Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación

No. 1

(uno)

SECCIÓN

páginas

de la 34 a la 35 de 48

... el rollo

Guadalajara, México - Diciembre de 1992

Principal | Índice


Una forma diferente del aprendizaje de la lectoescritura y de la matemática

Emma Madrigal Méndez*

*Asesora del proyecto PALEM (Propuesta para el Aprendizaje de la Lengua Escrita y la Matemática).

Una problema que enfrentan los servicios de Educación Especial en el país, es la canalización de alumnos clasificados con "problemas de aprendizaje" a los cuales la educación primaria regular no puede atender dadas sus características y necesidades específicas. Esta situación representa para Educación Especial una saturación de sus instituciones, y por consiguiente lentitud y deficiencia en la atención a los demandantes; los cuales generalmente fueron obligados a fracasar en su experiencia escolar gracias a la acción de los docentes, entre otras cosas.

Ante este hecho, la Dirección General de Educación Especial, planteó la necesidad de determinar si efectivamente los alumnos canalizados presentaban problemas en el aprendizaje y requerirían por lo tanto ser atendidos por maestros especialistas.

Los problemas detectados se referían a la dificultad en el aprendizaje de la lengua escrita y las cuestiones matemáticas. Sin embargo en el análisis de diversos casos se advirtió que estos problemas más que explicarse como dificultades propias de los alumnos, se relacionaban muy cercanamente con la forma en la que el profesor abordaba la conducción de estos procesos.

A partir de estos hallazgos se iniciaron una serie de investigaciones tendientes a explicar la problemática y con base en ellas proponer alternativas que permitieran a los alumnos acceder al manejo de la lengua escrita y la matemática de manera satisfactoria.

En este marco nace en 1979 la Propuesta para el Aprendizaje de la Lengua Escrita y en 1981 la Propuesta para el Aprendizaje de la Matemática, inicialmente se trabajó con niños repetidores de 1º y que asistían a los Centros de Educación Especial. Esto les daba a las propuestas un carácter remedial a problemas que habían sido generados en la educación primaria general, los resultados obtenidos con la aplicación de la propuesta fueron satisfactorios; esto sirvió para pensar en una posible generalización en el uso de ella, considerando que, siendo una opción remedial al extender su uso a grupos regulares permitirá prevenir los altos índices de reprobación que año con año se registraban en el primer año.

A partir de 1985 se inicia una fase experimental en algunas estados y en 1986 se incorpora a Jalisco, participando en lo que sería el Proyecto Estratégico 03, para 1987 inicia su implantación con grupos de primero en algunas escuelas de la zona metropolitana, en esta primera etapa se trabajó solo lengua escrita; en el año escolar 88-89 participan además grupos de 2º grado y algunos del área foránea.

Para 1990 se agrega el manejo de la matemática como parte de la propuesta, que amplía su cobertura a diversas zonas del estado; nace entonces lo que hoy es el Proyecto PALEM. Para 1990 se lleva a cabo en el estado de Jalisco por parte del equipo de PALEM una investigación con los grupos que participaban en el proyecto, se trataba de evidenciar que relación tiene la metodología empleada por el profesor con el aprendizaje de la lengua escrita en el alumno. La muestra seleccionada incluía profesores que trabajaban sólo con la propuesta, otros que lo hacían con cualquier método pero solo uno y un tercer grupo que manifestaba no tener método específico, sino que tomaba elementos de varios e incluso algunos eran "cosechas" del profesor.

Los resultados al final del período mostraban que los grupos que habían empleado un solo método y los que usaron la propuesta eran casi similares en términos del porcentaje de alumnos que aprendieron a leer y escribir. Sin embargo, un segundo nivel de análisis (revisión de las estructuras semánticas y sintácticas empleadas en la redacción y la recuperación de ideas centrales y de un texto leído) mostró que los alumnos que aprendieron con el apoyo de la Propuesta presentaban estructuras más complejas y con mayor comprensión de los textos leídos, es decir superaban el mero acto de codificar y decodificar un texto.

Si bien este recuento histórico de la creación y desarrollo de PALEM aporta datos significativos, es necesario revisar algunos elementos que permitan comprender qué es PALEM, cuáles son sus fundamentos, cómo funciona, y a qué se debe que esta propuesta sea considerada como mejor alternativa en relación con otros métodos.

PALEM es un proyecto académico que opera en la Dirección Federal de Educación Primaria y atiende aproximadamente a 11,620 alumnos en los grupos de 1º y 2º grado de diversas regiones de nuestro estado.

Su estructura teórica se apoya en los principios de la psicogenética, en la teoría lingüística y matemática, y en la identificación del proceso de conceptualización que niño hace de estos objetos de conocimiento. Asimismo se basa en una metodología que privilegia la acción del alumno para que opere intelectual, manual y verbalmente sobre estos objetos, plantee hipótesis, elabore conceptos y nociones, en suma, como diría Piaget, que el aprendizaje sea un proceso de construcción que reconstruya la realidad que lo circunda.

Para la operación del proyecto se cuenta con un grupo de asesores que permanentemente apoyan a los profesores participantes, por su parte estos cuentan con un documento donde están explicitadas las bases teóricas de la propuesta, la descripción del proceso que sigue el niño para adquirir la lengua escrita presentando cada uno de los momentos conceptuales y sus características y las nociones matemáticas básicas, sugerencias para la organización del grupo, el papel de los padres de familia y de la escuela para apoyar estos aprendizajes.

Otros documentos son las guías de evaluación de lengua escrita y matemáticas para 1º y 2º grado, en éstas se especifican los criterios de evaluación, las condiciones de su aplicación y los criterios para el análisis de resultados.

Otros más son el juego de fichas que directamente utiliza el profesor para realizar su labor docente.

Los elementos que integran una ficha son: objetivo de la actividad, momento conceptual al cual favorece, aspecto lingüístico o matemático abordado, metodología y sugerencias para la organización del grupo.

Cabe aclarar que estas fichas no son "recetas" ni están del uno al N, su uso requiere que el profesor las conozca todas, a fin de seleccionar aquellas que atiendan las necesidades de sus alumnos, tomando en cuenta que cada uno vive procesos individuales distintos.

El funcionamiento de PALEM se centra en la evaluación, vista como un proceso paralelo al aprendizaje, que trata no de evidenciar productos sino de describir procesos. Esta connotación de la actividad evaluativa le permite al profesor reconocer en qué momento de su desarrollo conceptual está el alumno, a partir del tipo de hipótesis que éste plantea respecto de la lengua escrita y la matemática; la evaluación de la lengua escrita, comprende aspectos de redacción y lectura y en matemáticas, número, sistema de numeración decimal, geometría y medición y son aplicados cuatro veces al año de manera grupal e individual, esta periodicidad en las aplicaciones permite al profesor ir precisando los avances de los alumnos y elaborar un perfil en el cual identifica si en cada período el alumno se está moviendo de modo conceptual y en caso de no hacerlo indagar las causas y ofrecerle ayuda adicional.

El profesor igualmente elabora un perfil grupal identificando que aspectos son necesarios trabajar más ampliamente, que nuevos incluir y básicamente le informa sobre el estado de su grupo. Con esta información él realiza la planeación de sus actividades escolares, seleccionando las fichas pertinentes y organizándolas de acuerdo con los requerimientos del grupo. Además esto le facilita también la organización de su grupo según diversos criterios: con actividades generales o para todo el grupo, independientemente de su nivel, pero adaptando las preguntas al nivel de razonamiento exigido y el tipo de argumentación requerida conforme al momento en que se encuentran. Otra forma de organización grupal recomendable para grupos numerosos es la formación de subgrupos –no por burros, regulares y listos al estilo tradicional– sino por aproximación de momentos conceptuales, por ejemplo, en un equipo se integran alumnos de nivel presilábicos y otros de nivel silábicos, esto permite al alumno del nivel más bajo confrontar sus producciones y modificarlas y al de nivel superior afirmarlas o superarlas, esta forma de organización tiene varias ventajas: no hay dependencia directa con el profesor ya que los alumnos más avanzados apoyan a los otros, generando procesos de interacción sólidos al trabajar en forma conjunta en actividades de aprendizaje; se elimina la competitividad tan socorrida en la aulas pues, no hay necesidad de silo lograr productos sino primordialmente vivir procesos; se pretende eliminar la función sancionadora del profesor al permitirle al alumno que él compruebe por sí mismo lo acertado de sus respuestas, mediante una experiencia escolar que favorece la confrontación con los compañeros, y reconocer el error como constructivo.

Sin embargo debe cuidarse no agrupar niveles muy separados, por ejemplo, presilábico y alfabético, porque las conceptualizaciones son muy distintas y podrían conducir a la frustración de unos y el aburrimiento de otros.

Finalmente esta propuesta de trabajo ofrecida por el PALEM parte de la posición del alumno, cuando y hacia donde se mueve y no hasta donde el maestro quiere que llegue. Esto demanda una actitud del docente de ayuda no de dominio, de respeto por los procesos y necesidades individuales, el diálogo continuo de reflexión y análisis a fin de que el alumno incorpore los productos de la cultura que la escuela ofrece, pero pretende promover además el desarrollo de un pensamiento lógico y racional, ya que si bien el alumno trabaja por el error constructivo, debe argumentar el por qué de sus respuestas y producciones.

Desde una visión exterior de los procesos educativos, podría pensarse que el trabajo con la propuesta requiere de mucho trabajo y esfuerzo, y esto es verdad pero nadie dijo, cuando menos a los autores, que el oficio de maestro era "pan comido".

Principal | Índice