Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No.

11

(once)

SECCIÓN

páginas

de la 10 a la 12 de 112

... nosotros los profes

Guadalajara, México - Agosto de 1999

Principal | Índice


Las nuevas tecnologías y la educación a distancia

Elba Patricia Alatorre Rojo*

* Asesora de la Universidad Pedagógica Nacional (Unidad Tlaquepaque) y de la Coordinación de Educación Continua, Abierta y a Distancia (CECAD) de la UDG.

Es de sobra conocido que nuestro sistema educativo se plantea el problema de atender la compleja demanda de servicios educativos y la optimización de la calidad de estos, problemática ante la cual los esquemas escolares tradicionales no siempre plantean las respuestas más adecuadas, de ahí la necesidad de buscar opciones acordes a los cambios y requerimientos de la sociedad.

Tradicionalmente la educación se ha realizado en forma presencial y escolarizada, dándose el primer intento de innovación con la educación semiescolarizada que libera al estudiante de ciertas normas como la asistencia diaria a las aulas, esta modalidad plantea un determinado equilibrio entre el trabajo individual y el grupal. Una innovación se presenta con el desarrollo de las modalidades abierta y a distancia, al posibilitarse el estudio a un mayor número de individuos, planteando diversas formas de lograr aprendizajes y la certificación de estos.

El desarrollo de los sistemas abiertos y a distancia en México, es el resultado de la imposibilidad de satisfacer en su totalidad , con los sistemas tradicionales, las demandas de educación de la población; el reconocimiento del autodidactismo y la autogestión como elementos importantes en el proceso de aprendizaje y el apoyo que brinda a la educación el avance tecnológico actual.

Al hablar de educación abierta y a distancia no se plantean dos modalidades esencialmente distintas, sino complementarias y en ocasiones fundidas en propósitos similares, ya que la apertura alcanza una mayor potencialidad cuando se apoya en medios para realizarse a distancia y estos, a su vez, cobran mayor significado y utilidad en la educación abierta.(1)

En nuestros días, cada vez es más frecuente escuchar comentarios sobre la educación abierta y la educación a distancia; estas modalidades educativas van tomando impulso y se presentan como proyectos innovadores alternativos a los sistemas tradicionales en todos los niveles educativos; sin embargo, debe reconocerse que realizar educación abierta o a distancia no es cosa fácil para quien aprende ni para quien apoya el proceso de aprendizaje, menos aún si estos actores no están convencidos de las bondades de estas modalidades, desconocen sus metodologías específicas y no están conscientes de las dificultades que deben salvarse.

Con base en la experiencia, podemos decir que no existe en nuestro país una cultura adecuada para optimizar estas modalidades educativas; la presencia física del asesor se considera en muchos casos indispensable para realizar las asesorías; si bien la asesoría como apoyo al aprendizaje es ya una actividad novedosa, lo es más cuando los involucrados en ella se encuentran en espacios físicos distantes.

Por otro lado, la libertad que se da al estudiante para el abordaje curricular y para el avance en los cursos respetando sus tiempos y ritmos, lleva con frecuencia, ante la falta de un seguimiento continuo por parte de tutores o asesores, en el abandono del estudio por desidia, falta de motivación o bien por la fuerza del sentimiento de aislamiento que se da en el estudiante.

Como resultado de lo anterior se llega a la conclusión de que la práctica asesorial, en estas modalidades, enfrenta una serie de dificultades para su desarrollo en las que se involucran los momentos de asesoría, los roles de los participantes y los medios utilizados como recursos.

En lo que respecta a los recursos utilizados en educación a distancia, debe estudiarse el complejo fenómeno propiciado por el uso generalizado de las nuevas tecnologías de la información, integradas por el uso de la informática, la microelectrónica y las telecomunicaciones que ayudan a procesar, almacenar, recuperar y transmitir la información en forma de imágenes, texto, voz o números.

El uso de la tecnología en educación ha sido clave para el desarrollo de la educación a distancia y la creación de tecnologías educativas para el uso cotidiano en las aulas, sin embargo, este desarrollo ha sido desigual entre instituciones.

La implementación de nuevas tecnologías se desarrolla en paralelo con los cambios en los métodos de enseñanza e incluso con la forma de concebir el aprendizaje y la enseñanza, donde cada vez más es el propio alumno quien toma el control del proceso y los materiales y recursos se adaptan a sus requerimientos y posibilidades. Durante mucho tiempo, la incorporación de recursos en educación tuvo como objetivo principal apoyar al profesor en su tarea, quien progresivamente fue disponiendo de más medios, mientras que el alumno tenía como soporte únicamente su libro de texto y las conferencias del profesor.

En cierta medida, los medios tecnológicos son un apoyo sólido para el cambio al facilitar la enseñanza individualizada del aprendizaje interactivo, de la formación a distancia y de nuevas metodologías como la enseñanza apoyada por computadora, lo que ocasiona una verdadera transformación en el proceso de enseñanza aprendizaje al ceder el papel protagónico al alumno.

Cuando al término tecnología se le añade el calificativo de "formativa", se está hablando de "todos aquellos equipos técnicos que sirven de soporte a los contenidos de la formación y siempre están en función de unos objetivos a alcanzar y de las características de los alumnos a los que van destinados".(2)

No todos los profesores han acogido de la misma manera la entrada de las tecnologías de punta a las aulas, hecho que presupone un cambio en su desempeño, sin embargo, en los últimos años ha sido tan vertiginosa su entrada al contexto de los estudiantes, que ha rebasado la formación requerida de quienes las utilizarán, tanto profesores como estudiantes.

Las nuevas tecnologías producen un modelo nuevo de formación, caracterizado por el paso de una comunicación unidireccional a un modelo más abierto que posibilita la interacción, la diversificación de los soportes de la información y el autoaprendizaje.(3)

La incorporación de nuevas tecnologías transformará los modelos educativos existentes en los siguientes puntos de vista: Final del monopolio del material impreso como única fuente de información; redescubrimiento de los contenidos procedimentales, potenciando la incorporación de actividades múltiples y diversas; modificación del entorno de aprendizaje del alumno; redefinición de la figura y funciones del tutor y, por último, lograr una gestión y administración ágil del sistema en su conjunto.(4)

Al plantearse soluciones para los problemas educativos se presentan alternativas relacionadas con las nuevas tecnologías, lo que puede caer en uno de los así llamados por el Dr. Michael Moore "Pecados capitales de la educación a distancia",(5) nos referimos a la lujuria por la tecnología. Este, a decir del Dr. Moore, es el pecado que lleva a los educadores a desear los nuevos y atractivos medios haciendo dependiente el aprendizaje del uso de medios cada vez más sofisticados. Como saben los educadores a distancia experimentados, "diez centavos de buen diseño son más valiosos que un dólar completo de nueva tecnología".(6)

Es preciso estar alerta y no caer en esa enloquecida lujuria por la compra de tecnología, sin tener el respaldo metodológico suficiente para su implementación en educación y más aún, sin contar con la planta de asesores que puedan apoyar los aprendizajes y el logro de objetivos que se propone.

La informática en la enseñanza puede entenderse como un instrumento, una herramienta que permite trabajar mejor o al menos en forma diferente los contenidos de enseñanza. El uso para fines educativos que comúnmente se ha dado a la computadora, ha sido para el desarrollo de tutoriales, simuladores, programas multimedia, y acceder a bancos de información a nivel mundial; es decir, actividades unidireccionales, que si bien son supervisadas, solicitadas o sugeridas por los asesores, desarrollan habilidades que en el mejor de los casos son para la búsqueda de información, pudiendo también limitarse al seguimiento de instrucciones.

El "software" es caro, y en ocasiones, las instituciones prefieren comprar esa tecnología y no invertir en diseño y desarrollo de cursos que con seguridad responderán mejor a los objetivos curriculares que se han propuesto.

Para lograr el aprendizaje se hace necesaria la interacción posibilitando ésta la confrontación y socialización del conocimiento, el intercambio de ideas, el cuestionamiento y la aclaración de dudas que enriquecen al que aprende y al que apoya dicho aprendizaje. Tomando la interacción como la acción de socializar ideas y compartir con los demás puntos de vista, conocimientos y posturas con respecto a un objeto de estudio, y partiendo de que esto sólo se da entre personas porque implica una influencia recíproca, podemos afirmar que el aprendizaje tendrá como apoyo y se servirá de la tecnología como medio para lograr la interacción; sin embargo, son más importantes los compañeros y los asesores que los más sofisticados programas de computo.

Partiendo y aceptando de que la educación es, ante todo, una relación entre personas y sobre todo un hecho social, los adelantos deben darse en esta relación. Las innovaciones educativas deben consistir en la renovación de los ambientes de aprendizaje, en los cuales un elemento serán los avances de la tecnología mas no el único ni el más importante.

 

Notas:

1. Moreno Castañeda, Manuel. "Generalidades de la educación abierta y a distancia", CECAD-UDG (1992). [Documento de trabajo].

2. Medrano Basanta, Gemma. "Nuevas tecnologías en la formación", Ediciones de la Universidad Complutense. Madrid, 1993.

3. Ibíd..

4. Luna Lombardi, Raúl y Antonio Pérez Sánchez. "El papel de las nuevas tecnologías en la educación a distancia", en: RED Revista de Educación a Distancia, No. 3. Madrid, 1992.

5. Moore, Michael, "Los siete pecados capitales en la educación a distancia", ponencia presentada en el II Encuentro Internacional de Educación a Distancia. Guadalajara, Jalisco, noviembre de 1993.

6. Ibíd..

 

Bibliografía

LUNA Lombardi, Raúl, y Antonio Pérez Sánchez. El papel de las nuevas tecnologías en la educación a distancia, en: RED Revista de Educación a distancia, No 3. Madrid, 1992.

MEDRANO Basanta, Gemma. Nuevas tecnologías en la formación. Ediciones de la Universidad Complutense. Madrid, 1993.

MOORE, Michael. "Los siete pecados capitales en la educación a distancia", ponencia presentada en el II Encuentro Internacional de Educación a Distancia. Guadalajara, Jalisco. Noviembre de 1993.

MORENO Castañeda, Manuel. Generalidades de la educación abierta y a distancia. CECAD-UDG, 1992. [Documento de trabajo].

Principal | Índice