Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

11

(once)

SECCIÓN

páginas

de la 03 a la 04 de 112

nosotros los profes

Guadalajara, México - Agosto de 1999

Principal | Índice


David Hinojosa Santiago, obsequio de Guachinango a la educación jalisciense

Sonia Ibarra Ibarra*

* Investigadora del Instituto Superior de Investigación y Docencia para el Magisterio (ISIDM) y de El Colegio de Jalisco.

Una vieja deuda

con el maestro Felipe Arreola.

David Hinojosa Santiago

David Hinojosa Santiago

 

Originario del Rancho "Los Zapotes" en el municipio de Guachinango, Jalisco, nació el 29 de diciembre de 1882. Fue el sexto de siete hijos de una familia humilde, cuyo padre, Manuel Hinojosa, ejerció la talabartería y su madre, Manuela de Santiago, atendió afanosamente el hogar.

Sus primeros estudios los inició en su pueblo natal, mismos que concluyó en Guadalajara por necesidades de traslado de su familia, en la Escuela de "Mariano Reveles" del Santuario de Guadalupe, a la edad de 15 años. Cuenta su hijo, el licenciado Alberto Hinojosa Arana, que de pequeño el maestro Hinojosa alternó el estudio con el trabajo, que consistía en acarrear agua y hacer mandados para sus tías que vivían en la calle de Liceo No. 456.(1)

Durante un año laboró en el taller de litografía de don Alberto Rodríguez, ingresando después al Liceo de Varones para cursar la carrera de contador privado. El 15 de abril de 1905 se recibió como maestro normalista y en 1906 fue designado director en la escuela primaria de Tamazula de Gordiano. Posteriormente laboró en Etzatlán, Jocotepec, Colotlán y la Escuela de Corrigendos que se estableció en el interior de la cárcel de Escobedo.

Fue llamado también para fundar la escuela establecida en el edificio que hoy ocupa la XV Zona Militar, y más tarde otra en el edificio de la hoy Escuela Preparatoria No. 1 de la Universidad de Guadalajara. Luego fue inspector escolar y director de varias escuelas, permaneciendo más tiempo en la escuela anexa al templo de San Sebastián de Analco, conocida popularmente como la "Escuela Hinojosa" en la que laboró de 1927 a 1947 y en la que tuvo que afrontar diversos obstáculos con la sociedad, pues el predio donde se fundó la escuela fue expropiado al clero en la época de la Cristiana, por lo que se topó con una fuerte oposición de la colonia para inscribir a sus hijos en tal escuela, incidentes que llegaron a la agresión: "en un principio la muchedumbre se amontonaba en las puertas, con palos y piedras no dejando entrar ni salir a maestros ni alumnos, pretendiendo linchar a los mentores..."

En esa época también afrontó las implicaciones que sobre el sistema educativo tuvo el movimiento cristero, de terribles consecuencias para el magisterio jalisciense. Por si fuera poco, su esposa, Ma. Guadalupe Godínez enfermó y murió, quedando viudo y con dos hijos a su cargo: David y Luz. Posteriormente contrajo matrimonio con María Luisa Arana, con quien procreó ocho hijos.

En 1947 se le nombró inspector escolar de la 14a. Zona, con sede en Autlán de Navarro, donde se le recuerda "compartiendo con todos los maestros de su zona sus conocimientos, guiándolos y ayudándolos en los problemas tanto educativos, morales y hasta económicos, ganándose el aprecio y reconocimiento de quienes lo iban conociendo, porque tenía un don de gentes y carácter amable, práctico, escuchando y compartiendo junto con ellos sus inquietudes".(2)

El maestro Manuel Moreno Castañeda, al recordarlo como supervisor de zona, destaca la característica de que al visitar las aulas no lo hacía con ánimo de vigilar, sino que aprovechaba la oportunidad para impartir clase a los alumnos.

La didáctica fue una de sus preocupaciones, especialmente la enseñanza de la historia. Impartió conferencias acerca de los medios y recursos para la enseñanza de esa disciplina, donde proponía visitas, películas, museos, excursiones, mapas, cartas murales, estampas, dibujos, debates entre los escolares y los libros de texto.

En 1931 editó el libro Métodos nuevos para la enseñanza de la historia en la Escuela primaria, edición patrocinada por el gobernador del estado, Gral. Ruperto García de Alba, tras haber sido elogiada dicha obra por el maestro Rafael Ramírez y por el maestro Manuel Martínez Valadez, quienes la calificaron de innovadora...

... por la magnífica información que proporciona a los maestros acerca de los principios didácticos que deben seguir en la enseñanza de una asignatura que, como la de la Historia Nacional, hasta hoy ha sido en nuestras escuelas un estudio mecánico y rutinario de los hechos pasados, sin que haya sido considerada como la narración del desarrollo de nuestra nación; debiendo por lo tanto relacionarse con el presente, ya que el pasado sólo debe tomarse como punto de referencia; como medio para el desarrollo del buen juicio y razonamiento; como estímulo de la imaginación del niño en la lectura histórica; como guía de la conducta, relacionada con el civismo, con las festividades cívicas, con la enseñanza de la Geografía; de las Ciencias y de la Lengua; señalando con las Bellas Artes, señalando como indispensable en la enseñanza de la Historia el material ilustrativo, tal como los mapas y cartas, la constructibilidad, las estampas, las vistas, las películas, las artesas y mesas enarenadas, los museos, los títeres o autómatas, el dibujo y las dramatizaciones.(3)

Posteriormente se publicó por parte de la Secretaría de Educación Publica, un libro de Geografía.

Colaboró para el periódico El Informador, de 1960 a 1970, con indicaciones a los maestros para la interpretación de los nuevos programas de educación, tema que siempre había sido de su interés, pues en 1933, durante la Escuela Activa, opinaba que:

...los programas deben tomarse y formularse de acuerdo con las necesidades sociales; pues de no hacerse así resulta un vacío inmenso en la educación, ya que ésta no responde a intereses de la colectividad; en consecuencia el maestro no perderá de vista que los programas escolares, que en gran parte son inútiles, no deben desarrollarse tal como se presentan en los folletos respectivos, sino que es necesario adaptarlos como antes se dice, a las necesidades sociales y proceder a su desarrollo por medio del método de proyectos, que más responde a las exigencias y ventajas de la escuela activa.(4)

Perteneció al "Partido Obreros de Jalisco", que se fundó el 20 de agosto de 1917, celebrando la primera sesión en el local del aula mayor del conservatorio de música, en el antiguo Liceo de Varones, bajo la presidencia del Sr. Justo R. Ortega, quedando el maestro Hinojosa como 2º prosecretario de la mesa directiva.

En ese mismo año participó en la sucursal jalisciense de la Sociedad Unificadora del Magisterio Nacional. En 1919 se unió a la Sociedad Mutualista de Profesores Tapatíos, que fue antecedente de la Sociedad Mutualista Cultural de Maestros.

Participó en la fundación de la Unión de Educadores Jaliscienses, junto con Alberto Terán, Braulia Maciel, Eleno García, Manuel Hernández Leal y otros, correspondiéndole ocupar el puesto de primer secretario general.

Refiere su hijo Alberto que, en 1940, debido a su participación política, el gobierno estatal por conducto del Congreso del Estado, mediante decreto, los jubiló a él y al maestro Eleno García, sin que ellos así lo solicitasen. Ante eso, ellos se ampararon, llevando su juicio el licenciado Víctores Prieto, resolviendo la Suprema Corte de Justicia en México: "Que la justicia de la Unión los amparaba en virtud de que se les había atropellado sus garantías individuales".

De tal modo que se les reinstaló y se les liquidaron sus sueldos caídos, continuando en las filas del magisterio.

Veinte años más laboró el maestro Hinojosa para el sistema estatal, jubilándose en el año de 1964 y tres años más tarde dejó de existir un 24 de julio de 1967. La Colonia "Educadores Jaliscienses", en San Andrés, municipio de Guadalajara, y su natal Guachinango, guardan su recuerdo en los nombres de sus calles y la "Escuela de Hinojosa", en el barrio de Analco, mantiene vivo el recuerdo de un maestro jalisciense, preocupado por la historia y por la organización política de su gremio.

 

Notas:

1. Alberto Hinojosa Arana. "Biografía del Profesor David Hinojosa Santiago". [Documento mecanoescrito].

2. Ídem.

3. Las Noticias, 7 de marzo de 1931.

4. Las Noticias, 4 de septiembre de 1933.

Principal | Índice