Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

11

(once)

SECCIÓN

páginas

de la 22 a la 31 de 112

el rollo

Guadalajara, México - Agosto de 1999

Principal | Índice


Recomendaciones para el desarrollo de programas de educación a distancia

(Ponencia presentada en Curitiba, Brasil, en 1998)

Manuel Moreno Castañeda*

* Coordinador de la CECAD (Coordinación de Educación Continua, Abierta y a Distancia) de la Universidad de Guadalajara. Vicepresidente del Consorcio Red de Educación Abierta y a Distancia (CREAD) para México.

El saber, el saber hacer, el saber ser

y el saber convivir en sociedad

constituyen los cuatro aspectos,

íntimamente enlazados de una misma realidad.

Informe Delors de la UNESCO.

Presentación

Cuando recibí la invitación para venir a Curitiba para platicar sobre educación a distancia, lo primero que hice fue releer sobre la historia de la educación en Brasil e indagar acerca del desarrollo de la educación a distancia, sobre todo a partir de las experiencias que conocí en mi anterior visita a Río de Janeiro. Cada vez que reflexiono en torno de esta situación, confirmo la gran similitud que existe entre nuestros dos países, y me vienen a la memoria educadores brasileños como Lourenco Filho, Freire y otros más, cuyas enseñanzas han llegado a México y han contribuido a nuestro desarrollo educativo. La coincidencia de nuestras historias las encuentro a partir de la época colonial, después en los proyectos educativos de liberales y conservadores, la modernidad que los positivistas pregonaban a finales del siglo XIX y, ahora en el nuevo afán por la modernidad y posmodernidad, al final del siglo XX y este segundo milenio.

El propósito de esta comunicación es compartir con ustedes, algunos conocimientos y experiencias en el campo de la educación a distancia, en especial cuando está dedicada a la formación de profesionales de la educación, precisamente el campo donde la educación a distancia ha tenido su mayor impacto y trascendencia, y donde esta modalidad cumple un doble propósito: el explícito en el programa que se pretende desarrollar, y la vivencia que experimentan los profesores, situación vital en la posición que asumirán con respecto a esta modalidad educativa.

Hay muchos modos de entender la educación a distancia, y en ocasiones se le confunde con la educación abierta, este concepto se maneja cuando se abre el proceso enseñanza aprendizaje en cualquiera de sus elementos, bien puede ser tiempo, ritmo, lugar, antecedentes de estudios, presencia en las instituciones educativas, relación con el docente, etc. En cambio la educación a distancia tradicionalmente es entendida como las estrategias y medios que ayudan a establecer la comunicación cuando institución, docentes y estudiantes no coinciden en tiempo y lugar. Así, sólo se trata de superar los obstáculos temporales y espaciales, sin embargo, habría que agregar que lo relevante es superar las barreras sociales y culturales y, en ese sentido, habría que encauzar la educación a distancia para acercarnos en:

  • Tiempo.

  • Espacio geográfico.

  • Espacio social.

El tiempo. Más allá de calendarios, horarios y edades, respetando los ritmos, condiciones, capacidades y posibilidades.

El espacio. Más allá de las aulas y de las condiciones geográficas, aprovechando óptimamente los medios de comunicación y los espacios no escolares.

Lo social. Para llegar a quienes han estado marginados de los servicios educativos por cuestiones económicas, culturales, condiciones de salud, etc. En el desarrollo de la educación a distancia, también coincidimos, al tener programas de élite con la más sofisticada tecnología, en contraste con programas masivos para la población que requiere educación básica.

Es válido y necesario reiterar que, en la educación a distancia, el estar en distintos lugares o en distintos tiempos, es un obstáculo que, por diversos medios, puede ser superado, pero los obstáculos realmente complejos de manejar y consecuentemente de abatir, son los sociales y culturales, elementos fundamentales a los que debemos dedicar especial atención.

 

Educación para superar las distancias: espaciales, temporales, sociales y culturales

Con esta visión los conceptos de educación abierta y a distancia se complementan, el primero con la apertura de oportunidades, y el segundo acercando, con distintas estrategias y medios, a quienes deben participar en un proceso educativo, cuando y donde estén, para acercarse al ideal de educación para toda la vida que plantea el informe Delors de la UNESCO: (1996).

Con sus ventajas de flexibilidad, diversidad y accesibilidad en el tiempo y el espacio. Es la idea de educación permanente la que ha de ser, al mismo tiempo, reconsiderada y ampliada, porque además de las necesarias adaptaciones relacionadas con las mutaciones de la vida profesional, debe ser una estructuración continua de la persona, de su conocimiento y sus aptitudes, pero también su facultad de juicio y acción...

Acorde con esta concepción de educación a distancia y a través del estudio de las experiencias vividas y conocidas en veinte años de dedicación a la educación no escolarizada, presento estas reflexiones empezando por una caracterización de distintos modelos de educación a distancia, para luego analizar los riesgos y problemas en que se puede caer si no se tienen ciertos cuidados y una buena planeación. Precisamente, con la intención de aportar ideas para una adecuada programación para la educación a distancia se presentan una serie de principios que conviene seguir para darle solidez al programa, los elementos básicos que deben ser tomados en cuenta y aspectos que deben ser considerados con respecto a los medios y los modos de aprender, para finalizar con una serie de conclusiones y recomendaciones generales con respecto al desarrollo de programas de educación a distancia.

Cuadro 1. Caracterización de los modelos de educación a distancia

Modelos:

Características
generales:

Ventajas:

Problemas:

Aportaciones:

  • Instituciones nacionales.

  • Centralizados, producción masiva de materiales.

  • Personal exclusivo y especializado.

  • Cursos homogéneos.

  • Abatimiento de los costoa por las escalas de producción y atención a estudiantes.

  • Falta de adecuación regional y obsolescencia de materiales por las altas escalas.

  • Trabajo en red al interior y al exterior.

  • Aprovechamiento óptimo y compartido de los recursos al interior y al exterior.

  • Unidades al interior de las instituciones.

  • Compartiendo currícula, recursos y personal.

  • Instituciones tradicionales que incorporan la educación a distancia para divesificar las situaciones de aprendizaje y ampliar opciones a los estudiantes.

  • Cursos a distancia integrados al currículum.

  • Aprovechamiento de recursos existentes.

  • Fortalecimiento del sistema escolarizado.

  • Flexibilidad y adecuación.

  • Escolarización de la educación a distancia.

  • Dificultad para contar con personal preparado para atender distintas modalidades.

  • Sistemas de crédito y currícula flexibles y compatidas.

  • Ofrecer carreras abiertas y también cursos integrables a carreras escolarizadas.

  • Vincular formación inicial con educación continua y posgrados a distancia.

  • Unidades al interior de las instituciones con distinta organización y currículum.

  • Cada modalidad con su currículum.

  • Disponer de espacios, materiales y personal especiales para la modalidad.

  • Inversión extra.

  • Adecuar sistemas y formar personal especializado.

  • Consorcios y redes.

  • Todos los miembros producen, reciben y acreditan cursos.

  • Aprovechamiento óptimo de recursos, escalas apropiadas de producción y adecuación regional e institucional.

  • Si no se avanza en las políticas de colaboración y cooperación tiene pocas posibilidades de éxito.

  • Trabajo en red intra e interinstitucional.

  • Escalas apropiadas de producción.

  • Infraestructura compartida.

  • Infraestructura nacional compartida por varias instituciones.

  • Aprovechamiento óptimo de la infraestructura y recursos.

  • Centralismo.

  • Conflictos por las prioridades de la programación.

  • Todos los miembros de la red producen, distribuyen, reciben y acreditan.

  • Ligarse a los programas nacionales.

  • Programas eventuales.

  • Programas a corto y mediano plazo para grupos y propósitos bien definidos.

  • Oportunidad.

  • Falta de continuidad y seguimiento.

 

1). Modelos de la educación a distancia

Si damos un vistazo a los distintos modelos de educación a distancia que hay en el mundo, una primera reflexión sería para comprobar que no hay un modelo único y que cada país o institución construye su propio modelo. El cuadro 1 nos puede dar una idea de ello.

Imposible entonces llegar a análisis válidos para todos, más bien, a partir del conocimiento de los distintos tipos de contexto y experiencias, cada institución y para cada situación social, se habrán de diseñar y construir los propios modelos.

 

2). Los riesgos de la educación a distancia

Cuando se va a desarrollar un programa de educación a distancia deben tomarse un gran número de decisiones, cada una de las cuales puede ser determinante para su éxito. Se corren riesgos que pueden ser de mucha trascendencia, pues marcan sus derroteros e imprimen un fuerte impacto social, no siempre los más deseables socialmente. En este sentido, la primera decisión debe ser si realmente la educación a distancia es la solución adecuada para el problema que se nos está planteando, o si solamente estamos probando un camino más, o lo que sería peor, lo hacemos porque es la moda en otras instituciones educativas. Luego habrá otra serie de decisiones acerca de la infraestructura necesaria, formación de personal, costos, duración, y muchos elementos más, para lo cual conviene tener en claro expectativas, propósitos, alcance, cobertura y nivel de nuestro proyecto de educación a distancia.

Por ejemplo:

  • ¿Será un programa temporal o definitivo?

  • ¿Se creará una unidad al interior de una institución tradicional?

  • ¿Se creará una nueva institución?

  • ¿Se va a partir de infraestructura, equipamiento y personal existente? o ¿se piensa en crear diferente infraestructura, organización, personal y equipamiento?

Estas y muchas preguntas más habrá que contestarse, para poder tomar decisiones adecuadas.

Precisamente como un apoyo en esa toma de decisiones, demos un vistazo a las siguientes observaciones sobre los riesgos de la educación a distancia, considerando tres puntos de vista: de Michael Moore, Gutiérrez y Prieto y algunas reflexiones basadas en nuestras experiencias.

Para Michael Moore (1993) en la educación a distancia suelen cometerse siete pecados capitales, que son: timidez, impetuosidad, individualismo, orgullo del lugar, competencia, lujuria por la tecnología y pragmatismo. Y en oposición a estos pecados, presenta como virtudes de la educación a distancia: la visión, planeación, trabajo en equipo, redes, colaboración, pureza de diseño y conocimiento de la teoría.

Francisco Gutiérrez y Daniel Prieto en su obra La mediación pedagógica, presentan como los mayores riesgos de la educación a distancia los siguientes:

Enseñanza industrializada. "...que lleva consigo la mecanización, despersonalización, estandarización e institucionalización".

Enseñanza consumista. "La producción industrial de materiales instruccionales desencadena consecuentemente procesos de venta y consumo también a escala industrial..."

Cuadro 2. Vicios y virtudes de la educación a distancia, según Michel Moore

Vicios:

Virtudes:

Timidez. Es la carencia de entusiasmo y el temor al cambio, se prefiere la seguridad de la tradición, a la transformación de las prácticas educativas.

Visión. Es la virtud de quienes pueden apreciar las ventajas del desarrollo tecnológico, e incorporarlo a sus prácticas, son capaces de abandonar la comodidad para buscar mejores procesos educativos.

Impetuosidad. Muy propia de los políticos de la educación, que se lanzan a grandes proyectos de educación a distancia, sin modificar la esencia de los procesos educativos.

Planeación. Con una visión clara de futuro, organizar objetivos, acciones, tiempos y recursos.

Individualismo. Cuando una sola persona desarrolla todas las actividades que se requieren en la educación a distancia: la disciplina, el tratamiento pedagógico, la comunicación y la evaluación.

Trabajo en equipo. Organizar el trabajo en las distintas especialidades que lo integran y reconstruir el trabajo de los especialistas en un todo.

Orgullo del lugar. El aprendizaje que ocurre en cada lugar es validado y certificado ahí mismo y sólo por la misma institución.

Redes. Instituciones organizadas en red, cada una participa según sus posibilidades y todas validan los cursos de todas.

Competencia. Todos compiten contra todos, multiplicando esfuerzos y desaprovechando recursos.

Colaboración. Trabajan juntos para beneficiarse unos a otros.

Lujuria por la tecnología. Obsesión por estar siempre en la punta de la tecnología, son presa fácil de los vendedores de maquinaria.

Puresa de diseño. "Diez centavos de un buen diseño son más valiosos que un dólar de nueva tecnología".

Pragmatismo. La acción por la acción misma. Reproducir irreflexivamente lo que otros hacen.

Conocimiento de la teoría. Que surge del estudio sistemático de la práctica educativa y sirve de guía a la misma.

Enseñanza institucionalizada. En esta modalidad "…se diluyen al máximo el estilo personal y las relaciones interpersonales inherentes al acto educativo."

Enseñanza autoritaria. Cuando la obsesión es por: "...la organización eficaz, u orden estricto, líneas de mando bien definidas, control de todos los procesos (incluido el de calidad), y demás estrategias y requerimientos institucionales para garantizar el estricto cumplimiento de los objetivos propuestos."

Enseñanza masificante. "El funcionamiento resulta rentable sólo si se logra una aplicación masiva; esto es por la necesidad de abaratar exitosamente la producción y la distribución". Y en este sentido previene de cómo programas internacionales nos llevan a utilizar: "...con mínimas adaptaciones, las producción de los grandes centros de educación a distancia ya existentes".

En su misma obra Gutiérrez y Prieto recomiendan una práctica que piense más en las personas que en las ventajas económicas e institucionales; no extrapolar fórmulas válidas en otros países, e impulsar un modelo de desarrollo a escala humana que proyecte un nuevo plan educativo. Para ello presenta una propuesta alternativa enfocada a:

  • Educar para la incertidumbre.

  • Educar para gozar de la vida.

  • Educar para la significación.

  • Educar para la expresión.

  • Educar para convivir.

  • Educar para apropiarse de la historia y la cultura.

Así como en estos dos puntos de vista, cada persona e institución puede platicarnos sus experiencias y con ellas sus aciertos, fallas, opiniones y recomendaciones, que, desde luego, son resultado de casos particulares y no siempre de aplicación general. Sin embargo, nos pueden ser de gran utilidad para saber en que puntos hay que poner un especial cuidado, cuando se deben de tomar algunas decisiones con respecto al desarrollo de ambientes de aprendizaje a distancia. Enseguida presento otros riesgos que surgen de la reflexión sobre experiencias que he vivido en instituciones mexicanas como la Dirección General de Mejoramiento Profesional del Magisterio, el Sistema Nacional de Educación de Adultos, la Universidad Pedagógica Nacional y la Universidad de Guadalajara.

Desfasamiento entre los ritmos políticos, académicos y sociales. En el desarrollo de programas de educación a distancia es muy común que no coincidan los tiempos de quienes dirigen la política educativa con los ritmos del trabajo académico, y que los tiempos de ambos no coincidan con los requerimientos sociales. Por lo tanto, adecuar los procesos y dinámica institucionales para responder con oportunidad a las demandas sociales, debe ser una prioridad en las políticas de educación a distancia.

Tecnofilia. Que se manifiesta en el sobreequipamiento tecnológico, el afán de estar siempre en la punta de la tecnología por el solo hecho de estarlo, en una adoración excesiva a los medios, en especial a los electrónicos, se exagera la valoración de la potencialidad de la tecnología, es una tentación difícil de vencer que redunda en un exceso de gastos en equipo que se subutiliza y luego debe ser reemplazado. "Un medio antes nos relacionaba con algo, ahora el medio es la realidad misma" (Henry Johnson). Estudios rigurosos sobre las condiciones del entorno y las necesidades de equipamiento, nos posibilitarán tomar mejores decisiones en este aspecto.

Tecnofobia. Al contrario de la postura anterior, se manifiesta en el atraso y desaprovechamiento tecnológico producto de la ignorancia y prejuicios, motivados en muchos casos por los temores de modificar las prácticas educativas tradicionales. Los programas de formación académica en los que la tecnología más que un objeto de estudio, se incorpore como un instrumento que facilita y potencializa el trabajo, puede dar buen resultado.

Obsolescencia. Es común en los programas que, por ahorros mal entendidos, se realice una sobreproducción de materiales educativos para bajar los costos, y luego debe tomarse la decisión de desecharlos, con el consecuente desperdicio de recursos, o seguirlos utilizando en demérito de la calidad educativa. Una planeación adecuada que contemple estudios sobre proyección y demanda, así como el equipo para la producción de tirajes cortos que no suban exageradamente los costos, nos evitará problemas de este tipo.

Descontextualización. Imitación acrítica de modelos importados, copia de cursos sin sentido para la realidad en que pretenden ser adaptados. El diseño y desarrollo de un modelo propio, adecuado a los requerimientos de cada caso particular, nos ayudará a decidir que elementos externos pueden ser incorporados y de que manera.

Aislamiento. Consiste en la individualización excesiva de las estrategias y el diseño de materiales de estudio, lo que se traduce en estudiantes solitarios en sus situaciones y procesos de aprendizaje. El apoyo a través de los tutores y la promoción de la cooperación y el trabajo en equipo, bien sea en los centros de trabajo, instituciones educativas, ambientes virtuales o cualquier espacio y momento propicio, mejorará mucho su proceso de socialización.

Reescolarización. Un riesgo que siempre está presente es la tendencia de regresar a las aulas y a los sistemas escolares debido a que los docentes, estudiantes y directivos se angustian por la inseguridad que sienten cuando algo falla en los programas de educación a distancia. Para evitar esto, es imprescindible la superación de los miedos a la no presencialidad y la fortaleza de la estructura de un buen programa de educación a distancia apoyado en una tutoría profesional, medios para el aprendizaje de calidad y evaluación confiable.

Centralismo. Cuando se tiene la capacidad política y tecnológica de lograr grandes coberturas y centralizar las decisiones y la distribución de los servicios educativos a distancia, se puede ir en contra de la identidad y las condiciones particulares de los destinatarios y ofrecer programas descontextualizados, así sería el caso de la globalización de la educación que, al igual que la globalización de la economía, puede ir en contra de la identidad cultural de la región. Por ello, una tarea prioritaria de la educación a distancia es lograr un sano equilibrio entre estas tendencias, entender y actuar con pertinencia en lo que debe ser homogéneo y, sobre todo, respetar y fortalecer la diversidad, y así, desde el ámbito social global, entender los ámbitos sociales locales y personales, y en la construcción de estos entender lo global.

En ese mismo sentido, debemos saber tomar las decisiones curriculares, y en relación estrecha, decidir qué materiales de estudio pueden y deben producirse y distribuirse de manera general, y cuándo deben ser para una específica región, área o grupo, así como los medios tecnológicos para su integración.

Esta situación tienen muchas y serias implicaciones, por ejemplo aplicar los mismos criterios, parámetros e instrumentos que pretenden absurdamente homogeneizar los aprendizajes, cuando evidentemente en cada persona, en cada ambiente, se produjeron procesos educativos distintos.

 

3). Principios

La estrategia para un programa de educación a distancia, debe centrarse en el desarrollo y aprovechamiento máximo de las potencialidades propias y de la situación que va ser enfrentada, sin perder de vista que esta situación tiene su propia dinámica y tendencias, que en ocasiones puede ser distinta al proyecto educativo que se pretende desarrollar. Así mismo, para un ambiente de aprendizaje a distancia conviene considerar los siguientes principios:

a). Confianza:

Confianza en el apoyo institucional, en la relación entre administradores, docentes y estudiantes, en los medios para el aprendizaje y, sobre todo, la confianza social de que las personas formadas en las instituciones educativas a distancia son confiables en sus servicios profesionales.

b). Dialogicidad:

Un ambiente siempre dispuesto a propiciar la relación entre la gente, relación que ayude a la creación de comunidades de aprendizaje y a la construcción colectiva del conocimiento. En este ambiente dialógico la interacción es una condición de primer orden, interacción que se da en relación con:

  • Las personas que participan en el proceso de aprender y enseñar.

  • La institución.

  • Los medios y materiales.

  • Los contenidos, cuando se interrelacionan e interactúan con los esquemas de conocimiento previos y las características personales de quien aprende.

Desde luego que lo fundamental es la relación que se da entre las personas. En la educación a distancia la relación y el entrelazamiento entre la comunidad cercana y lejana se acercan con los apoyos tecnológicos y el concepto de comunidad se amplía sin límites espaciales. Renovar la relación entre quienes participan en un proceso de este tipo es la base de un nuevo ambiente educativo, como lo plantea Botkin: "Así pues, hay dos elementos especialmente importantes por lo que respecta al aprendizaje innovador. Por un lado, los individuos tienen que ser capaces de enriquecer sus contextos manteniéndose al ritmo de la rápida aparición de nuevas tecnologías. Por otro lado, deben comunicar la diversidad de contextos mediante un continuo diálogo con otros individuos. Lo uno carece de sentido sin lo otro".

c). Colaboración:

Tanto en los contextos de los procesos educativos cotidianos con quienes participan en un proceso educativo específico, como entre instituciones y organismos en el ámbito social global. En gran parte esta caracterización de los ambientes de aprendizaje se recupera en la siguientes palabras de Maricruz Corrales (1997): "Las recientes teorías sobre el aprendizaje, la madurez intelectual y emocional y las variantes educativas apuntan a ambientes que se caracterizan por sus condiciones de amplitud, deferencia hacia estilos y ritmos de aprendizaje, inclusión de aspectos e indicaciones para el trabajo colaborativo y la promoción de interacciones con diferentes grupos de estudio o acción".

d). Creatividad:

El aprendizaje bien cultivado es siempre un acto de creación, cuando una persona aprende significativamente no expresa lo que aprendió como una simple repetición de la información recibida, sino que hay un proceso de recreación en el que hace suyo lo aprendido. Este tipo de aprendizaje es el que permite que una persona tenga la capacidad de enfrentar situaciones nuevas e inciertas, estar preparado para cualquier futuro y vivir mejor el presente.

e). Apertura:

Actitud siempre dispuesta a las ideas nuevas y distintas a las nuestras, actitudes y propuestas educativas flexibles, con posibilidades de adecuarse a las condiciones de vida de las personas.

f). Diversidad:

El respeto a los modos particulares de ser y hacer en toda acción educativa, en educación a distancia cobra una mayor importancia por sus alcances y cobertura, ya que llega a más regiones y personas aumentando con ello la diversidad, que no sólo debe ser respetada, sino aprovechada en toda su riqueza cultural.

g). Autonomía:

Según Henry Johnson "...las condiciones ambientales determinaron la vida humana a tal grado que la suplantaron y negaron la posibilidad de autorrealización. (La autorrealización será, por supuesto, problemática —y tal vez imposible— si los ‘yo’ autónomos no son posibles). En esta transformación de la autonomía a la pertenencia (dependencia), la educación de acuerdo con Ellul, juega un papel inicial".

Esta reflexión debe ser algo permanente en la educación a distancia. Con todos los avances tecnológicos que están incorporando en la educación a distancia, la autonomía de los estudiantes no sólo debe plantearse en relación con el docente u otros estudiantes sino también en relación con las máquinas, de las cuales también puede haber dependencia.

En coincidencia con el valor de la libertad, la mayor fuerza social sólo se logra a partir de la conjunción de la libertades individuales, seres libres en los que debe desarrollarse el potencial para que dirijan su vida y en ese sentido se apropien de sus procesos de aprendizaje. A este respecto son muy significativas las siguientes palabras de Freinet: "Todo sucede como si el individuo(...) estuviera cargado con un potencial, del cual no podemos todavía definir ni el origen, ni la naturaleza, ni la finalidad, y que tiende no solamente a conservarse y a renovar su carga, sino a crecer hasta el máximo de potencia, a expandirse y a transmitirse a otros seres que sean su prolongación y continuidad".

h). Accesibilidad:

En ambientes demasiado informatizados y tecnologizados, estudiantes y profesores pueden quedar relegados confundidos y angustiados, por ello en el desarrollo tecnológico de un ambiente de educación a distancia, no debe perderse de vista la accesibilidad de quienes deben participar en ese proceso, considerando desde sus condiciones geográficas, económicas y culturales generales hasta su manera personal de ser. Sobre todo hay que tener cuidado con los sistemas demasiado centralizados y homogéneos que al manejar un sólo esquema tecnológico dejan fuera a muchos posibles participantes.

A este respecto es interesante observar como en cada país y en cada grupo social, los propósitos educativos y la posibilidad de acceder a los medios dan lugar a modelos educativos distintos, como se plantea en el Informe Delors de la UNESCO: (1996) "...la mayoría de los proyectos puestos en práctica en los países en desarrollo tratan sobre todo de alcanzar a públicos muy numerosos o a los que normalmente es imposible llegar... En los países desarrollados lo que se trata de aprovechar son más bien, las propiedades ilustrativas de los medios audiovisuales, así como la posibilidad de dirigirse a grupos específicos, minoritarios o desfavorecidos..."

A esta afirmación podríamos agregar que en los países en desarrollo se dan ambas situaciones, pues en un proceso desigual de posibilidades de acceso a la educación, podemos encontrar modelos que imitan a los países con gran potencial económico y otros con poca o nula posibilidad de acceso a los avances tecnológicos.

i). Alegría:

Aprender en un contexto de felicidad. Un ejemplo interesante pueden ser los centros de aprendizaje Legomindstorms que la compañía Lego y el Instituto Tecnológico de Massachusetts están desarrollando con la idea básica de proveer a los niños de las mejores herramientas: "para que aprendan y se diviertan mientras crecen" como dice Kjeld Kirk Kristiansen (1997). O como dirían Daniel Prieto y Francisco Gutiérrez "Aprender para gozar de la vida".

Recuperar o fortalecer, —según el caso— la alegría para aprender, que en muchos ámbitos escolares se ha perdido.

j). Anticipación:

Propiciar aprendizajes que posibiliten enfrentar situaciones nuevas e inciertas, y con ello la capacidad para enfrentar y resolver problemas. Alguien muy creativo como Einstein decía: "Yo nunca pienso en el futuro, siempre llega demasiado rápido".

k). Sustentabilidad:

Que el ambiente fortalecido en sus principios se desarrolle, no para sí mismo y su conservación, sino en la búsqueda permanente de mejores condiciones para el aprendizaje.

 

Formación de profesores

En relación con un programa de educación a distancia destinado a la formación de profesores que ejerzan funciones docentes, de investigación, difusión o gestión, que es el caso que nos ocupa ahora, es recomendable cuidar lo siguientes aspectos:

  • Congruencia. Entre el modelo educativo y de gestión que se propone a los participantes y el que se vive institucionalmente (teoría-práctica, modelos vivos).

  • Significación. Que los aprendizajes tengan sentido para la vida profesional y personal de los participantes.

  • Flexibilidad. Adecuándose a las condiciones de vida y trabajo de los participantes, no como una mera ocupación de tiempo y espacio libre sino integrándose a su vida personal y profesional cotidiana.

  • Integridad. En los apoyos académicos: asesoría, medios y materiales de estudio y evaluación.

Además de estos principios conviene tomar en cuenta las siguientes recomendaciones de Imbernon (1996), con respecto a la formación de profesores:

  • Tener en cuenta la diversidad profesional.

  • Alcanzar todos, los componentes formativos.

  • Formar parte de una política de perfeccionamiento.

  • Establecer las modalidades formativas.

  • Unir la teoría y la práctica.

  • Formar a los formadores.

  • Cuidar la evaluación.

  • Analizar el papel de las escuelas del magisterio.

  • Respetar la autonomía de los centros y el profesorado.

  • Contemplar la formación del profesorado como una pedagogía de los adultos (andragogía).

 

4). Elementos básicos en un sistema de educación a distancia

a). Sujetos y procesos de formación:

De acuerdo al papel que desempeñan las personas que participan en un proceso educativo a distancia y la relación que se da entre ellos, podemos hablar de enfoques centrados en el profesor, en el grupo, en el estudiante y en la promoción del aprendizaje colaborativo.

En el profesor. La programación privilegia al docente que diserta sobre temas en los que es experto y se espera que por su sabiduría y elocuencia los estudiantes aprendan, esto es común verlo en teleconferencias de programas de televisión educativa.

En el grupo. Cuando la estrategia se preocupa por que los estudiantes de educación a distancia se organicen en grupos que reciben el curso a distancia y se les apoya con coordinadores de sitios receptores, que se encargan de ayudarles en su proceso de estudio y servir de enlace con los que centralmente se responsabilizan del programa general.

En el estudiante. Programas centrados en quien aprende y sus modos de aprender, los estudiantes son atendidos de manera individual y se les asignan tutores especiales. Con esta intención también se elaboran los materiales de estudio.

El aprendizaje colaborativo. Aquí lo importante es la interacción y el diálogo, la relación personal como principio de aprendizaje, en este sentido resulta muy conveniente la organización de redes de aprendizaje que pueden realizarse a través de Internet, redes de audio y video, etc. Dentro de la estrategia lo principal es organizarse en red como una comunidad de aprendizaje.

Al pensar en este punto, conviene recordar cómo tradicionalmente se sigue gastando mucho más en docencia, con todos los costos administrativos y de infraestructura, con lo que ello implica, y , en contraposición, se gasta muy poco en propiciar ambientes de aprendizaje. Ahora al menos ya figura un discurso en este sentido, pero hay que atreverse a dar un salto cualitativo hacia modos de educación que se fundamenten en el desarrollo de las potencialidades individuales y grupales del aprendizaje autónomo, con personas que se responsabilizan de sus procesos de aprendizaje y lo mejoran al contrastarlo y socializarlo con quienes coinciden en sus intereses de estudio.

c3more11.jpg (20646 bytes)

b). Personal académico:

Debidamente preparado tanto en su campo disciplinar y profesional como en las mediaciones tecnológica y metodología que habrá de seguirse en el programa. Para ello el personal además de su debida formación deberá contar con los apoyos de servicios y equipamiento necesarios para cumplir a plenitud con sus funciones de investigación, producción académica y atención a los estudiantes.

c). Servicios a los estudiantes:

Desde los servicios de inscripción, los materiales de estudio, la tutoría, la evaluación tanto formativa para apoyarlo en su proceso de formación como en la que se realice para la certificación de lo aprendido.

d). Infraestructura tecnológica.

Que soporte y posibilite la producción y entrega de materiales educativos, la comunicación entre los participantes en los procesos de formación tanto para propósitos administrativos como académicos. Por lo que se refiere a la infraestructura tecnológica, un aspecto fundamental son los medios que habrán de utilizarse para establecer la comunicación entre los participantes para lo que conviene tener los elementos suficientes que nos permitan decisiones adecuadas.

La preocupación en el uso de las tecnologías no es sólo para cubrir una gran parte de la población, sino para que se desarrollen mejores procesos de aprendizaje y mejores relaciones educativas. Para ello habría que pensar en propuestas que vinculen la cobertura con la calidad, no hay razón para descuidar una en aras de la otra.

 

Posibilidad de acceso

El primer criterio que debe prevalecer para decidir con respecto a los medios que habrán de utilizarse en educación a distancia es su accesibilidad. De nada servirá su potencialidad y sofisticación si los destinatarios no pueden, por razones de cualquier índole, acceder a ellos. Adecuar los medios a las condiciones de vida de los participantes, tomando en cuenta en dónde viven, cómo viven y cuáles son sus condiciones geográficas y socioeconómicas, sus condiciones para el estudio y su cultura de aprendizaje; qué medios llegan mejor a los lugares del vivir cotidiano: casa, trabajo, escuelas, etc., y que las personas tengan las posibilidades técnicas, económicas y culturales de acceder. Hasta qué punto y de qué manera debe introducirse una nueva tecnología considerando las condiciones y posibilidades de los destinatarios, o implementar estrategias para la incorporación de una nueva cultura educativa. Desde luego no debe perderse de vista, cómo la tecnología implementada puede servir para una mayor cobertura e interacción, para comunicar mensajes más atractivos y con mayor rapidez.

 

Accesibilidad institucional

Cultura organizacional. Un aspecto de primer orden que hay que considerar en la decisión sobre tecnologías, es el que se refiere a las posibilidades institucionales de adecuar la organización y su personal a las innovaciones que se desee implementar, tomando en cuenta los aspectos estructurales, tecnológicos y culturales. En muchas ocasiones, el personal académico arraigado en sus prácticas tradicionales impide el impacto favorable que la tecnología pueda tener en la educación. Al mismo libro como ahora el software o el video, se le ha visto como una fuente de información, pero no como una obra que puede ser creada por los propios estudiantes, como lo propone Freinet.

En un proyecto de grandes pretensiones innovadoras, sea en lo tecnológico como en lo educativo, es imprescindible contar con el consenso y apoyo de las personas que en sus distintos niveles deberán ser responsables y participantes del mismo:

  • Los políticos que deberán tomar las decisiones y decidir los apoyos,

  • Los funcionarios medios que deberán tomar las decisiones cotidianas

  • Los profesores e investigadores que deberán responsabilizarse de la producción y servicios académicos.

  • Las personas responsables del trabajo técnico y los esfuerzos conjuntos que deben realizar para sacar adelante el trabajo cotidiano, y prioritariamente los estudiantes, como razón de ser y principales protagonistas de los procesos educativos.

Costos. Un aspecto importante de la accesibilidad son los costos, considerando aspectos como los siguientes:

  • Costos que podrán ser abatidos.

  • Gastos agregados que implica.

  • Tiempo que se ofrecerá el servicio.

  • Cobertura y cantidad de población que deberá ser atendida.

  • En quien se cargan los costos, en la institución que ofrece el servicio o en los destinatarios del mismo.

  • Que posibilidades de crecimiento tiene el equipo y que costos implica.

e). Apoyo administrativo:

Inscripción control del avance de estudios, acreditación, sistemas de producción y entrega de materiales, manejo de finanzas, etc.

f). Apoyo y coordinación institucional:

Dando unidad, sentido y armonía a todo el conjunto de elementos; que al darle identidad institucional despierte en los estudiantes la seguridad de pertenencia a una organización confiable y segura.

 

5). Los medios y los modos de aprender

Los distintos medios para la información y comunicación que suelen utilizarse con propósitos educativos, no siempre son instrumentos neutrales, pues dependiendo de su uso y los procesos de aprendizaje en que se incorporan, por ejemplo para el desarrollo de tutoriales, cuando el estudiante puede tomar lecciones especiales, hacer ejercicios, trabajar simulaciones, construir modelos, solucionar problemas y entretenerse con juegos educativos como herramienta para encontrar información, procesar palabras, aplicar programas, etc., como educando, investigando, descubriendo, creando, estudiando, etc., o como medio de comunicación.

Falta mucho por estudiar aún para conocer que consecuencias sobre el modo de aprender tiene el uso de las nuevas tecnologías, como se pregunta Osborne (en Mac Lure, 1994): "...la tendencia a tomar la información de los medios electrónicos, especialmente de la televisión y no de los libros, ¿conducirá a otro tipo de pensamiento? Mc Luhan atribuye nuestra fascinación por el pensamiento secuencia a la primacía de lo escrito. Los que gozan de una educación audiovisual, dispensada por medios electrónicos, ¿tendrán un tipo de razonamiento menos lineal...?"

 

Dimensiones del aprendizaje:

Considerando las implicaciones de los medios en los modos de aprender de las personas, considero que el punto de partida debe ser precisamente las personas y sus modos de aprender y no las máquinas mismas. Por ejemplo, partir de las dimensiones en que se deben dar los aprendizajes y desde ahí decidir cuál tecnología es la más adecuada.

Dimensión perceptual. Los modos como las personas asimilan la realidad, cómo la información es extractada del ambiente.

Dimensión cognitiva. Memorizar, organizar, resolver, decidir, expresar cómo se procesa la información, los modos de percibir, pensar y resolver problemas.

Al tener acceso a los datos en grandes cantidades, y luego tener que interpretarlos, los estudiantes practican técnicas intelectuales como la clasificación, la secuenciación, el análisis o la utilización de diversos métodos de presentación (cuadros gráficos o histogramas) que son el resultado final del pensamiento activo en un contexto. Si insisto en el papel de los ordenadores en la construcción de modelos, es porque forman parte inteligente de la actividad intelectual humana. El pensamiento tiene lugar en un contexto, y el ordenador es un forma de estimular prácticas importantes de simulación en nuestro mundo técnico. El conocimiento involucrado es simultáneamente declarativo, de procedimientos y heurístico, vinculado a un contexto específico. Con tal enfoque, el ordenador puede ser una ayuda para las actividades intelectuales prácticas y para el aprendizaje en dominios complejos. Para que esto suceda las actividades ofrecidas, deben ser de buena calidad y apropiada a los objetivos. (Mac Lure y Davies, 1994).

O como o plantea Fernando Moraes (1997): "Considerando as práticas pedagógicas em si, e os ambientes de aprendizagem que proporcionam, poderemos afirmar que o comunicação vía telemática, por exemplo, e mais analitica, por ser basada na escrita, o que exige novos e mais refinados padroes de organização da expresão do pensamento".

Dimensión emocional. Tiene que ver con las características personales y emocionales, los estilos afectivos de aprendizaje. El cimiento donde descansan las maneras de ser y de relacionarse con los demás.

Dimensión social. Que comprende tanto el nivel macro, referido a toda la población que participa en el programa y el nivel micro, referido al contexto social cercano en el que se mueve el estudiante a distancia. Quienes participan en programas de educación a distancia no son seres lejanos y aislados, sino personas que deben saber convivir, socializar y trabajar en equipo. Por eso los medios utilizados deben posibilitar las relaciones con los demás, que todos tengan la capacidad de comunicarse y de aportar, de escuchar y hacerse escuchar. No perdamos de vista que en aprendizaje, lo esencial es la interacción personal. En la dimensión social. Medios de comunicación rápidos, eficientes y al alcance de la mano. Los medios deben posibilitar la interacción en igualdad de condiciones para todos los participantes, de ser posible en imagen, voz y texto.

 

Decidir los medios:

Estas dimensiones que deben ser consideradas cuando tenemos que decidir en relación con la tecnología, los medios y los materiales de estudio, por lo que pueden incidir en la manera en que una persona percibe lo que aprende, cómo lo procesa y cómo lo socializa.

Para aprender más rápido, mejor, desarrollar y renovar nuestros modos de aprender, tener más capacidad para acceder a la información, organizarla, procesarla y expresarla, para comunicarse con los demás, sin perder de vista que es la persona quien finalmente decide, o debiera decidir qué quiere de la tecnología. Debe poseerla y tenerla a su servicio, pero no sucumbir a la enajenación de los medios.

 

Reflexiones

  • Debemos tener presentes los riesgos en que se puede caer por la falta de planeación y la confianza en falsas expectativas. La mitificación exagerada de la educación a distancia puede ser peor que la desconfianza hacia ella. El autodidactismo, el abaratamiento de los costos, la gran cobertura que se puede lograr con ella, la flexibilidad académica, se posibilitan, pero no dependen mágicamente de la modalidad, sólo una planeación y realización adecuadas las harán realidad.

  • No hay un modelo único, aplicable y transferible a todas las circunstancias, cada institución o grupo social construye permanentemente su propio modelo de educación a distancia.

  • Innovar un ambiente de aprendizaje a distancia, no es trasladar la docencia de un aula de adobe a un aula virtual, ni cambiar el gis y el pizarrón por un pizarrón electrónico "inteligente", ni entregar los materiales de estudio por Internet en lugar del correo tradicional, cuando hay docentes que ni siquiera el tradicional pizarrón han sabido incorporar a su práctica, sino transformar en su base las relaciones personales en las que se dan los procesos educativos.

  • Si bien, se requiere contar con la infraestructura apropiada y un sistema administrativo eficiente, lo más importante son las personas que deben administrar, operar, asesorar, producir y tomar las decisiones adecuadas para servir mejor a los destinatarios de los programas. El gran reto de los sistemas de educación a distancia, es cómo ofrecer mejores servicios educativos a más personas.

  • Más que pensar en una tecnología específica de manera aislada, en educación a distancia debemos considerar con un enfoque holístico, el ambiente total en el que se ubican quienes aprenden, en la indispensable y permanente búsqueda de mejores aprendizajes.

  • En ese mismo sentido, la educación a distancia no debe desarrollarse como un sistema aislado, sino integrado al desarrollo educativo global, aportando sus potencialidades y aprovechando los procesos y producción académica existentes. Las nuevas aportaciones de la ciencia y la tecnología para la educación, no necesariamente eliminan lo que ya tenemos, sino que enriquecen las opciones y la diversidad.

  • La estrategia de funcionamiento debe basarse en el trabajo en red, el desarrollo de acciones a partir de experiencias educativas reales, vincular los avances tecnológicos con las nuevas propuestas educativas y considerar como ineludible el proceso de investigación e innovación.

  • La primera pregunta que debemos contestarnos antes de iniciar un proyecto de educación a distancia es: ¿Realmente esta modalidad educativa es la respuesta para el problema educativo que deseamos solucionar? (y no la culpemos luego de algo que ella nunca dijo que podía resolver).

Cuadro 4. Decidir los medios en relación con

La accesibilidad:

El aprendizaje:

Posibilidades
personales

Posibilidades

institucionales

Dimensión

percentual

Dimensión

cognitiva

Dimensión

emocional

Dimensión

social

Medios impresos

x

x

x

x

x

x

Audio grabado

x

x

x

x

x

x

Radio

x

x

x

x

x

x

Audio conferencia

x

x

x

x

x

x

Video grabado

x

x

x

x

x

x

TV en un sentido

x

x

x

x

x

x

TV interactiva

x

x

x

x

x

x

Diskets y CD

x

x

x

x

x

x

CMC

 x

 x

 x

 x

 x

 x

 

Fuentes de información:

ALEOTI Maia, Nelly. Anticipando o Futuro o projecto CEP-UFRJ. En Seminario: Tecnologias da Informação e Comunicação em Educação á Distancia. Río de Janeiro, 1997.

CREAD, UFRJ, ABT y otros. Seminario: Tecnologias da Informação e Comunicação em Educação á Distancia. Río de Janeiro, 1997.

DELORS, Jacques. La educación encierra un tesoro. Ediciones unesco. México, 1996.

GONZÁLEZ Estepa, Francisco Javier. Educational Technology in three Distance Teaching Universities-The British Open University, The Spanish Universidad Nacional a Distancia, and The Portuguese Universidade Aberta: A Comparative Research. XVIII Conferencia Mundial de Educación a Distancia del icde. Penn State, University. USA, 1997.

GUTIÉRREZ Pérez, Francisco y Prieto Castillo Daniel. La mediación pedagógica. Apuntes para una educación a distancia alternativa. Radio Nederland. San José Costa Rica, 1991.

IMBERNON, Francisco. En busca del discurso educativo. Editorial Magisterio del Río de la Plata. Buenos Aires, 1996.

MC. LURE, Stuart y Davies Peter. Aprender a pensar, pensar en aprender. Gedisa Editorial. Barcelona, 1994.

MOORE, Michael. Los siete pecados capitales en la educación a distancia. Conferencia en el II Encuentro Internacional de Educación a Distancia. Universidad de Guadalajara. México, 1993.

MORAES Fonseca, Fernando. Educação á Distancia na Extensão da PUC-SP. Seminario: Tecnologias da Informação e Comunicação em Educação á Distancia. Río de Janeiro, 1997.

MORENO, Manuel. Desarrollo de ambientes de aprendizaje en Educación a distancia. VI Encuentro Internacional de Educación a Distancia. Guadalajara, México, diciembre de 1997.

MORENO, Manuel. Tecnología, ¿para qué? Seminario: Tecnologías de la Información y la Comunicación para la educación a distancia. Río de Janeiro, Brasil, agosto, 1998.

ROSSMAN, Mark H. y Rossman Maxine. Facilitating Distance Education. Jossey-Bass Publishers. San Francisco, usa, 1995.

UNESCO. Noticias de Columbus. No. 4, diciembre de 1997.

UNIVERSIDAD DE GUADALAJARA. La educación abierta y a distancia en la Universidad de Guadalajara. (Documento interno de trabajo). 1997.

VIDAL, Eloísa Maia. Universidade Aberta do Nordeste: Uma expêriencia do educaçao a distância utilizando journal e radio. CEARÁ. 1997.

Principal | Índice