica cuestionar los procesos de aprendizaje, hacer consciencia de que el sujeto que aprende no es sólo un depositario de nuestros saberes, sino seres humanos que procesan y asimilan información, el asesor o tutor debe tener presente que se convierte en un facilitador del aprendizaje de los estudiantes de educación a distancia, quien tiene la responsabilidad de actualizarse no sólo en su área disciplinar, sino en el campo de la pedagogía y psicología, para el mejor desempeño de su labor docente y el manejo de grupos a distancia.

El docente que recurra a las teorías del aprendizaje debe ser capaz de traducirlas y aplicarlas a sus prácticas educativas, tomando los conceptos fundamentales y las sugerencias que ellas ofrecen para diversificar su actividad docente y la creación de nuevos medios para aprender, convirtiendo el aprendizaje en una verdadera aventura del saber y no en una monotonía del aprender.

 

Bibliografía

AUSUBEL, David P. [Et. al.]. Psicología educativa. Un punto de vista cognitivo. Ed. Trillas. México, 1995. [8a. reimpresión].

BLEGER, José. Temas de psicología, (entrevista y grupos). Ed. Nueva Visión. Argentina, 1985.

IMBERNÓN, Francisco. En busca del discurso educativo. Ed. Magisterio del Río de la Plata. Argentina, 1996.

JUIF, P. y Legrand, L. Grandes orientaciones de la pedagogía contemporánea. Ed. Narcea. España, 1988.

Principal | Índice